El último brindis de Amigos del Moderno

Amigos del Moderno ha decidido disolverse como asociación en una asamblea extraordinaria celebrada esta mañana. • La asociación ha celebrado una fiesta a las puertas del Moderno por el primer año de reapertura, con música de Klandestinos y una "exposición efímera" de sus fotos censuradas. • Los socios han descartado la opción, que han debatido, de reconvertirse en asociación de amigos del Ateneo, todavía cerrado. 


Ha sido el último brindis, la última foto –de agradecimiento– y la última demostración de fuerza. Una despedida fiel a su estilo. Amigos del Moderno ha decidido este sábado poner punto y final a su trayectoria coincidiendo con el primer año de reapertura del teatro, a cuyas puertas han vuelto a convocar a la ciudadanía –más de 200 personas– en un ambiente festivo.

Esta asociación se creó para que el teatro abriera y ya está abierto”, ha dicho la presidenta de Amigos del Moderno, Susana Martínez, ante los congregados, en una mañana soleada. “El objetivo está cumplido”, ha subrayado, para recordar los motivos del ambiente festivo que allí se vivía: “Hoy celebramos dos cosas: un año de reapertura y tres años intensos y constantes de reivindicación”.

En su comparecencia ante los medios, la asociación ha admitido que su papel ha resultado fundamental para que el Ayuntamiento pidiese finalmente la cesión de la gestión del edificio que la Junta cerró en el verano de 2012: “Sabemos, y lo supimos desde que empezamos, que si la ciudadanía no se hubiese movido, este espacio hoy no estaría abierto”, ha reivindicado el vicepresidente Joseba García.

El teatro se abrió porque hubo una ciudad que se plantó delante”, ha insistido Martínez, que ha rechazado que la labor de la asociación haya sido la de “ser unos pesados y unos criticones”, para recordar que los socios han mantenido y seguirán manteniendo, ya sin el paraguas de Amigos del Moderno, su compromiso “para que la cultura en la ciudad se gestione de otra manera y los espacios funcionen de otra manera”.

¿Y el Ateneo?

En realidad, la disolución, el único punto del orden del día de la asamblea de socios que han celebrado por la mañana en la sede de la Delegación de la Junta, ha tenido más debate del que cabría esperar después de oír las palabras en público de la ya expresidenta. Los asistentes han debatido opciones de continuidad, como reconvertir Amigos del Moderno en una asociación de amigos de la cultura de la ciudad o incluso en Amigos del Ateneo, el edificio anexo que sigue cerrado.

Aunque esta posibilidad finalmente ha quedado aparcada, Martínez sí reconoce que el edificio preocupa: “El Ateneo está cerrado y hay que empezar a hacer algo con ese espacio”. Sobre la diferente suerte que ha corrido con respecto al Moderno, después de unas reivindicaciones tan dispares –una lucha persistente con artistas en la calle frente a una okupación–, considera que “toda reivindicación suma” y ha recordado que lo que un grupo de activistas hizo en el Ateneo fue “una okupación pacífica que sirvió también para que nos fijáramos en ese edificio de al lado”.

Fiesta a las puertas del Moderno

Descartadas las opciones de continuidad de la asociación en la asamblea extraordinaria, los asistentes –el núcleo ‘duro’ de una asociación que ha llegado a tener más de 400 socios– ha disuelto la actividad, no sin algunas muestras de pena por parte de algunos de ellos. Ya en la calle, Klandestinos se ha encargado de poner música (la de sus características versiones de charanga de clásicos del pop y el rock) a una ceremonia en la que ha habido brindis con sidra en vasos de plástico al paso que marcaba la contadora alcarreña Estrella Ortiz con sus versos y coros.

En una muestra más de la habitual originalidad derrochada en los ciclos reivindicativos a las puertas del Moderno, una niña de tres años (los mismos que ha estado activa la asociación) se ha encargado de inaugurar “una exposición efímera” cortando una cinta. Era la exposición de fotografías de los artistas que actuaron para reivindicar la apertura del Moderno y que en su día fue censurada por la Junta cuando ya tenía fecha para ser montada en la Biblioteca. Los cuadros han sido sorteados después en una rifa.

En el acto ha estado presente la exalcaldesa y exdirectora de la Biblioteca Pública, Blanca Calvo, que mostró su respaldo a la asociación desde los inicios. En la celebración no ha habido ningún representante institucional salvo la propia Martínez, que es también concejala de Ahora Guadalajara en el Ayuntamiento. 

Pasadas las tres de la tarde, los músicos de Klandestinos han guardado sus instrumentos en las fundas, los últimos asistentes que seguían junto al Moderno han posado en grupo para la última fotografía y Amigos del Moderno ha dicho su últimas palabras, con las letras escritas en unos carteles portados por algunos de ellos: “Gracias Moderno”.

Fotos: R.M.


 

Artículos Relacionados