La Espiga de Oro baja el telón incendiando la oficina

Lleno en la Casa de la Cultura de Azuqueca para ver 'Smoking room', una adaptación teatral de la película con una escenografía ágil y un plantel a la altura de las expectativas. • La muestra cierra con cerca de 1.700 espectadores, dato destacado por la concejala Bravo: “ha contado con el respaldo del público”.  


Con un auditorio repleto, la Casa de la Cultura de Azuqueca culminó ayer una nueva edición de la muestra teatral La Espiga de Oro que desde la organización municipal vuelven a juzgar como un gran éxito: "Un año más, ha contado con el respaldo del público, que ha podido disfrutar de un cartel variado, de calidad y con precios asequibles, inferiores a los 10 euros", destaca la concejala de Cultura, Sagrario Bravo. Cerca de 1.700 personas, según Bravo, han asistido a las siete obras que han pasado por el escenario de la Casa de la Cultura. El propio alcalde, José Luis Blanco, asistió a la representación final, la adaptación teatral de 'Smoking room', dirigida por uno de los realizadores de la película original, Roger Gual.

La muestra había seleccionado para cerrar una obra de reciente estreno, con buenas críticas y un plantel de enorme categoría. La función no decepcionó a un público que continuamente estalló en carcajadas y que aplaudió durante numerosas transiciones entre escenas un montaje de Teatro Pavón Kamikaze (último Premio Nacional de Teatro) que destaca por la versatilidad y la agilidad de la puesta en escena -con un juego de biombos y tres mesas de despacho que recrea los diferentes espacios de un edificio de oficinas-, y, como sucediese en la película que Gual dirigió con Julio D. Walovitz, con unos diálogos inteligentes.

Adentrándose en un tono elevado de gag en algunos pasajes, la comedia reflexiona sobre el complejo universo de las relaciones humanas en un entorno laboral convertido en un contenedor de tensiones, intereses personales y frustraciones que se desatan a raíz de la prohibición de fumar por parte de la dirección y de la reacción de uno de los trabajadores en favor de una sala para fumar, la 'smooking-room', por lo que inicia una tortuosa recolecta de firmas.

Resuelta con sencillez, el mayor logro de la obra pasa por un retrato bien definido y creíble de los personajes y por la capacidad para desnudarlos sobre el escenario, mostrando sus miserias. La hipocresía triunfa en esta mirada desesperanzadora sobre el espejo del teatro. Los conocidos actores Miki Esparbé, Manolo Solo, Edu Soto, Pepe Ocio, Secun de la Rosa y Manuel Morón recibieron una intensa ovación del público al cierre de la función. 

Un mes de teatro

Durante los fines de semana del mes de noviembre, el teatro ha sido protagonista en Azuqueca desde que abriese con 'El lunar de Lady Chatterley', interpretado por Ana Fernández y 'Las bicicletas son para el verano' en un primer fin de semana de prácticamente llenos en la Casa de la Cultura.

A estos montajes le siguieron 'La comedia de los enredos' (día 11), 'Miguel de Molina al desnudo' (día 12), 'Los Pelópidas' (día 18), 'Contra la democracia' (día 19) y la ya mencionada 'Smoking Room'.

Paralelamente a la muestra, la concejalía de Cultura ha programado una serie de actividades complementarias “para disfrutar el teatro en todas sus formas” y que “también han sido bien recibidas". En este sentido, Sagrario Bravo se ha referido a los cuatro pasacalles celebrados en la mañana de los sábados de noviembre -'Con beee de oveja', 'Poesía por un tubo', 'Bufonadas' y 'Se busca'-, que reunieron "numeroso público, sobre todo de carácter familiar". 

La 'Espiga de Oro' también ha acogido tres exposiciones: 'Zurdo/Botana. Escenografía para un diálogo' y 'Poemas visuales con versos de Miguel Hernández' en la Casa de la Cultura y la muestra de danza y otras disciplinas 'Mudanza' en el antiguo cuartel, que incluyó una exposición colectiva de fotografía, videoarte e instalación, junto a tres espectáculos de danza: 'Nosotros', 'Meeting Point' y 'Muro'-.