La Espiga mira a los clásicos sin perder "su espíritu crítico"

La localidad celebra entre el 4 y el 30 de noviembre la XXXIII edición de la Muestra Nacional de Teatro 'Espiga de Oro', que rinde homenaje a Cervantes, Shakespeare y Buero Vallejo sin perder su "esencia social y reivindicativa". • Además de seis montajes, se disfrutará de tres pasacalles, exposiciones, con premio incluido y microteatro para los más pequeños. 


Noviembre es el mes del teatro en Azuqueca. La localidad celebra a partir de este sábado la XXXIII Muestra Nacional de Teatro 'Espiga de Oro', con seis espectáculos de tinte crítico, social y reivindicativo, "teatro del bueno, de calidad", ha subrayado la concejala de Cultura, Sagrario Bravo, esta mañana, durante la presentación de la muestra en el Espacio Joven Europeo. En esta edición, se rendirá homenaje a Buero Vallejo, Cervantes y Shakespeare, de quienes se cumplen diferentes centenarios, pero no se olvida el espíritu que ha acompañado durante más de tres décadas esta muestra teatral: "Estamos convencidos de que la cultura ayuda a generar una ciudadanía más coprometida", ha señalado el alcalde de Azuqueca, José Luis Blanco. "El teatro ha de servir para que nuestras conciencias se despierten", ha corroborado Bravo. 

La muestra, que fusionará los elementos del teatro contemporáneo con lo clásico, arranca el 5 de noviembre con 'Las Harpías en Madrid', coproducción de la 39º edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro. Se trata de una producción ambientada en la Sevilla del siglo XVII, adaptación de la novela picaresca 'Castillo Solórzano' y "a pesar de que su autor quiso adoctrinar a los hombres en contra del mal que supone la mujer" con este texto, consiguió "todo lo contrario, reflejar la mezquindad de ciertos varones que se creen superiores a las mujeres", ha explicado la edil de Cultura. Quino Falero dirige en esta obra a un elenco de actotres encabezado por Nuria Fernández, que cuenta además con Natalia Hernández, Marta Aledo, Paco Deniz y Juanan Lumbreras.

El sábado 12 de noviembre, la compañía Telón Corto pondrá en escena 'En la ardiente oscuridad', que se pudo ver el pasado 27 de octubre en el Teatro Moderno de Guadalajara. Se trata de la primera obra que escribió Buero Vallejo, y que "introduce la ceguera física y social", ha explicado Bravo. Buero refleja en esta pieza la sociedad española de los años 40 y 50 y sitúa para ello a un grupo de estudiantes ciegos en una institución especializada. Obra producida bajo la censura, según explica la compañía en el dossier de la obra, "en la superficie trata de cómo un elemento subversivo penetra en un medioambiente ideal pero en el fondo, se descubre una voz disidente", que señala los males sociales de aquella época de posguerra. 

Cinco premios Max -al mejor espectáculo teatral, director de escena, autor teatral, diseño de iluminación y espacio escénico- ha cosechado 'La piedra oscura', de Alberto Conejero, que llega a la Casa de la Cultura de Azuqueca el próximo domingo 13 de noviembre. Los actores Daniel Grao y Nacho Sánchez son los protagonistas de este drama, una coproducción del Centro Dramático Nacional y LaZona, dirigido por Pablo Messiez, que transcurre en una habitación de hospital militar cerca de Santander.

En ese espacio, dos hombres que no se conocen están obligados a compartir las horas de una cuenta atrás que quizá termine con la muerte de uno de ellos al amanecer. La obra, inspirada en la vida de Rafael Rodríguez Rapún, estudiante de Ingeniería de Minas, secretario del grupo teatral La Barraca de Federico García Lorca y amigo del poeta es, en palabras del escritor e hispanista Ian Gibson, autor de la considerada mejor biografía de Lorca, "una pieza sobre la memoria como espacio de justicia y también sobre la necesidad de redención".

En homenaje a Shakespeare, se programa el sábado 19 de noviembre 'La tempestad', "una de las obras más difíciles de representar", ha destacado Sagrario Bravo, quien la ha descrito como "un llamamiento a la libertad del ser humano, una clara crítica al poder, que puede llegar a anular algunos sentimientos humanos". La compañía La Puerta Estrecha pone en escena este montaje dirigido por César Barló, destinado "a todos los públicos" ya que esta versión, que mezcla realidad y sueño, incluye "la fuerza de Shakespeare con un lado didáctico" que imprime la compañía.

La compañía Sexpeare llega el domingo 20 de noviembre para hacer reir con 'Rinconete y Cortadillo', el homenaje a Cervantes que realiza la Espiga de Oro este año. Los actores Santiago Molero y Rulo Pardo dan vida a estos dos personajes de la novela ejemplar que escenifican qué ocurrió realmente tras el éxito de la novela cervantina. Este montaje, "fresco y dinámico", ha apuntado Bravo, es una comedia sobre la picaresca pero también "sobre los niños prodigio, la amistad y los parias con los que Cervantes dio paso a la modernidad", defiende la compañía. 

