Una tradición renovada y un Belén con paisaje alcarreño

La Asociación de Amigos de Viana de Mondéjar presenta este sábado su tradicional belén con motivos locales. • Por vez primera se presenta al concurso provincial de belenes, dentro de su categoría de colegios y asociaciones. • Esta costumbre fue recuperada en los años noventa y desde entonces no ha faltado por Navidad.


En Viana de Mondéjar siempre se ha puesto un belén, o nacimiento, como se le llamaba antes y como también les gusta llamar ahora a la representación de la venida al mundo de Jesucristo a los vianeros. El lugar en el que se construía era el interior de la Iglesia de Nuestra Señora de La Asunción, en un sitio preferente y fijo cada año, entre el altar mayor y el altar de la patrona del pueblo, la Virgen de Nazaret. Allí, sobre dos mesas y en las vísperas de la Nochebuena, los jóvenes del pueblo le daban salida a la imaginación para hacer la escena de todos los años, intentando sorprender en la combinación y situación de los personajes y paisajes.

“Incluso recuerdo que hacíamos nuestros primeros contactos con la electricidad, incorporando alguna que otra bombilla, eso sí, camuflada debidamente”, dice hoy alguno de aquellos jóvenes de entonces.

La representación contaba con las figuras suficientes. No faltaba ninguna de las consideradas como imprescindibles, a saber, el nacimiento completo, Virgen, San José, Niño, incluso mula y buey, pastores, ganado, ángel anunciador, los tres reyes Magos, alguna que otra lavandera y personajes de la vida de Belén. “Teníamos las figuras de la Virgen en la borriquilla y San José buscando posada”, añade.

Los vianeros utilizaban materiales sencillos tales como musgo, arena, piedras y cortezas de árbol para conseguir los contrastes de los paisajes y climas. Aquellos niños de entonces vivían la elaboración del nacimiento como una experiencia más de la alegría navideña. Con el despoblamiento de la década de los sesenta, se dejó de hacer el belén. Si acaso se ponían en un extremo del altar mayor solamente las figuras centrales del portal.

La tradición recuperada

No fue hasta final de los años noventa, una vez creada la Asociación Amigos de Viana de Mondéjar, pueblo anexionado de Trillo, cuando se retomó la continuación de las costumbres y tradiciones y se volvió a poner el belén, “encontrándonos que ya no había ninguna de las figuras antiguas”, puntualizan en la Asociación. Entre aportaciones y compras el belén ha llegado a tener una buena representación de figuras.

Así fue como se empezó a montar un Belén sencillo en el local del antiguo Ayuntamiento, hasta que en 2004 se volvió a montar en la Iglesia, en el sitio en que se hiciera antiguamente; pero eso sí, con mucha más superficie para poder encajar tanto despliegue como ha llegado a haber.

Año tras año, intentando innovar en lo posible, adquiriendo y retirando cada año figuritas para homogeneizar la escala y con la participación de todos los voluntarios que lo desean, se fueron repitiendo las jornadas prenavideñas. En el año 2010 la Asociación decidió volver a montarlo de nuevo en el local del antiguo Ayuntamiento para que todo el mundo pudiera admirarlo en el horario más amplio posible, sin las restricciones de las horas de apertura de la Iglesia.

Paisaje local

Pero no es hasta 2011 cuando por iniciativa de algunos socios se decide dar un giro total a la forma de hacerlo. La Asociación aprobó entonces que dos socios voluntarios, con algún ayudante más se encargasen del nacimiento durante el año. Ellos son quienes han ido viendo y pensando la forma y las necesidades. Se trataba de cambiar la planicie de paisaje tradicional por una construcción con diversas alturas y horizontes, incorporando además notas de construcciones y paisajes del pueblo de Viana. El año pasado los socios construyeron el Arco del Castillo y el Cerrillo de las Cruces de Viana de Mondéjar.

Desde el mes de septiembre, los voluntarios se encierran los fines de semana en el local del Ayuntamiento para trabajar en el proyecto. Calle a calle, casa a casa y paisaje a paisaje el nacimiento va tomando forma. Surgen del cartón, el poliuretano o la escayola pequeñas obras de arte que, una vez pintadas e integradas en el conjunto, forman la espectacular composición del presente Nacimiento 2012.

Los socios lo han renovado completamente, aprovechando los motivos locales pero construyendo una nueva composición llena de detalles de oficios, de movimiento e interacción. Por ejemplo, la fuente mana agua por sus tres caños, el molino, la ermita, etc.

A concurso

El Nacimiento de Viana se ha presentado al concurso de Belenes de la provincia de Guadalajara en categoría C relativa a comercios, asociaciones, colegios y entidades.

Este próximo sábado, día  15 de diciembre, a la una de la tarde, tendrá lugar su inauguración. Por la noche y en el  Centro Social, la Asociación de Amigos de Viana de Mondéjar celebrará su cena de hermandad.