Herguedas: “La apicultura se mantiene con esperanza”

Todos los stands agotados, lista de espera para estar presente en el evento, alabanzas a la buena gestión… uno de los nombres de la Feria Apícola es su director gerente, José Luis Herguedas, al pie del cañón durante más de treinta años. 


Herguedas, ingeniero agrícola de formación, fue fundador y primer presidente de la Federación Iberolatinoamericana Apícola (Filapi). Ostenta el título de Caballero de la Orden del Mérito Agrícola concedido por el Gobierno de Francia y es vicepresidente de la asociación de apicultores de Guadalajara. La XXVI Feria de la Miel del municipio asturiano de Boal le galardonó el pasado noviembre con el Premio Cortín, “por su labor de promoción, investigación y puesta en valor de la actividad apícola al frente de la Feria de la Miel de Pastrana y el colectivo que dirige”. Lleva 31 años dirigiendo este evento –en la primera edición fue jefe de gabinete-, que nació por la inquietud de un grupo de personas inquieto por prestar atención a un sector que en aquellos momentos, en 1980, se sentía abandonado por la Administración y la sociedad por ser considerada una actividad ganadera menor.

Durante tres décadas, Herguedas ha intentado unir a los apicultores para dar soluciones a los problemas del sector –como ocurrirá en la mesa redonda que presidirá este domingo, poniendo el colofón a las jornadas técnicas de la feria- pero sobre todo, orientar la Feria como un espacio para atender a productores, industria y consumidores, porque sin ventas, la Feria no tendría sentido y como ha defendido en alguna ocasión “el consumo de miel es un indicador del nivel de vida; un país pobre no consume miel”.

La Feria Apícola ha evolucionado mucho. Ya no sólo se vende miel. El abanico se ha abierto a derivados como la cera, la jalea real o los propóleos y a otros sectores como la cosmética o la medicina.

¿Es esta la mejor feria de las 32 ediciones de la Feria Apícola de Pastrana?

Creo que cada feria siempre es mejor que la anterior, porque si no, no seguiríamos avanzando. En cuanto a exposición de maquinaria, creo que sí. Se han incorporado una empresa nueva de Alemania, otra de Italia y vuelve otra francesa, que estuvo, creo recordar, hace tres años. En ese sentido, tenemos la mejor demostración de maquinaria que se pueda presentar en el momento, junto con las empresas habituales de España y Portugal. 

Se han llenado todos los stands y hay lista de espera…¿significa que la crisis no afecta al sector empresarial apícola?

La crisis afecta a todo el mundo, lo que pasa es que el sector apícola afortunadamente hasta el momento se está manteniendo y la incidencia en el gasto doméstico del consumo de miel no es muy fuerte en España. Todavía nos mantenemos con cierta esperanza.

La Feria no sólo se constituye con los stands. También tiene un programa de actividades complementarias que ayudan a conocer mejor este sector.

Las ponencias son importantes porque tratan sobre todos los problemas graves que aquejan al sector y, como colofón, hay una mesa redonda en la que estarán representados todos los líderes nacionales de los subsectores de la apicultura. Los tres grandes sindicatos de apicultura, las cooperativas y la industria envasadora y comercializadora se sentarán en una mesa juntos para debatir los problemas que tiene el apicultor en España, en relacion con la política europea. 

A los que puedan pensar que es una Feria que es exclusivamente técnica, ¿qué les diría?

Que no es así. La Feria Apícola no sólo tiene la maquinaria para los profesionales. También están las empresas con una gran oferta de productos que hay en apicultura. Desde la miel o el polen a miel con nueces, garrapiñadas, caramelos, todos los productos de cosmética y dietética, que cada vez son más y más importantes en el uso diario de las familias.