Un paseo fotográfico para pensar en verde

La muestra cuenta con 30 fotografías en las que se recogen la riqueza natural más notable de la región • Guadalajara está representada con los parques naturales del Alto Tajo, del Río Dulce y de la Sierra Norte • Se mantendrá expuesta hasta final de este mes


Dar un paseo por la Concordia cuenta con un nuevo aliciente hasta el final de este mes: la exposición “Tierra viva. Biodiversidad en Castilla-La Mancha” que propone un pequeño recorrido visual por los espacios naturales más significativos de la región, ofreciendo no sólo espectaculares instantáneas de los mismos, sino también de la curiosa fauna que lo habita.La falta de un montaje de mayor atractivo que supusiera un mejor reclamo al viandante, se suple con unas imágenes capaces de envolver al espectador con su frescura, su buen trato de los colores y un enfoque más que adecuado que se suman a la belleza de los paisajes retrados.

Aunque a bote pronto la región pareciera contar con una riqueza medioambiental limitada, lo cierto es que esta percepción es engañosa como bien recoge esta muestra que ha sido elaborada entre la Fundación La Caixa y la Junta de Comunidades. Se afirma que Castilla-La Mancha es un continente en miniatura debido a la gran variedad de ecosistemas existentes en su seno, hecho que también propicia diversidades de vida, colores, sonidos y olores en cada una de las estaciones. Como muestras de tales datos se utilizan ejemplos como el Alto Tajo -firme candidato a unirse a la red de Geoparques de la Unesco-; la Serranía de Cuenca, una de las zonas con mayor arbolado de la península ibérica o el Valle de Alcudia, mayor espacio protegido de la región.

Según detalla la exposición, el 7,33% del territorio de Castilla-La Mancha es protegido y, para ponerlo de manifiesto se han tomado grandes fotos de lugares tan emblemáticos como las Tablas de Daimiel -catalogado como reserva de la biosfera-; las hoces del Júcar, el Barranco del Río Dulce o el parque de la Sierra Norte, más típico de espacios septentrionales pero que está situado en la provincia de Guadalajara y que cuenta con el Hayedo de Tejera Negra, uno de los mejores ejemplos de hoja caduca.

No obstante, la muestra también busca dar un toque de atención señalando que la fauna es cada vez menor en la meseta y al menos, un 15% se encuentra dentro de especies catalogadas como seriamente amenazadas. De ahí que se muestren imágenes de especies que o bien se han recuperado en los últimos años como el águila imperial o el cernícalo primilla; de otras donde su población en la región es seriamente importante como la del lince, del buitre negro  o la cigüeña negra; así como de otras especialmente bellas y típicas de los aguazales regionales como es el Arpón viajero.

En definitiva, una completa muestra que no busca otro fin que sensibilizar a la ciudadanía de la importancia de conservar y disfrutar el medioambiente, puesto que Castilla-La Mancha en general y, Guadalajara, en particular, cuentan con unos espacios naturales tan singulares que una treintena de fotos se queda corto para retratarlos.


Galería de imágenes:

Fotografías: Abraham Sanz   

 

Artículos Relacionados