Memoria de Trillo, en 136 instantes en blanco y negro

  • Imprimir

Una trillana recopila fotografías del pasado de su pueblo  •  Su labor ha servido para digitalizar las instantáneas y montar una exposición enla Casa dela Cultura.


El pasado de Trillo a través de 136 instantáneas. Esa ha sido sido la ambiciosa tarea que ha llevado a cabo Alicia Benito, en un trabajo ímprobo que durante la primera quincena de julio compartió con sus vecinos en una exposición en la Casa de la Cultura y que ha realizado con todo el cariño del mundo por su pueblo y por sus gentes, devolviéndole también algo de justicia a la pobreza de la posguerra.

“El fotógrafo venía a Trillo una o dos veces al año, y había familias a las que retrataba, pero que luego no podían comprar las fotos”, dice. Ahora, gracias a su tesón, Trillo ha podido compartirlas. Esta es la razón de que la mayoría de las imágenes  del mismo año estén tomadas el mismo día.

 “Desde siempre me ha gustado conocer nuestro pasado como pueblo. He escuchado con mucho interés todas las historias que mis abuelos me contaban sobre lo que vivieron en Trillo. Hoy me siento afortunada por haberlas conocido, y, de alguna manera, haberlas podido transmitir en esta exposición. Quiero agradecer a todas las personas que me han dejado fisgonear en sus álbumes, cajas de madera, hojalata o cartón para lograr este resultado”, explica Alicia. El mismo día de la inauguración, a la que acudieron cerca de un centenar de personas, ya surgieron nuevas propuestas para ampliar una colección que finalmente va a quedar en propiedad del Ayuntamiento para quedar expuesta en edificios municipales.

La foto más antigua de la colección correspondía a la realización de labores agrícolas, y fue tomada en el año 1934. La recopiladora estructuró los fondos en cuatro bloques temáticos: actos religiosos, fiestas, paisajes y gentes. Las imágenes, cuidadosamente datadas y detalladas con sus pies de foto, dan fe del pasado.

“Las celebraciones religiosas eran distintas a como son ahora. No tanto las imágenes y los estandartes de las procesiones, que básicamente son los mismos”, explica Alicia después de que su trabajo con estas fotos le llevase a analizar minuciosamente recorridos, vestimentas y costumbres que se pueden observar en las imágenes. En Semana Santa las mujeres salían a la calle de luto riguroso, y con mantilla, por ejemplo.

Costumbres de Trillo

Las fotografías de las fiestas de la Virgen del Campo están todas tomadas el día 9 de septiembre de los años 1948 y 1949. Muestran como las mujeres acudían a los encierros con falda y  una garrota en la mano, y también dan fe de la primera fémina que hizo el paseíllo del encierro, y con pantalones, Julia Moreno.

Hay una foto muy interesante desde el punto de vista costumbrista de la primera vez que la Virgen del Campo cruzó el Puente de Trillo en procesión, una costumbre que se ha recuperado hace unos años. Y también hay alguna otra que atestigua que el desfile de apertura de las fiestas, no se hacía como ahora. Llegaba, por la calle del Arzobispo Muñoyerro hasta casi la Fuentealegre.

En la sección de gentes hay muchas de trillanos, entonces niños, bañándose en el Tajo, de labores del campo como la trilla o modernísimos aparatos entonces como la “arbeladora”. “Antes muchas familias tenían sueltas ocas y gansos en la orilla del Cifuentes”, añade Alicia aportando un dato muy poco conocido que refleja una de las instantáneas. También hay una buena colección de mozas de los años 40 y 50,  y los hermanos Tomas y Francisco Morales con su primer camión. Pero quizá las más curiosas sean de cuando la imagen de la Virgen de Fátima visitó Trillo en el año 1960. “Los trillanos representaron un teatrillo de los misterios en su honor”, explica Allicia.

Estos fondos se encuentran en las dependencias de Trillo tras la exposición posterior al trabajo de digitalización y retoque fotográfico, realizado por Javier Muñoz.