Don Quijote, contra gigantes (marionetas)

Lleno en el Buero Vallejo para asistir al Retablo de Maese Pedro, la ópera breve que compuso Manuel de Falla y que la compañía de títeres Etcétera junto a la Orquesta Joven de la CAM escenificó dentro de la programación del IV Centenario de la II Parte de Don Quijote. • A la presentación, acudió el consejero de Cultura, Marcial Marín; el delegado de la Junta, José Luis Condado y el alcalde, Antonio Román, entre otras personalidades políticas.


Don Quijote confunde realidad y ficción y termina embistiendo a las marionetas en 'El Retablo de Maese Pedro', la ópera breve que Manuel de Falla compuso y que esta noche, dentro de la programación del IV Centenario de la publicación de la segunda parte del Quijote, se ha representado en el Buero con el patio de butacas prácticamente completo.

Para Manuel de Falla las marionetas no son extrañas. Él mismo confesó que representaba con títeres las aventuras de Don Quijote cuando era pequeño para su hermana menor. Así que cuando, por encargo de la princesa de Polignac, tuvo que escribir una obra corta para orquesta de cámara, pensó en componer una con el argumento de uno de los capítulos de Don Quijote como inspiracion. Fue el capítulo 26 de la segunda parte de la novela de Cervantes, que transcurre en una venta manchega donde, precisamente, Maese Pedro y su ayudante Trujamán ofrecen una función de títeres para los huéspedes, entre ellos, el flaco hidalgo y su escudero Sancho Panza. Esa función es 'El retablo de la libertad de Melisendra', un romance medieval que cuenta el rescate de la esposa de Don Gayferos, prisionera por los moros.

El público asistió a este sorprendente espectáculo de teatro dentro del teatro, con un Don Quijote gigantesco, que al observar el momento en que los dos amantes consiguen huir, saca su espada, deseoso de ser parte de la acción, destrozándolo todo, preso de la fantasía.

La compañía de títeres Etcétera -gran trabajo- y la Orquesta Joven de la Comunidad de Madrid, junto al barítono Tomeu Bibiloni en el papel de Don Quijote, el tenor Gerardo López como Maese Pedro y la mezzosoprano hispano-argentina Marisa Martins como niño Trujamán fueron los protagonistas de esta compleja y sorprendente ópera titiritera, que mezcla sonidos de diferentes épocas -por ejemplo, introduce la clave- y estilos -folclore y vanguardia-.

La dirección de escena, de los títeres de hasta ocho metros de altura, la escenografía y las proyecciones que se introducen tras el prólogo -un concierto para clave, flauta, oboe, clarinete, violín y violonchelo que abrió el espectáculo- son obra de Enrique Lanz, nieto de Hermenegildo Lanz, el pintor y grabador amigo de Manuel de Falla, que ayudó al compositor en el estreno de la pieza en París hace 92 años.

'El Retablo de Maese Pedro', de una hora y diez minutos de duración, resulta una obra intensa, original y rica en matices musicales que logra plasmar el alma de la novela y de la tierna locura de Don Quijote. De ahí, que haya diferentes planos de acción, confusión entre fantasía y realidad, ilusiones y aventuras también en esta ópera, que se hace realmente breve y que revela al mismo don Quijote que, como en la novela, vive siempre con intensidad la vida.

Marín: "Tenemos una deuda perpetua con Cervantes"

A la representación acudió el consejero de Cultura, Marcial Marín, que estuvo acompañado por el alcalde, Antonio Román y el delegado de la Junta, José Luis Condado, además de otras personalidades de la política local y regional, como el consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz. Atendieron a la prensa diez minutos antes del comienzo del espectáculo y en su intervención Román destacó la "gran calidad" del montaje y también agradeció a Marín "haber contado con Guadalajara" y "podido poner en marcha el Teatro Moderno".

Por su parte, Marín afirmó que el Quijote "lleva 400 años siendo el mejor embajador de Castilla-La Mancha y de España" y que hay "una deuda perpetua con Miguel de Cervantes, que ha sabido mejor que nadie definir y poner en valor el paisaje y las bondades de la gente de Castilla-La Mancha".