La Espiga de Oro concluye su programación teatral el sábado 26 de noviembre con la obra 'Nada que perder', una producción de la conocida productora madrileña Cuarta Pared. De nuevo, "la crisis de valores" como tema central, bajo el prisma del director Javier García Yagüe. Se trata de una obra de teatro actual, cercano a la realidad, para jóvenes y adultos, donde un profesor de Filosofía intenta hablar con su hijo, detenido por quemar un contenedor durante una huelga de basuras. La 'basura moral' es la metáfora de esta pieza que pregunta al espectador si prefiere la verdad o la felicidad de la ignorancia.

Espiga 'educativa'

De manera complementaria a la muestra, el alumnado y profesorado del IES San Isidro presentará dos entremeses de Cervantes: ‘El juez de los divorcios’ y ‘El Retablo de las Maravillas’. Ambas obras tendrán una duración de unos 12 minutos y están adaptadas, dirigidas y representadas por jóvenes estudiantes y profesores. Tras la representación, que servirá como homenaje a Cervantes en el cuarto centenario de su muerte, se realizará un homenaje a Shakespeare y a Buero Vallejo por parte del alumnado de IES San Isidro, IES Arcipreste de Hita y el IES Profesor Domínguez Ortiz, que participan en la iniciativa Pasaporte Cultural, que acaba de recibir una Mención del Ministerio de Cultura.

Microteatro para niños

Bajo el título de 'Microhenares Kids' la Espiga también quiere acercar a los más pequeños al mundo del teatro. Lo hará en el antiguo Cuartel de la Guardia Civil, de la mano del laboratorio escénico #Microalcalá/#Microhenares, que interpretará cuatro piezas los días 12 y 19 de noviembre. Desde la poética, el juego y las metáforas les acercarán a un tema tan importante como el bullying, la discriminación y el acoso escolar. Las cuatro propuestas de 15 minutos de duración están compuestas por diferentes disciplinas artísticas: teatro, sombras chinescas, clown y pintura. Se trata de 'Capitana Malasaña', '¿Por qué a mí?, 'Y de repente...el verde' y 'Encajando'.

Pasacalles y exposiciones 

Como guinda, el sábado 26 de noviembre, tres pasacalles animarán al público en la clausura de la Espiga de Oro. Los tres itinerarios teatrales partirán de diferentes puntos de la localidad. Barroco-Roll, de la compañía Azar Teatro, arrancará a las 11.30 horas en el Bulevar de las Acacias y montados en patines los actores jugarán a un divertimento teatral, una loca sátira que enlazará a las 12 horas con el pasacalles que propone La Troupe, la compañía de Cirko Psikario, desde la Plaza de las Avenidas, con malabares, zancudos y equilibristas. 

A las 12.15 horas, la compañía Kamaru Teatro, ofrecerá un pasacalles quijotesco desde la plaza de la Constitución. Y a las 13 horas, la compañía Kamaru Teatro ofrecerá la representación 'Instantes con Cervantes', en la plaza General Vives. 

Durante todo el mes de noviembre, la Casa de la Cultura de Azuqueca acogerá la exposición de distintos elementos de la carroza de Cervantes realizada por la peña El Trébol durante la última edición del desfile de carrozas de peñas de Azuqueca y del 4 al 19 de noviembre, la sala de exposiciones de la Casa de la Cultura acoge 'Selfie or not selfie', una exposición de retratos fotográficos, donde artistas y alumnado de diferentes talleres han participado retratando a Cervantes, Shakespeare y Buero Vallejo, con diferentes estilos y técnicas. En la inauguración, el artista José Antonio Vallejo realizará la performance #PublicSelfie. 

Todas aquellas personas que se hagan una foto en la exposición y la suban a redes sociales, entrarán en el sorteo de dos obras de teatro en casa, de la compañía Ding Dong. Concretamente, será un Cluedo para seis jugadores, donde cada uno interpretará un papel en un crimen; y otra obra de misterio para ocho jugadores, ambientado en el Hollywood de los años 50.

Implicación de los comercios

Uno de los objetivos de la Espiga de Oro, según ha explicado el alcalde, José Luis Blanco, es implicar a todos los colectivos de la ciudad y que esta iniciativa "dinamice también la actividad comercial". Por eso, en esta edición se ha contado de nuevo con la colaboración de la Asociación de Comerciantes de Azuqueca (ACEPA) y 75 establecimientos de la localidad instalarán telones para ambientar este mes de teatro, "uno de los hitos importantes de Azuqueca" que Blanco confía volverá a rozar el lleno en todas sus funciones. "La selección es acertada", ha añadido la edil de Cultura, que confía en que "el público se levantará de sus butacas en algunas obras". Las entradas sencillas ya están a la venta a través de internet o en la Casa de Cultura, donde también se pueden adquirir abonos.