Trillo expone 56 miradas de la fotógrafa Natalia Díaz

La muestra 'Mirada al tendido' ofrece una selección de la obra realizada hasta ahora por esta artista autodidacta. • La fotógrafa busca trasladar al espectador un abanico de experiencias sensoriales a través de sus imágenes.


Paisajes, escenas de animales en su hábitat natural, niños jugando o un gato paseando por un tejado son algunas de las imágenes que conforman la exposición de Natalia Díaz, bajo el título 'Mirada al tendido', que hasta el próximo 7 de agosto se puede visitar en la Casa de la Cultura de Trillo.

Nacida en Madrid y alcarreña de adopción, Natalia Díaz es una amante de la fotografía y autodidacta que ha realizado una selección de imágenes de sus muchos álbumes elaborados a lo largo de los años, algunas de ellas de la comarca, para esta exposición.

En total, 56 fotografías conforman una muestra que retrata momentos cotidianos en diversas sociedades, culturas y lugares, incluso países, sin una línea argumental concreta, aunque “algunas sí comparten ciertas temáticas comunes al estar realizadas en el mismo lugar y momento”. El origen de esta exposición es fruto del interés recogido de amigos y conocidos “que me hizo pensar en mostrarlas para que las pudiesen ver todo aquel que lo deseara”.

Nada es casual. El montaje de la muestra, entre telas y ropas tendidas, “sin título ni cartel explicativo, porque eso también nos guía la mirada”, es, junto a la atemporalidad, algo buscado por la autora, que pretende que el visitante evoque pensamientos, sensaciones o experiencias mientras disfruta de ella.

Para ello, la autora de la muestra no sólo juega con las imágenes y el montaje; también emplea sonidos, con música elegida ex profeso para la misma, “y si hubiera podido habría metido también olores”, apunta, invitando a la evocación en el visitante, que, sí lo desea, puede plasmar en unos cuadernos dejado con este fin en la sala de exposiciones. “La intención es que la gente viva algo y salga de aquí con un color, un sentir o un pensar adicional”, señala la autora.

Cada vez que realizo la exposición -ésta es la segunda vez y espero volver a exponerla en algún otro pueblo- cambia el montaje, juego con las telas y las imágenes”, explica Díaz, quien anima a vecinos y visitantes a acercarse a la muestra y disfrutar de ella.