Jotas con corazón

Más de 600 euros se recaudaron con el espectáculo solidario de jotas, que ofrecieron el grupo zaragozano Xinglar y el Grupo de Bailes de La Cotilla. • En el Multiusos, se pudieron ver muestras de diferentes jotas aragonesas, como la jota vieja y la de Ansó. •  Los alcarreños optaron por el folclore provincial, con bailes como el paloteo de Albalate.


Las jotas gustan en Guadalajara. Más de 600 personas pagaron el euro solidario -para Cáritas- por ver el espectáculo que cada año en Ferias se programa en el Multiusos y que sirve para exhibir folclore y ayudar a perpetuar este tipo de cultura, que con mimo pasa de generación en generación, el baile regional.

Recién llegados de Zaragoza en autobús, después de cumplir con su jornada laboral, una representación de Xinglar, deleitó con un vals compartido con sus amigos, el grupo de Bailes del Palacio de La Cotilla. Los baturros trajeron "un besico de la Virgen del Pilar", que cantaron notablemente ante un público agradecido para enlazar después con varias jotas tradicionales típicas de Aragón. "Es el baile que más ha trascendido", explicaron.

Cuatro parejas de baile interpretaron la jota de Teruel -"la jota debe der arrogante y generosa", la presentaron-, la de Aragón, 'reconstruida' con lo que han contado generaciones anteriores, y la jota de Ansó, baile de clara lentitud, debido a que, según contaron, el traje de las mujeres podía llegar a pesar hasta 25 kilos. Es éste un "baile visto, elegante y bonito", precisaron. Xinglar también deleitó con coplas reivindicativas, unas coplas graciosas sobre temas actuales -"si nos llevan al cuartelillo, venid a visitarnos", dijeron simpáticos.

Al final, regalaron una jota a la Virgen de la Antigua y una "jota vieja", un 'juego' "nada violento, un pique sano", explicaron, que rememora el momento en que mozos y mozas se fijan entre ellos. La intensidad en el baile quitó el resuello a más de un bailarín.

Con un sonido bien distinto, el grupo alcarreño, con doce bailarines -once mujeres y un solo hombre-, demostraron algunos de los bailes típicos de la provincia, como las seguidillas y jotas de Fuentelencina -con la que abrieron-, las sanjuaneras de Sigüenza, la jota de Albares -sólo vocal- o el paloteo de Albalate, un baile largo, de giros y cruces, uno de los que más gustan a bailarines y público por igual. Todo lo recaudado en este acto, patrocinado por Ibercaja, se destinará a apoyar la labor de Cáritas.