Repóker de reyes en Alovera

El Archivo Municipal rescata este mes documentos sobre la relación de la localiad campiñera con la Corona. • Pueden verse la firma auténtica del primer Borbón, un papel sellado con el escudo de José I, el hermano de Bonaparte, o los documentos de la visita del ministro Campomanes.


Esta vez va de Reyes. Las exposiciones temporales que el Archivo Municipal de Alovera está llevando a cabo cada mes para dar a conocer diferentes aspectos de la historia de la localidad campiñera se centra en esta ocasión en la relación entre el municipio y la Corona española.

Hasta el próximo día 27, en el vestíbulo de la Casa Consistorial los vecinos y foráneos que se aproximen podrán contemplar varios documentos rescatados de los archivos locales. Uno de ellos muestra una firma autógrafa del Rey Felipe V, hecha, pues, de su puño y letra.

Una rúbrica ‘real’

Se trata de una Cédula real de 1720, en la que el monarca confirma a Villahermosa de Alovera la compra del derecho de las alcabalas (una especie de impuesto sobre el consumo y las transacciones comerciales de la época) que hizo la Villa de Alovera al Rey Felipe IV. En ella aparece la firma real, hecha por la propia mano del monarca.

Los Reyes de España siempre firman “Yo el Rey”, ya que se trataba de una firma reservada exclusivamente a ellos. Hasta finales del siglo XV era muy frecuente que rubricasen documentos que expedían en la Cancillería real, aunque a partir de esa fecha y debido a la progresiva complejidad de la administración se va delegando la firma en distintos secretarios, oficiales, componentes del Consejo Real. Sin embargo el autógrafo “Yo el Rey” sigue apareciendo en algunos documentos de privilegios y exenciones como el que se muestra en la vitrina.

Por gracia del rey de España

Otros documentos de interés muestran el papel sellado sobre el que están redactados,  con el sello de los distintos Reyes que incorporan el escudo y el nombre del Rey y la leyenda en latín Dei Gratia Rex Hispania.

El papel sellado se introdujo en España 1636 durante el reinado de Felipe IV con una doble finalidad, económica, como una renta más para financiar los enormes gastos de la Corona y también como una forma de asegurar el tráfico jurídico y otorgar validez al documento redactado sobre el pliego de papel sellado.

De esta manera podemos contemplar un documento de nombramiento de cargos de gobierno escrito sobre papel sellado con sello tercero de Fenando VI y que comienza con la protocolaria e interesante intitulación del Rey en la que se relacionan los territorios que conforman la Corona en ese momento: “Don Fernando por la gracia de Dios Rey de Castilla de León de Aragón de las Sicilias…”

El Rey Fernando VI acometió el Catastro del Marqués de la Ensenada que supone una exhaustiva información sobre la Castilla de 1752. Murió deprimido y enloquecido tras un año retirado después del fallecimiento de su amada esposa Bárbara de Braganza. No tenía descendencia por lo que a su muerte vino a reinar España, su hermano Carlos III que entonces  ya era Rey de Nápoles.

La visita de Campomanes

Precisamente un Ministro de este rey, Pedro Rodríguez de Campomanes, se relacionó con Alovera según se constata en otro de los documentos expuestos. Este importante personaje de la época, ministro de Hacienda, presidente del Consejo y Cámara de Castilla, político, jurisconsulto, historiador y economista, compró cebada en Alovera para alimento de sus caballerías. Adelantó la cantidad de 625 reales como pago de 25 fanegas, pero el vendedor no cumplió el trato y cuando viene el representante a recoger la cebada se encuentra con que ha sido vendida nuevamente y no puede disponer de ella.

Esta es la razón por la que Campomanes inicia un expediente judicial en el que pide el embargo de la casa, los bienes y carcel para el vecino de Alovera. Curioso documento que también podremos ver este mes y que se conserva en el Archivo Municipal.

El sello de ‘Pepe Botella’

Otro Rey que tiene un lugar en las vitrinas aloveranas es José I Bonaparte, hermano de Napoleón Bonaparte que le puso en el trono español y apodado popularmente Pepe Botella. Durante la Guerra de la Independencia en 1812, se constata la existencia de dos gobiernos en la España del momento, lo que explica el funcionamiento a la par de dos administraciones paralelas en los distintos territorios.

En 1812 Alovera estaba bajo dominio francés, y era el prefecto, como se ve en el documento, la autoridad territorial máxima el encargado de autorizar el nombramiento de Pedro Estrada como alcalde en sustitución de Pedro Mateo. En marzo de 1814 terminada la Guerra de la Independencia, regresará a España Fernando VII “el Deseado”. 

También exponemos un cuaderno de sesiones del Ayuntamiento Pleno de 1837 en el que se acuerda celebrar por todo lo alto la promulgación de la Constitución de 1837 elaborada durante la minoría de edad de Isabel II. Se lee y jura la Constitución en la misa del domingo, hay repique de campanas, iluminarias en las puertas de las casas, hoguera en la Plaza Pública y baile por la tarde.