Versos bajo las estrellas

Poetas de la postguerra como Ramón Hernández y Suárez de Puga, inteligentemente irónicos como García Marquina, micropoetas como Mª Carmen Solanas y performers como Gracia Iglesias participaron en una nueva edición de ‘Versos a medianoche’ en la plaza del Carmen. • Deseo, amor, desamor, humor, recuerdos -a Ochaíta, a las víctimas del incendio de La Riba-, muerte, cotidianidad, miedos y sueños empaparon los poemas de los 20 poetas.


La poesía es un arma cargada de futuro. De mundos imposibles, de desamor y amor a manos llenas. Pareciera un bálsamo en una noche de verano, un aftersun para calmar ‘el caloret’ que en los primeros minutos del recital ‘Versos a medianoche’ se instaló ayer en la plaza del Carmen, de nuevo amoratada por las luces. Anoche, abrió la boca el poeta Ramón Hernández para regalar un caramelo de limón a quienes llenaban el patio de incómodas butacas: ‘Yo, tú, cualquiera’ destapó la caja de Pandora y la noche se fue tejiendo verso a verso, golpe a golpe. “Nunca sé para quién hago los poemas”, espetó Paulino Aparicio antes de cambiar los disfraces y contagiar el alegato ‘La música es de todos’. Un recuerdo, lanzó acto seguido Pablo Llorente, justo cuando se cumplen 10 años del incendio de La Riba. Confesó que con la tragedia se agarró a unos versos del poeta alemán Paul Celan, que le inspiraron ‘Vendaval de fuego’. ¿Es posible vivir sin deseo cuando uno cumple 70 años?, preguntó al auditorio -en realidad, a sí mismo-. La cuestión no quedó en el aire sino en un poema que escribió para demostrarse que no: ‘Nacientes estrellas’. 

La joven Mª Carmen Solanas llenó de esperanza y delicia el momento. Recordó a la poeta y escritoria italiana Alda Merini, candidata al Nobel, que defendió siempre que los poetas podían cambiar el mundo. Por eso, trajo anoche unos poemas de “desobediencia”, dijo. También de amor, de desamor, micropoemas como “me desperté besándote en la almohada”. La poesía también puede ser barandilla a la que agarrarse para no caer. Y si es con humor mejor. 

Hubo tiempo también para la poesía más tradicional, cargada de adjetivos, las dedicatorias –como la de Mª Carmen Peña a su nieto, aún bebé, en ‘Candor'-. Minutos para las sugestiones, ‘Impresiones’ de imágenes que llegan por las redes sociales y que Mª Angeles Novella convirtió en poemas.

Ante la ausencia de Luis Monje Ciruelo –con 91 años, tenía además afonía- fue uno de sus hijos quien subió al estrado para recitar las ‘Dudas’ de su padre –escritas mientras estuvo hospitalizado por un ictus-, el amor que siente por una chopera y un soneto escrito a los 90.

Reveló sus ‘íntimos secretos’ José Luis Recio, miembro y fundador de la revista de poesía Di.versos. Poesía directa, sin envolturas. Más que poeta, "escribe los pensamientos que salen de su corazó", confesó en su presentación, Carmen Niño. Más barroco, Suárez de Puga susurró un par de poemas de su último libro ‘Cancionero de lugares y compañías’. Un paréntesis para volver a la poesía cotidiana de Jorge Mato, leonés afincado en Guadalajara, que construyó versos para el gato, “un bicho al que soy incapaz de amar”, el maravilloso espectáculo gallego de ‘Rapa das bestas’ y a un paisaje con pájaro -para rematar con humor-.

Jesús Ramón Valero dedicó sus versos a la encina y los “desgraciados olmos que se nos están yendo por la grafiosis” y puso una pizca de actualidad a la noche con un guiño a la ‘odisea’ griega que llamó ‘Insumiso al destino’. Después, regaló sus poemas de apasionado artista –no de poeta- Jesús Campoamor. Mostró “su patrimonio de paleta” en versos llenos de color y amor a la tierra. Una especie de ‘vómito’ poético, una necesidad -quizás- que complementa a su faceta de pintor.

La tierra no se fue del todo. Henedina Embid, de Jadraque, puso a la Alcarria en el mapa con un largo poema sembrado de adjetivos y compartió otro que alguien le dejó en un homenaje a Ochaíta y que rezumaba teatralidad: ‘Vamos a dejarlo así’. Turno entonces para la joven poeta Gracia Iglesias que musicó y dramatizó una pequeña historia de amor escrita desde el suelo. “Sólo sé tu número de pie… me basta para volverte a ver”, cantó su marido, Pedro García Chaín, voz del Orfeón Joaquín Turina de Guadalajara, que le acompañó en el escenario. Zapatos que escriben pisadas, que hilan historias pasionales que pueden acabar mal… o con un beso.

“España chasca”, dijo García Marquina hacia el final de la noche, en un espléndido poema que rescató de su cuaderno de mocedades y que escribió cuando en “España se comían muchas pipas”. El humor, la maestría impregnó “aproximadamente” cada verso de este biólogo de formación, que es uno de los referentes de la cultura en Guadalajara, donde llegó para quedarse en 1974, gracias a su amistad con Camilo José Cela y su ‘Viaje a la Alcarria’.

La recta final se llenó con los poemas clásicos y apasionados del actor Florencio Expósito, que presentó algunos versos de su octavo libro ‘Ven diligente, amor’; recuerdos al poeta y compositor José Antonio Ochaíta por parte de su sobrina, la jadraqueña Carmen Bris Gallego; los versos crudos, con olor a muerte e impregnados de amor del joven Carlos Utrilla y los filosóficos de Carlos Bernal que apuntó ‘Notas en un bar’ –“hacer es hacer lo que sea… ¿cambiar un día gris?- y que confesó finalmente: “nunca he entendido la diferencia entre cariño y amor”. 

Para sellar la velada, la presentadora del acto, la poeta y actriz Carmen Niño, recitó a la muerte y a la vida -ha sido abuela hace cinco días-. Y así, con esperanza, quiso rubricar el ‘Versos a medianoche’ de 2015. Pasada la una de la madrugada, todos los poetas se inmortalizaron en una fotografía junto al concejal Armengol Engonga, que acudió a la cita, y la exconcejala de Cultura, Isabel Nogueroles, a quien los poetas y el alcalde, Antonio Román, en su discurso inaugural, agradecieron haber recuperado este evento “que no es del Patronato sino de los poetas”. El primer edil, que asistió como espectador al recital, se comprometió a “relanzarlo y darle más brillo si es posible”. Los poemas volverán el año que viene a su rincón veraniego. Quizás la luna no falte esta vez.