Reabre sus puertas la ciudad visigoda de Recópolis

Las ruinas más importantes en España de esta civilización reabren sus puertas este jueves 15. • Durante un año ha permanecido cerrado al público, atravesando un malogrado proceso de privatización y elaborando un convenio entre Ayuntamiento y Diputación que ha salvado su gestión.  Siguen las excavaciones de los expertos durante estos días.  Guarinos destaca "la colaboración entre administraciones".


Las murallas de Recópolis ya no son infranqueables. El yacimiento arqueológico de Zorita de los Canes reabre al público este jueves 15, después de un año de cierre y tras un malogrado proceso de privatización. El convenio firmado a finales del mes pasado por el Ayuntamiento de Zorita y la Diputación Provincial cede de nuevo el paso a los visitantes tanto a las ruinas como al centro de interpretación donde se da cuenta del valor histórico de este enclave y de algunos de los valiosos restos encontrados en las campañas arqueológicas.

Según ha informado Diputación a través de un comunicado, dos personas se encargarán de atender a los visitantes, estando previsto que para el 1 de septiembre se incorpore una arqueóloga que realizará los trabajos especializados. "La colaboración entre administraciones es la que ha hecho posible que mañana reabra sus puertas el Parque Arqueológico de Recópolis", ha valorado la presidenta provincial, Ana Guarinos.

El acuerdo alcanzado entre la Junta (propietaria) con la institución provincial (también tiene en su titularidad algunos terrenos) y el gobierno local para la gestión y reapertura de este complejo arqueológico se concreta en la inyección por parte de las arcas provinciales de 60.000 euros anuales durante cuatro años sucesivos, como aprobaban los diputados provinciales en el pleno de julio por unanimidad. Apenas unos días después de esta sesión, el 26 de julio, la presidenta provincial, Ana Guarinos, y el alcalde Dionisio Muñoz estampaban sus firmas en el convenio.

Ha culminado así un proceso iniciado por la Consejería de Cultura hace un año, cuando anuncio que se desentendía del mantenimiento de este parque arqueológico, como del resto de la región, alegando que resultaba insostenible. Se proyectó entonces un concurso para la adjudicación de la gestión que no ha encontrado candidatos, con lo que finalmente se ha apostado por la cesión de la gestión a las otras dos administraciones.

Si la Diputación garantiza el presupuesto, el Ayuntamiento se compromete a difundir las actividades del parque arqueológico y de promocionar los contenidos culturales y turísticos ligados a este recurso.

Ha quedado así resuelto el principal escollo, el gasto en el mantenimiento de este parque, que el consejero Marcial Marín llegó a situar incluso por encima de los 300.000 euros en una intervención de agosto del año pasado. Finalmente, la instalación reabre con el presupuesto que el alcalde de Zorita siempre consideró suficiente, 60.000 euros.

Excavaciones

Asentada en la orilla del río Tajo, en el municipio alcarreño de Zorita de los Canes, se trata del mejor ejemplo de ciudad visigoda que se conserva en España, aunque no del único, ya que incluso en Cuenca unas ruinas reivindican también ser la ‘auténtica’ Recópolis, de momento sin lograr el consenso entre los expertos.

El yacimiento guadalajareño es sin duda el complejo arqueológico más importante de la provincia, con las excavaciones, que siguen este verano, y el centro de interpretación allí instalado para los visitantes. Un equipo de arqueólogos estadounidenses dirigidos por otros especialistas españoles siguen con las excavaciones y se ha anunciado que seguirán próximamente las prospecciones, dirigidas como hasta ahora por Lauro Olmo.

Un poco de historia

La ciudad fue levantada en el siglo IV como capital administrativa y palacio de verano del rey visigodo Leovigildo para su hijo Recaredo, quien se convirtió al catolicismo, como queda reflejado en la basílica central de la ciudad, donde se halló un importante tesoro fundacional  de moneda visigoda acuñada tanto ahí como en otras ciudades, según recuerda en una información la agencia Europa Press.

Además del palacio, la necrópolis tanto visigoda como medieval, confiere rango de gran ciudad diseñada y realizada con intención y orgullo su amplísima galería comercial donde los más diversos oficios tenían acogida y escaparate y se daban cita productos y manufacturas llegados de remotos lugares.

Tomada a principios del siglo VIII por los musulmanes, perseveró algunos años más aunque en decadencia, acelerada porque los árabes decidieron cambiar el emplazamiento a un cerro vecino de mas fácil defensa donde utilizando la propia piedra de Recópolis levantaron la espectacular alcazaba de Madinat Zorita en el siglo X.

Conquistada por los cristianos a finales del siglo XI, fue la fortaleza desde la que el gran guerrero cristiano Alvar Fañez de Minaya, su alcaide, logró aguantar el embate de los almoravides que no lograron atravesar el río Tajo y mantuvo la frontera.


Si tienes pensado ir a Recópolis, te dejamos aquí un folleto con información relativa a la visita: descargar en pdf