Los niños, reyes del Jueves Lardero en Pareja

Los niños del CRA de Santa Lucía, de Budia y Pareja, han decorado en las últimas semanas viejas vasijas y pucheros que en la mañana del Jueves Lardero han roto, rellenos de sorpresas, en la Plaza Mayor.


El Jueves Lardero, en Pareja, es cosa de niños. En la Plaza Mayor han celebrado este jueves el tradicional Jovelardero, que es como se conoce popularmente esta cita en La Alcarria.

Este año, han participado 43 niños y niñas de entre tres y doce años del CRA Santa Lucía de Budia, al que pertenece el colegio Vírgen de los Remedios de Pareja. Han combatido el frío de la mañana con chocolate con churros y todos los parejanos que se han acercado al Centro Social han desayunado con los niños y los profesores.

Los alumnos del CRA Santa Lucía han aprovechado su hora de Plástica en las últimas tres semanas para decorar tiestos, vasijas y botijos, preparando así la 'Rotura de pucheros' en la Plaza Mayor. A última hora, los profesores del colegio, habían introducido sorpresas en los recipientes para que a la hora de romperlos cada uno lo hiciera de una manera original. Todos han sido colgados por los operarios municipales componiendo una piñata multicolor. Para los más pequeños, se ha colocado otra especial, hecha a base de globos.

Colegio y Consistorio han cooperado para subrayar el contenido de esta celebración peculiar: “Es importante no sólo recordar, también explicar y mantener las costumbres que forman parte de la idiosincrasia de Pareja. La colaboración con el colegio siempre, también en este sentido, nos une en el propósito de ser escuela de ciudadanía. Además, realzar la tradición de los pucheros es también una manera de que dos generaciones distintas, abuelos y nietos, compartan una mañana de convivencia”, afirma Javier del Río, alcalde de Pareja.

La de los pucheros es sólo una de las tradiciones parejanas del Jovelardero. Hay otras como la de comer empanada rellena hecha con todos los productos del cerdo posibles; el almuerzo, a base de tortilla y de chorizo, o el sorteo de un conejo y un gallo, para el que los niños organizan una rifa. Con el dinero recaudado, es costumbre comprar las sardinas para el Entierro, que se celebra el próximo miércoles.

Marco Campos, director del CRA señala que a los niños se les ha explicado en el colegio conceptos como la palabra lardero, "que proviene del latín y significa tocino" o que este evento "se celebra siempre el jueves antes del miércoles de ceniza. De esta manera los niños aprenden cómo es su pueblo y las tradiciones que tiene, que son importantes”.

Los propios niños han realizado el sorteo del gallo y del conejo. En la balconada del Ayuntamiento han compuesto los números, sorteados con una baraja. Por último, niños y mayores han compartido el almuerzo, a base de tortilla, chorizo y empanada, en el entorno del Polideportivo Municipal y no en el merendero, porque el tiempo no acompañó.

 

Artículos Relacionados