Líos de faldas, mentiras y pícaras monjas en la Plaza Mayor

  • Imprimir

.La compañía de teatro Benavente ha ofrecido durante tres días teatro en la plaza Mayor, con las comedias 'Eran tres, un gitano y un marqués', 'Vamos a contar mentiras' y 'Melocotón en almíbar'. • El público respondió a este nuevo Festival de Teatro Popular, que se incluía este año en la programación de Ferias, con tres llenos los tres días, con una media de 500 personas por función.


Han tenido que luchar contra los elementos sonoros que acompañan estos días de Ferias por las calles. Desde niños gritones a peñistas con charanga, y, puntuales, las campanadas del reloj de la Plaza Mayor. Venían con cierto miedo porque les habían dicho que en Guadalajara no gustaba el teatro en Ferias. Son gajes del oficio que la compañía de teatro Benavente ha superado con creces durante los tres días de funciones en el novedoso Festival de Teatro Popular.

La plaza, con lleno los tres días, ha demostrado que en esta ciudad el teatro es bienvenido. Ha respondido con risas y aplausos -en alguna con el patio de butacas de pie- con las tres comedias ofrecidas:'Eran tres, un gitano y un marqués'; 'Vamos a contar mentiras' y 'Melocotón en almíbar'-, elegidas entre las 23 piezas que integran el repertorio de la compañía, que se va contenta por la respuesta del público y con ganas de que este 'proyecto piloto' cuaje en el programa de Ferias extendiéndose a cinco días.

Benavente apostó por ofrecer comedia, aunque los amantes del teatro hubieran disfrutado quizás más con otros títulos del repertorio de la compañía, como 'Los árboles mueren de pie', de Alejandro Casona; 'Los emigrados', de Slawomir Mrozek o 'La Celestina', de Fernando de Rojas.

Galería correspondiente a la obra 'Eran tres, un gitano y un marqués'. Fotos: E.C.

El primer título del festival, la comedia blanca 'Eran tres, un gitano y un marqués', del libretista de zarzuelas y dramaturgo Luis Fernández de Sevilla y Tejedor, logró arrancar muchas carcajadas al público. De argumento fácil, el peso reside en un marqués hipocondriaco que busca a su hermano desconocido. ¿Será un catedrático de Latín, aburrido y cegato?¿o el gitano Frasquito, un simpático sinvergüenza,  que se dedica al contrabando de whisky y tabaco, y nutre al propio marqués de cajetillas? Como es de esperar, el lío está servido y la risa también, gracias a la buena interpretación general del elenco de actores, destacando la notable interpretación del actor Luis Miguel Romero, que imprimió acento andaluz a su personaje.

La segunda apuesta no se salió del guión. Comedia ligera, de nuevo, pero esta vez del dramaturgo Alfonso Paso, que la escribió en 1961. Otra vez, un argumento facilón, lleno de líos, situaciones disparatadas, donde una mujer -la actriz Aurora Romero- se cree sus propias mentiras, imprimiendo a todo un "sentido dramático de la existencia". Un ladrón que no puede escapar, una muerta accidental, un amante accidentado y un robo que sale mal ponen la sal y la pimienta a este montaje que se resuelve bien y arranca carcajadas, que es de lo que se trataba.

Galería correspondiente a la obra 'Vamos a contar mentiras'. Fotos: E.C.

El colofón lo pusieron anoche con la puesta en escena de una obra mayor, 'Melocotón en almíbar', de Miguel Mihura, del que se conmemora el Centenario de su nacimiento. El considerado padre del teatro del absurdo concibió una comedia de humor inteligente, protagonizada por una enfermera monja -encarnada maravillosamente por Aurora González-, que se hace la tonta con inteligencia, tiene dotes detectivescas y una agudeza visual fuera de lo normal.

El argumento es de sobra conocido: tras un golpe en Burgos, un grupo de ladrones llega a Madrid, dispuesto a dar otro golpe en una joyería de la calle Ferraz. Pero todo lo que puede salir mal, saldrá mal. Sobre todo si hay un monja entrometida y una casera cotilla -buena actuación de la actriz cántabra Anabella Herbella-. Todo se enredará cuando uno de los atracadores cae enfermo.

Aunque el montaje fue el menos aplaudido y arrancó menos carcajadas, se trata, sin duda, de la mejor obra de las tres expuestas, por la calidad del texto y del desarrollo escénico.

"Espero que hayan disfrutado", se despidió el actor Luis Miguel Romero, tras finalizar la obra, tomando la palabra en representación de la compañía. "Su presencia", añadió, "ha demostrado que el teatro debe existir en la programación cultural de Ferias" y "ha hecho que esto haya tenido sentido".

Buen sabor de boca deja, pues, este primer festival que sólo los programadores decidirán si merece seguir el próximo año y que, si permiten la licencia, podría incluir algún drama. Los espectadores también lo agradecerán, seguro.

Galería correspondiente a la obra 'Meloctón en almíbar'. Fotos: E.C.

La compañía

La compañía Benavente, fundada por los actores Aurora González y Luis Gaona, lleva medio siglo de actuaciones ininterrumpidas por toda España y cada año parte desde Madrid para embarcarse en una gira que le lleva por todos los rincones de la geografía nacional.

Cuenta con la experiencia de 55 años de actividad continua y ha recibido varios galardones y homenajes bajo el título de Compañía Benavente ‘Medio Siglo de Teatro’. Su historia se resumió en el documental ‘Cómicos’, que se estrenó en la Seminci de Valladolid y fue nominada a los Goya.