Y el teatro paró la lluvia

Estrella Ortiz y sus Globiturutadas hicieron sonreír a los asistentes con un divertido espectáculo que conjugaba cuenta cuentos y canciones infantiles. • Más de una treintena de espectadores hicieron frente a la lluvia y acudieron a las puertas del Moderno. • Con un aplauso final mirando hacia la puerta del teatro quisieron volver a reivindicar su apertura.


“¿Sois público? Bienvenidos al teatro Moderno”. De esta forma tan peculiar y con una sonrisa en la boca recibían  a los asistentes la Asociación de Amigos del Moderno que, a pesar de que el día se levantó con mala cara, no cejaron en su empeño de continuar con lo que más les gusta: salir al escenario para proponer su arte.

A pesar de que se pasó toda la mañana  lloviendo, según se acercaba la hora del inicio de la función parecía que el clima se aliaba con esta agrupación que cada domingo busca ofrecer a la ciudadanía aquello que se les ha privado por el cierre de este espacio cultural.

Incluso, al ver que el cielo aflojaba poco a poco se iba animando más público para contemplar una función que en principio se había previsto acortar, pero que, tras consulta popular a los animosos espectadores,  Estrella Ortiz y sus Globiturutadas se contagiaron de ese ánimo y decidieron realizar la obra completa. 

Canciones y la magia de los cuentos

Una representación que puso buena cara al mal tiempo a todos los asistentes que supieron disfrutar con su divertida forma de entender un espectáculo infantil. Las actrices conectaron desde el principio con los espectadores, proponiendo una obra plagada de canciones que no sólo hicieron sonreír a los más pequeños, sino que a más de uno le hizo volver a aquel tiempo en que era un niño y también entonaba aquellos temas.

La función no sólo se centró en el ámbito musical, sino que también hubo un rincón para acercar la magia de los cuentos a los más pequeños, que cada vez parece más alejada del sector infantil y que, a través de este tipo de actuaciones, permiten que los niños vuelvan a sentir ese interés por la literatura infantil.

Dentro del ambiente distendido y animoso con un público –donde no faltaron unos habituales de estos espectáculos, la Policía- y unos actores entregados a la función; también se abrió un espacio a la reivindicación reclamando la apertura de este teatro incrustada en el marco de las canciones infantiles y, con un emotivo aplauso final en el que, todos en pie y mirando a las puertas del teatro Moderno, se volvía a poner de manifiesto la necesidad de que tanto el escenario como las butacas de este espacio cultural, vuelvan a contar con la vida con la que contaba meses atrás.


 

Galería de imágenes:

Fotos: A.Sanz    

Artículos Relacionados