La solidaridad se escribe con ‘jota’

El Festival de Jotas de Ferias y Fiestas, organizado por IberCaja, atrajo a un millar de espectadores que pagaron un euro solidario para Cáritas. • Los aragoneses Xinglar ofrecieron un repertorio de las tres provincias con bailes y potentes cantos.  Los bailarines alcarreños del Grupo de La Cotilla repasaron varias jotas y rondas de la provincia, así como una danza con zancos del siglo XVII.


El Festival de Jotas de Ferias y Fiestas volvió a reunir a numeroso público este martes por la tarde para presenciar el concierto y los bailes del grupo zaragozano Xinglar, invitado de honor al evento que organiza IberCaja y en el que el público aficionado a esta muestra de cultura popular pudo ver de nuevo al Grupo de Bailes Regionales del Palacio de la Cotilla.

Dos estilos diferentes de cantar, bailar y sentir la jota volvieron a combinar sobre el parqué del Pabellón Multiusos. Lo comprobaron unas mil personas que abarrotaron una de las gradas laterales, atraídas esta vez por el reclamo de Xinglar (son ya habituales en las Ferias) y del grupo alcarreño de La Cotilla, que abrió el evento con un primer baile con zancos cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos.

Los guadalajareños dieron muestra del baile de una pieza que data al menos del siglo XVII,  porque hay registro de un baile alcarreño en Alcalá en 1659. El grupo actual lo recuperó en 2010 con motivo del 550 aniversario de la concesión del título de ciudad a Guadalajara. También los trajes, que emulan a los atuendos de Utande, han sido rescatados para la ocasión en homenaje a todos los danzantes de la provincia.

Tras este baile introductorio con zancos, hizo aparición el grupo aragonés, que interpretó su repertorio ‘Aragón por todos los caminos’, con canciones de canto y baile de las tres provincias de la comunidad vecina, entre ellas un bolero, algún dueto o una jota de Alcañiz. El grupo, amplísimo, no pudo estar al completo en Guadalajara, pero sí hubo una representación variada de voces masculinas y femeninas, entre las que pudo escuchar la de Nicolás, el cantante más veterano de todo Aragón, que a sus 87 años continúa proclamando jotas al viento.

Luego fue el turno para las jotas, rondas, rondallas y seguidillas de la provincia, con una variada muestra de los diferentes pasos, más sobrios en esta ocasión, frente al carácter más alegre y el marcado punteo de los pies en las jotas aragonesas.

Cabe recordar que la entrada costaba un euro y que la recaudación de la taquilla de este festival, que cada año organiza y patrocina IberCaja, irá destinada a fines benéficos, con su traslado a Cáritas Diocesana de Guadalajara.


Galería de fotografías:

Fotos: R.M.