Las compañías acusan a la Junta de “infravalorarlas”

La asociación regional Escenocam critica que “están evitando la entrada de ayudas” estatales para giras, al aplicar una baremación baja. • La Consejería da un "aprobado justo" a una obra con el Premio Max al Mejor Espectáculo Infantil. 


Para la Consejería de Cultura de Castilla-La Mancha, una obra que ha obtenido el máximo galardón de las artes escénicas en España no es una obra sobresaliente, ni siquiera notable, sino que merece apenas “un aprobado justo”. Un hecho que, denuncian desde la asociación gremial Escenocam, no es aislado, sino habitual en las valoraciones que ofrece la Dirección General de Cultura en Toledo para la recepción de ayudas económicas de las arcas estatales.

La directora de Teatro de Malta, Marta Torres, remitió el día 13 de junio una carta al consejero de cultura, Marcial Marín, en la que expone esta “infravaloración”. En su caso, había obtenido una puntuación de 9 sobre 15, equivalente a un seis sobre diez, por su obra ‘Alegría, palabra de Gloria Fuertes’, que no sólo ha girado por los principales escenarios del país, sino que además obtuvo en 2013 el Premio Max al Mejor Espectáculo de Teatro Infantil.

“La Dirección General de Cultura evalúa los proyectos de ayudas a la actividad teatral presentados al Ministerio de Cultura por las compañías de Castilla La Mancha aplicando unos baremos que dan como resultado la infravaloración de estos, dificultando así la entrada de estas ayudas económicas a nuestras región”, aseguran categóricos desde Escenocam, donde en varias ocasiones han denunciado diferentes fórmulas de marginación hacia las artes escénicas de las compañías de la región. 

Método de puntuación

El sistema es el siguiente: las solicitudes de ayudas a giras que presentan las compañías de todo el país al Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música del Ministerio de Cultura (INAEM) exigen una valoración previa por parte de las comunidades autónomas de origen de cada uno de los proyectos, que ofrecen una puntuación con un máximo de 15 puntos.

Esta valoración que hacen “es de vital importancia y tiene una consecuencia sobre la cantidad percibida por la empresa solicitante”, indican en Escenocam, que consideran que “este procedimiento no solo ha afectado negativamente a esta compañía” en concreto, sino a otras: todas las compañías asociadas han decidido reclamar las puntuaciones de 2013 al INAEM, con el resultado de que “ninguno de los proyectos de nuestros asociados obtuvo la máxima puntuación y la mayoría obtuvieron 9 puntos”. 

Desde la asociación teatral exigen “otro método que arroje un resultado más acorde a la valoración general de todo el país y que propiciaría la entrada de más ayudas a la región” y achacan que, el hecho de no haberse hecho así, responde a “la mala fe o la incompetencia”. Y, así, exigen que “se aparte del servicio a la persona o personas responsables de dificultar la entrada de recursos procedentes del INAEM a nuestra comunidad”. A su juicio, “sería imprescindible que al frente de nuestro gobierno estén personas que crean que apoyar las artes escénicas económicamente es una responsabilidad que no pueden derivar en terceros y mucho menos eliminar”.

Ya hace algo más de un año Escenocam emitió un informe en el que valoraba el modo en que las políticas emprendidas por la Consejería de Cultura afectaban a las compañías regionales en lo tocante al descenso de ayudas o los recortes en la antigua Rede de Teatros, el actual Programa de Artes Escénicas de Castilla-La Mancha.