La zarzuela ‘El huésped del sevillano’ llega al Buero

La obra de Jacinto Guerrero llega bajo la dirección de Antonio Ramallo y Carlos Cuesta. • La historia se ambienta en Toledo en el siglo XVII y tiene un guiño cervantino.


Las tablas del Teatro Auditorio Buero Vallejo acogen esta tarde de viernes a las ocho la representación de ‘El huésped del sevillano’, la zarzuela con música del maestro Jacinto Guerrero y libreto de dos magníficos autores y poetas, Enrique Reoyo y Juan Ignacio Luca de Tena. La obra, que fue estrenada en el Teatro Apolo de Madrid en 1926, llega al Buero con la compañía madrileña Nieves Fernández de Sevilla, la dirección escénica de Antonio Ramallo y la dirección musical de Carlos Cuesta, y con música de la Orquesta Tutylar de la Compañía de Ballet de Cristina Guadaño y su coro.

Zarzuela de villanos y nobles, de feas y lindos, de risas y llantos, ‘El Huésped del Sevillano’ transportará al público a una época llena de pasiones en donde la sonrisa juega un papel importante con Constancica y Rodrigo.

El argumento

La acción de esta zarzuela transcurre en el Toledo del siglo XVII, comienza en la espadería de maese Andrés (interpretado por Adolfo Pastor), a la que llega Juan Luis, pintor cortesano (Sergio Escobar), buscando su espada y una bella mujer para un cuadro en el que tiene que representar una Virgen. Le han hablado de Constancica (Aurora Frías), muchacha de la localidad, pero comprende que ha encontrado a su musa al conocer a Raquel, hija del espadero (María Ruiz).

Pero Don Diego, conde vecino de la espadería, ha puesto también sus ojos en esta joven y al no poder conseguirla de otra manera, la rapta y mantiene prisionera en el Mesón del Sevillano.

La obra tiene también una aparición de Cervantes, representado por Enrique del Portal. No en vano la zarzuela incluye un guiño a ‘La ilustre fregona’ del universal creador del Quijote, ya que el huésped es el mesonero de este cuento.

Esta compañía asegura cuidar algunos detalles escénicos como que cada personaje tenga la edad que le corresponde y que los decorados corpóreos resulten propios del lugar y del momento donde se desarrolla la acción de cada ópera y zarzuela. Entre algunas de sus zarzuelas más conocidas de la compañía se encuentra la ‘Antología. Homenaje a José Tamayo’. 

Artículos Relacionados