“Todos somos personajes en el gran teatro del mundo”

Carlos Buero, hijo del dramaturgo Buero Vallejo, en un pregón de casi quince minutos, ensalzó la fiesta, “donde nos zambullimos para salir siempre renovados”. • La actuación musical corrió a cargo de Gonzalo Alcaín y Yoio Cuesta & The Silvers, que deleitaron con temas de Sinatra, Nina Simone y musicales. 


Carlos Buero, hijo del dramaturgo Antonio Buero Vallejo, ha querido ser esta noche en Guadalajara durante el pregón literario, con el Buero lleno de espectadores, uno de los personajes que imaginó su propio padre. “Este acto tiene algo de actuación”, dijo al inicio de su fantástico pregón festivo, “y vosotros componéis mi distinguido público”. Durante cerca de quince minutos leyó seria y sinceramente, sin dejar de mirar los papeles, un texto con el que ha querido traer a su padre Buero hasta el teatro que lleva su nombre, ante los guadalajareños deseosos de fiesta: “yo soy sólo una evocación, un trasunto”, ha dicho. “¿Acaso no soy yo una creación de mi propio padre?, ¿acaso no somos todos personajes?... personajes del gran teatro del mundo”.

Ha recordado, entonces, que “el teatro nace en la fiesta”, cuando esta era “invocación y rito” y hablado de Tespis, considerado el primer autor de tragedias, así como de Dioniso, responsable de la “primera manifestación preteatral de la antigua Grecia”. De las fiestas en su honor, surgió la tragedia y la comedia, algo, ha añadido, “inseparable en el ser humano, obligado a que convivan en su ser todo tipo de contrarios en forma de yin y yan... y ninguna evolución puede confirmarse sin entrar en esa especie de caos primigenio... en la ruptura de lo existente”. Una especie de catarsis, de “romper la máscara”. Porque, en el fondo, ha asegurado Carlos Buero, “no queremos ser personajes. En el fondo de nuestros corazones late un pulsar insobornable que quiere ser libre”. Y la fiesta es, precisamente, “un momento de ruptura de lo cotidiano... y hace que nos sumerjamos en la colectividad. Es el momento en que se permite lo que antes estaba censurado, el momento del disfraz y la máscara. Es la ocasión para quitarnos el corsé de nuestro personaje y dejar correr libremente nuestras energías sin fin ni propósito. Y si la fiesta es capaz de semejantes logros, bien podría darnos el empuje para dejar de ser personajes, empezando así el camino hacia esa respuesta sobre el 'quién soy' que un anciano demente se planteaba entre las sombras de un tragaluz [en referencia a la obra de su padre]”.

Terminó sus palabras con una loa sobre la fiesta, de la que “procedemos y a la que nos debemos. Es ahí donde nos zambullimos para salir siempre renovados, porque ahí reside el pulso de libertad de nuestro corazón” e invitó a dejar de ser “por unos días nosotros mismos, empecemos a ser quién realmente somos y sobre todo, quién podemos llegar a ser: ni más, ni menos, que un ser humano”.

Empachémonos de los platos que más nos deleitan”

El alcalde de Guadalajara, Antonio Román, que ha presentado a Carlos Buero, tras tomar la palabra de la periodista Mercedes Castellano, conductora del evento, ha querido recordar las efemérides que se celebran en este año en la ciudad, entre ellas, la del centenario del nacimiento del dramaturgo, cuyo programa oficial de actos se presentó en la tarde del martes. Algunas de esas onomásticas tendrán presencia en el programa festivo de este año, ha señalado Román, junto a tradiciones a las que “seguimos siendo fieles y que forman parte de la identidad de nuestras fiestas: los festejos taurinos, los encierros, las verbenas, los grandes conciertos, el desfile de carrozas y de peñas, las actividades infantiles y culturales... Todo eso se intercala con aportaciones novedosas, como cuatro ferias temáticas en la Plaza Mayor, o teatro en los Jardines del Infantado, lugar que queremos ensalzar con el fin de auparlo hacia la consecución de la declaración de Patrimonio de la Humanidad”, una tarea que “requiere del impulso de todos”.

El alcalde ha reconocido que en estos días de fiesta tiene “un sentimiento de responsabilidad desde que empieza el primer acto hasta que resuenan los tres últimos cohetes del espectáculo pirotécnico de final de ferias”, ha dado las gracias a las “muchas personas que durante estos días trabajan para que otras puedan divertirse” y ha deseado que “podamos disfrutar de las fiestas en un clima de sana convivencia”.

Ha concluido su intervención invitando a todos los vecinos a disfrutar: “Ahora cada uno, escojamos los platos que más nos deleitan y empachémonos de ellos hasta que terminen estos días. Porque, señoras y señores, 'Hoy es fiesta”, ha señalado, para terminar dedicando sendos “vivas” a la Virgen de la Antigua y a Guadalajara.

Foto: E.C.

Un cierre con mucho swing

Tras la entrega de un escudo de plata a Carlos Buero, han surgido los sonidos maravillosos del swing y jazz, que ha interpretado el cantante y actor de musicales Gonzalo Alcaín, acompañado por The Silvers. Alcaín, al que se le ha podido ver en la segunda temporada de 'La Voz', homenajeó a Frank Sinatra, “la voz indiscutible del swing”, de la que cantó, entre otras, 'Fly me to the moon'. También se atrevió con bandas sonoras como 'Fallen', de Pretty Woman, 'Over the rainbow' -El Mago de Öz- o 'History is made at night', del drama musical Smash, que ha interpretado junto a una magnífica Yoio Cuesta, compañera de equipo en 'La Voz' e integrante de las Jazz Sisters.

Hubo quien prefería alguna canción “en castellano” y se lo hizo saber desde el patio de butacas a Alcaín, que, muy amablemente, y excusándose de que su repertorio no incluía temas en ese idioma, regaló un trocito a capella del bolero 'Contigo aprendí'. Aplauso generalizado. 

Yoio Cuesta interpretó en solitario 'Smooth Operator', de Sade, a quien rindió un tributo hace un par de años y a continuación el conocido tema 'My baby just care for me', de Nina Simone, con el que el público sí quiso sumarse a la fiesta. En la recta final, Alcaín realizó una versión aterciopelada de 'Will you still love me tomorrow', escrita por Carol King y Gerry Goffin en 1960; la divertida 'All About That Bass', de Meghan Trainor y concluyó con una gran interpretación de 'My way', su canción favorita de Sinatra, que el público ovacionó. La fiesta final fue con una versión con mucho swing del 'Supercalifragilísticoespialidoso', de Mary Poppins, con la que han presentado a la banda y recogido los aplausos merecidos por un concierto emocionante y lleno de elegancia.