El XXIV Tenorio Mendocino será "más fresco y pícaro"

El Tenorio Mendocino recupera la Plaza de Santa María para iniciar este viernes el mito y rito de don Juan, que se repite el 1 de noviembre. •  En esta edición, hay nueve actores que estrenan papel y novedades en el itinerario de la segunda parte de la obra, debido a las obras en la calle Miguel Fluiters. •  Las Jornadas Mendocinas serán en noviembre con una exposición fotográfica y dos conferencias.


El XXIV Tenorio Mendocino recupera la Plaza de Santa María para recrear frente a la Concatedral la Hostería del Laurel, primera escena de la obra de José Zorrilla que representa la asociación Gentes de Guadalajara por 24º año consecutivo en la Guadalajara mendocina. Los pases este año serán el 31 de octubre y el 1 de noviembre a las 21 horas –aunque desde las 19 horas, habrá evocación de la Guadalajara del siglo XVI-. Se repite el mismo elenco del pasado fin de semana en Sigüenza, aunque hay duplicidad de papeles en el caso de doña Brígida –el viernes lo hará Josefina Martínez y el sábado, Angélica Santos- y en la Hermana Tornera –papel que se reparten Marisa Paños y Carmen Peña-.

Una de las grandes novedades es el grupo de nueve actores que se estrenan este año en papeles clave como el don Juan I (Jorge Bermejo),  doña Inés II (Helena Madariaga); Ciutti (Isaac Urrea) y don Luis (Luis Miguel García). 

Otra novedad es el itinerario que, sobre todo en la segunda parte del Tenorio, se desviará a causa de las obras de la calle Miguel Fluiters, por la calle San Juan de Dios. Desde esta última vía y a la altura de la Plaza de Oñate, existe una puerta de acceso al Infantado a través de los jardines. Por ahí, entrará el público, que estará auxiliado en este tránsito por policía local y tenorios. 

Complementarias a los dos pases del Tenorio, habrá Jornadas Mendocinas, aunque serán posteriores a la representación. Están previstas para los días 26, 27 y 28 de noviembre y consistirán en una exposición fotográfica apoyada en textos de la obra de Zorrilla con imágenes de gran formato de los fotógrafos Virgilio Hernando –autor del cartel de esta edición-, Paúl Rojas y Miriam Martínez Salaíces. Será en la sala de exposiciones del Centro Cultural IberCaja. Además, habrá dos conferencias: el día 27, José Mª Sanz Malo ofrecerá una mirada a los clásicos en ‘Tres genios y un cómico’ y el día 28, el Cronista Local José Antonio Suárez de Puga ofrecerá una ponencia titulada ‘El romanticismo en Guadalajara mendocina’. 

El Tenorio repite escenarios

La plaza de la Concatedral será la Hostería del Laurel, donde comienza don Juan su peregrinaje por el amor y la muerte. La segunda escena será en la Palacio de la Cotilla, que se convierte en el exterior de la casa de doña Ana de Pantoja. El Claustro del Convento de la Piedad es la celda de doña Inés, que tendrá que luchar entre sus pasiones terrenales y sus anhelos espirituales.

El Patio de los Leones acoge la conocida ‘escena del sofá’ en la Quinta de don Juan mientras que el Panteón de la familia Tenorio vuelve a recrearse en el exterior de la Iglesia del Convento de la Piedad para la quinta y la séptima. El zaguán del Palacio del Infantado acogerá la sexta y penúltima escena, que transcurre en el aposento de don Juan. 

Los previos estarán a cargo de Diego Borobia, Emilio Vereda, Marta Ruiz, Verónica Hita, David Esteban, Ana Chacón, Ricardo Manglano y Laura Chacón. La coreografía de bailes será dirigida por Gemma Mínguez. La música y los bailes lo pondrán en directo el grupo Las Colmenas, José Antonio Alonso y su grupo y el Orfeón Joaquín Turina.

Abigail Tomey se vuelve a hacer cargo de la dirección artística del espectáculo. Actriz y doña Inés durante las primeras ediciones del Tenorio, es la encargada de pulir a los actores y coordinar –aunque apoyado en la dirección técnica por Juan Aylagas y en regiduría por Felipe Sanz- a 150 personas, 19 de ellas actores con texto. “Un hándicap porque no son actores profesionales”, ha subrayado. Con ellos, hay un trabajo de mesa y un trabajo comprensivo que arranca con los ensayos el 15 de septiembre. Seis semanas de ensayos previos que este año se han reducido por la puesta en escena en Sigüenza. “Otro hándicap”, del que se ha mostrado “muy satisfecha y muy feliz por el resultado, porque ha habido que adecuar las escenas. He intentado poner la obra al servicio de los espacios y no al revés. Sigüenza es ya de por sí un decorado y nos resistimos a alterar la belleza de los espacios”. 

Tomey ha admitido que hay dos aspectos “más avasalladores” que la propia puesta en escena: “la ilusión y la esencia del Tenorio. Queremos hacer sentir a los espectadores, por eso intentamos mimar los detalles”.  Además, quiso resaltar que el Tenorio permite “crear una nueva red en las vidas de la gente que participa y eso ayuda a hacer más sólido el tejido cultural de la ciudad. Por eso, me parece fundamental el papel de las asociaciones”.

Este año, se notará un Tenorio “más fresco, mucho más ágil, más picaro” porque las personas que encarnan los personajes claves “también son así”, ha dicho la directora del montaje. “Jorge [Bermejo] es un chico muy amable, muy juvenil en su compostura mientras que Pedro [García Chaín] es más sereno y esa personalidad la traslada este año al papel del segundo don Juan”. También influye, reconoce Tomey, “la relación que hay entre ellos, que también se traspasa” al papel. Hay otros casos, como el de Juan Morillo, el único actor que ha pasado por compañías profesionales, y que encarna al Comendador, don Gonzalo: “Juan es un actor muy peculiar, apasionado, cada día hace un Comendador distinto… y yo le dejo volar”. 

"Siempre se hará el Tenorio, aunque sea con velas" 

El Tenorio cuenta con idéntico presupuesto a 2013, 22.000 euros, de los que el 80% son aportados por el Patronato Municipal de Cultura y el 20% restante, la Diputación Provincial. Además, el Ayuntamiento de Mazuecos a través de su Soldadesca presta los trajes que lucen los Tercios de Flandes (el grupo de Tambores de la Cofradía de La Pasión del Señor de Guadalajara). Pese a ser una Fiesta de Interés Turístico Regional, la Junta colabora con la asociación cediendo el salón de actos del Infantado para las dos conferencias de las Jornadas mendocinas.

“El Tenorio es un referente de la cultura en Guadalajara como lo puede ser el cuentacuentos… entendemos que todas las administraciones hacen lo que pueden”, ha afirmado José Vegas, presidente de Gentes de Guadalajara. Independientemente del presupuesto, “siempre se seguirá haciendo el Tenorio”, ha añadido Tomey. “Aunque sea con velas”, ha apuntado Juan Aylagas. “Tener más dinero no incrementará la calidad ni la ilusión”, han coincidido. Ya lo dice su slogan: Estilo y sigilo.

Artículos Relacionados