Sesión golfa a plena luz del día

Primeras sesiones de Titiriguada, que sigue todo el fin de semana con títeres, marionetas, talleres y música en vivo. • Tambien Guadalajara Mágica llevó el espectáculo a tres parques de la ciudad.


El mago de Garibo y Jammes entretiene a un centenar largo de niños y mayores que hacen corro en torno a su escenario, junto a la fuente del Parque de la Concordia; mientras, una actriz se maquilla minutos antes de saltar a escena con un espectáculo que mezcla mimo y marionetas, sensible, que cuenta la historia de una niña y su abuela. Los titiriteros mueven los hilos de sus criaturas –hasta los perros abren y cierran las pestañas–, los niños juegan en los teatrillos o aprenden a reciclar cartón en los talleres y el cuarteto Poisoned Folk mezcla psicodelia con resonancias medievales...

...Guadalajara mágica y Titiriguada han sacado durante toda la jornada de hoy viernes de Ferias el arte a la calle y están convirtiendo a la ciudad, durante este fin de semana, en una sesión golfa a plena luz del día.

Titiriteros y otras gentes de mal vivir

Talleres, puestos, sorteos de títeres, un bosque con globos y árboles frutales que dan zapatillas, zapatos de tacón y otros tipos de calzado: los jardines del Infantado han vuelto a convertirse en el escenario de Titiriguada, más amplio si cabe en la ocupación de espacios en esta edición. Crece así en territorio y programación el festival de teatro de títeres que cada año por Ferias, y ya van seis, despliega todo un universo del teatro más clásico e infantil. 

Con una estética gótica pero decadente, el montaje francés ‘Vagabundos celestiales’, una de las funciones estrella de esta edición, ha puesto en escena la historia de Soledad y su abuela con un audaz despliegue de teatro mimo con marionetas de tamaño natural. Un decorado 'vintage' y la música clásica han acompañado en todo momento, durante su una hora, todo un derroche de sensibilidad. Una gozada que puede disfrutarse de nuevo este sábado por la tarde.

Pero esta fiesta del teatro, no sólo orientada a niños, también ofrece música, como la que el cuarteto Poisoned Folk desplegó bajo los soportales del jardín del Infantado y que hizo mover el esqueleto a los más pequeños y los hilos a los títeres, que bailaron al son de esta banda austriaca y británica de música itinerante, formada en una isla africana con un violín, unos teclados, un contrabajo y una batería. Dicen que tocan ‘psicoswingfolk’. Una mezcla muy personal en la que los violines a veces trasladan al Medievo, los teclados, a los setenta y el resto de la banda a cualquier garito jazz que podría estar poblado, una vez más, de artistas de mala vida.

Así es Titiriguada, el festival que ya cumple seis ediciones y que celebra la última en plenas Ferias. Ya tiene entidad propia y mueve suficiente maquinaria como para reivindicar una fecha propia en el calendario. De momento, este fin de semana seguirá poniendo alma de artista a las fiestas.

Magia en los parques

Tampoco la magia ha faltado a su cita. En la Concordia, un mago de Garibo y Jammes bromeaba esta mañana con los más pequeños y les hacía subir al escenario para ser ‘víctimas’ de sus trucos: hipnosis, guillotinas y bromas continuas. También otros colegas hacían lo propio, dentro del festival Guadalajara Mágica, en la Plaza de Louis Brailley y en Parque de la Amistad, con una actividad que siguió por la tarde. 


Fotos: R.M.