Amor, humor y pasión por el teatro

Una docena de alumnos de la Escuela Municipal de Teatro se estrenó este jueves sobre las tablas del Buero Vallejo, con la puesta en escena de ‘Historias de Amor y Humor’. • Los actores representaron siete pequeñas piezas cómicas que fueron seguidas y aplaudidas por un público que ocupaba algo más de la mitad del aforo del teatro de su ciudad.


Los nervios de última hora quedaron ocultos entre bambalinas cuando a las 19:30 de este jueves se abrió el telón del escenario principal del Buero Vallejo para que una docena de alumnos del primer curso de la Escuela Municipal de Teatro de Guadalajara pisaran por primera vez las tablas ante público real.

A lo largo de todo el curso, estos aprendices de actores, amantes del arte de la dramaturgia, han aprendido a meterse en la piel de sus personajes. Su examen final de curso de dicción, expresión corporal y otras herramientas tuvo lugar ante un teatro Buero Vallejo, cuyas butacas estaban en la mayoría de las casos ocupadas por un público benévolo y entregado, como corresponde a familiares y amigos, que con sus risas y aplausos concedieron buena nota a estos actores y actrices.

Durante hora y media interpretaron siete pequeñas piezas en las que daban vida a personajes de muy diferentes perfiles y registros, con textos de J.L. Alonso de Santos, Ángel García Pintado, Darío Fo, Raimundo Francés y los hermanos Álvarez Quintero. Marujas en la sala de espera de una consulta, líos de faldas, problemas conyugales, retablos costumbristas... situaciones todas ellas más o menos cómicas que los ya actores y actrices solventaron con gracia y desparpajo para gozo del público, que pasó una buena tarde de teatro.

Bajo la adaptación y dirección de Beatriz Serrano -una de las profesoras del curso-, los alumnos no sólo se ocuparon de salir a escena, sino que resolvieron las labores de atrezzo, vestuario, música y efectos de sonido, con la ayuda de los técnicos del teatro y de los trabajadores del Patronato de Cultura.

Este viernes, otro pase

Si ayer eran los alumnos del primer curso, este viernes el relevo lo toman los matriculados en segundo de la Escuela Municipal de Teatro, con la representación de todo un clásico, ‘Eloísa está debajo de un almendro’, de Enrique Jardiel Poncela.