Buero se queda en casa

Inauguradas en el Palacio de la Cotilla las ‘Salas Buero Vallejo’ con pinturas del escritor y el despacho en el que despachaba la correspondencia, en un rincón consagrado al Premio Cervantes en su centenario. • El alcalde Román asegura que es “el punto de partida” para el futuro Museo de la Ciudad, que se instalará en el histórico edificio del siglo XVII.


El universo de Buero ya tiene una pequeña sucursal en Guadalajara. El alcalde de la ciudad, Antonio Román, ha inaugurado esta tarde las Salas Antonio Buero Vallejo, un rincón consagrado al dramaturgo que ofrece algunos elementos íntimos para fetichistas, información en unos paneles sobre la vida del dramaturgo en la ciudad en la que nació y creció y varios de los cuadros que dan muestra del grado de afición y desenvoltura en la que fue una de sus pasiones, la pintura.

Al acto, con el que culmina el Año Buero organizado por el Ayuntamiento de Guadalajara, además de concejales de los cuatro grupos municipales han asistido una vez más el hijo del escritor, Carlos Buero, y la viuda, Victoria Rodríguez, que se ha mostrado agradecida y sorprendida con el espacio que ha podido descubrir de primera mano. Román ha subrayado que los elementos expuestos de manera permanente en este pequeño museo tienen un doble objetivo, “dar a conocer el entorno más íntimo del dramaturgo y su talento como pintor”.

Paneles, cuadros y el despacho

De este modo, las salas de La Cotilla ofrecen una vitrina donde puede verse un cabatellete, una caja de pinturas, una paleta y pinceles del escritor, que ya como dramaturgo siguió pintando; varios cuadros, entre ellos bodegones, algunos autorretratos de diferentes técnicas –entre ellos, una puntillista– o un gran retrato de la madre del escritor. Además, hay algunos grabados y dibujos (como el famoso retrato que hizo al poeta Miguel Hernández en la cárcel de Conde de Toreno) en unas falsas puertas de madera.

Lo primero que encuentra el visitante es un recibidor pintado hasta el techo con palabras clave del universo bueriano, y lo último, el despacho que tenía en su domicilio madrileño, con varios elementos originales –no así sus libros–, entre ellos una máquina de escribir. Allí pasaba a limpio sus dramas; despachaba la correspondencia y los asuntos administrativos; y fue retratado en varias ocasiones con familiares y gente cercana, según ha recordado el hijo, Carlos: “Nuestro deseo íntimo era que ese despacho estuviese expuesto algún día”, ha asegurado en su intervención de la inauguración, que se ha llevado a cabo en el patio de La Cotilla.

El regidor ha recordado que las escuelas municipales que hasta ahora ha albergado La Cotilla se están mudando ya de forma progresiva al Tyce y que esta liberación de espacios está permitiendo abrir hueco al futuro Museo de la Ciudad, del que las salas ahora abiertas constituyen “un punto de partida”.

Balance del centenario

El alcalde ha querido también hacer balance en su intervención de los actos del Centenario, que se abrieron en septiembre con la inauguración de la exposición de obras de arte ‘Antes del teatro. La pintura en la vida de Buero Vallejo’, y que han contado más tarde con actos de homenaje, lecturas dramatizadas, representaciones o mesas redondas. No obstante, ha subrayado que la apertura de este espacio en La Cotilla constituye, a diferencia de los otros, “un homenaje perenne” a la figura del único escritor guadalajareño que ha alcanzado un premio de la talla del Premio Cervantes.

Según el primer edil, “a través de estos actos la ciudad quiere devolverle a Buero lo mucho que la amó y lo mucho que hizo por ella, al ser uno de sus más preciados embajadores”.

La entrada al nuevo espacio museístico es gratuita, en horario de viernes y sábado de 11:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 19:00 horas; y los domingos y festivos de 11:00 a 14:00 horas.

 

Fotos: R.M.

 

 

Artículos Relacionados