Los cronistas provinciales, según el cronista provincial

El historiador y editor, que actualmente ocupa este cargo, repasará el papel de esta figura que fue creada por la Diputación. • En su conferencia en Molina este sábado recordará a los otros cuatro historiadores que le han precedido en esta interesante labor de divulgación: Juan Catalina, Pareja Serrada, Serrano Sanz y Layna Serrano.


Quién mejor para hablar de la tarea del cronista oficial, y de sus figuras, que el actual ocupante de esta labor, Antonio Herrera Casado. El historiador y cronista oficial de la provincia pronunciará este sábado a partir de las siete de la tarde en Molina una conferencia titulada 'Los cronistas provinciales de Guadalajara' que repasará el papel y las personaldiades ligadas a esta figura creada en 1885 por la Diputación Provincial para que quien tuviera este título se dedicase al estudio y a la divulgación de los valores históricos, artísticos y culturales de la provincia.

Herrera Casado, nacido en Guadalajara en 1947, fue designado cronista oficial en 1973, cuando apenas tenía 26 años, y desde entonce sha desplegado una intensa labor divulgadora de investigación histórica y del patrimonio e incluso de promoción turística.

El historiador es también licenciado en Medicina y especialista precisamente en Otorrionalingología, disciplina de la que da clases en la Universidad de Alcalá de Henares y en la que obtuvo el doctorado con un trabajo sobre la historia de esta especialidad. Jubilado ya de sus tareas en el Hospital, el también responsable de la editorial Aache (con un catálogo de títulos dedicados a la tierra) mantiene una fecunda labor en medios de comunicación, redes sociales y blogs de literatura e historia, además de hacer causa de numerosos asuntos relacionados con el patrimonio provincial en peligro.

Su obra fundamental es “Crónica y guía de la provincia de Guadalajara” (1983 y 1989), un recorrido por la historia, el patrimonio, las costumbres e incluso el paisaje de los más de 400 pueblos de la provincia, la que hay que sumar multitud de publicaciones y casi un incontable de artículos publicados en el bisemanario Nueva Alcarria desde hace más de 40 años.

En esta ocasión, Herrera Casado se desplaza a Molina de Aragón, donde también se inaugura una exposición dentro de los actos del Bicentenario de Diputación, para hablar de quienes le han antecedido en este cargo desde que la institución provincial crease esta figura hace ya más de siglo y medio.

Los otros cuatro cronistas

El primer cronista en orden cronológico fue Juan Catalina García-López, nacido en 1845 en Salmerón y fallecido en Madrid en 1911. Fue catedrático de Arqueología y Numismática en la Universidad de Madrid y director del Museo Arqueológico Nacional. Fue nombrado Cronista Provincial en 1885, destacando entre sus obras la “Biblioteca de escritores de la provincia y bibliografía de la misma hasta el siglo XIX” y “La Alcarria en sus dos primeros siglos de su reconquista”.

El segundo cronista fue Antonio Pareja Serrada, nacido en Brihuega a mediados del siglo XIX y fallecido en Guadalajara en 1925. Profesor de Historia y Sociología, además de la enseñanza desplegó una intensa labor periodística. Nombrado cronista en 1911 publicó obras como “Guadalajara y su partido” y “Brihuega”, primeros volúmenes de un proyecto de guía de la provincia que no pudo completar con el resto de los partidos judiciales.

El tercer cronista fue Manuel Serrano Sanz nacido en Ruguilla en 1866 y falleció en Madrid en 1931. Doctor en Derecho y el Filosofía y Letras, ocupando la cátedra de Historia Antigua y Media en la Universidad de Zaragoza. Nombrado cronista en 1926, si bien la mayor parte de su extensa obra es americanista publicó algunos trabajos tan interesantes como “Los orígenes de la capilla de Santa Catalina en la catedral de Sigüenza y la estatua sepulcral de don Martín Vázquez de Arce”.

El cuarto cronista fue Francisco Layna Serrano, nació en Luzón en 1893 y falleció en Madrid en 1971. Se licenció en Medicina en la Universidad de Madrid especializándose en Otorrionalingología, donde realizó importantes aportaciones científicas. Nombrado Cronista Provincial en 1934, desde entonces desplegó una intensa actividad en defensa del patrimonio histórico-artístico y publicando extensas obras como “Historia de Guadalajara y sus Mendozas en los siglos XV y XVI” (cuatro volúmenes), “Los Conventos antiguos de Guadalajara”, “Historia de la Villa de Atienza”, “Castillos de Guadalajara”, “La arquitectura románica en la provincia de Guadalajara o “La provincia de Guadalajara” con fotografías de Tomás Camarillo.