El arte de la evanescencia

Juan Tamariz cerró el domingo 'Por arte de magia', llenando el Buero Vallejo con su espectáculo 'Magia Potagia', donde demostró su destreza como cartomago y su humor imbatible. • El festival, en su séptima edición, arrancó con una gala de micromagia con la presencia de los magos alcarreños Adrián Vega y Jaime Fermín, que prologaron al cartomago Dani Aortiz. • La gala del sábado contó con la presencia de números internacionales y variados donde la magia se mezcló con otras artes escénicas como la acrobacia, el mimo o el clown.


Tamariz es ya como de la familia. Conmueve a muchas generaciones y una prueba fue la mezcla de público que anoche se sentaba en las butacas del Teatro Buero Vallejo, prácticamente lleno. El gran mago madrileño cerraba el festival Por Arte de Magia que durante casi toda la semana ha derramado ilusión por colegios, centros de educación especiales, el Hospital, la sala Tragaluz y el teatro municipal. Esta edición, dirigida bajo la 'varita mágica' del mago Jorge Blass, ha tenido los mismos ingredientes de siempre pero con un cierre esperado desde hacía varias ediciones.

Tamariz presentó 'Magia Potagia', el espectáculo con el que está girando en estos momentos. Un show dividido en dos partes con un descanso de diez minutos en el que también colabora con unos breves números su mujer, la maga colombiana Consuelo Lorgia, que ejerció de mentalista, y el joven mago Manuel Vera, director de estudios de la Escuela de Magia de Ana Tamariz, que sorprendió con la ilusión de las sombras chinescas.

Tamariz barajó su humor con trucos, mostrando además de su agilidad con las cartas -su gran baza, sin duda- una destreza novedosa: la telepatía. Para ello, mostró un número simpático donde no se trataba de acertar la carta que pensara un espectador voluntario, sino el naipe que pensara un familiar de ese espectador, con el que se contactó a través del teléfono móvil. El más difícil todavía.

En cada número, Tamariz se sirvió del público -el de las primeras filas, pero también el del anfiteatro- y de esa música que sale de su mítico violín invisible y su garganta, con la que celebra que sus trucos salen siempre. Tamariz es entrañable, hace gala del mismo humor de siempre -no envejece- y se convierte en un ilusionista que irradia alegría y transmite la pasión por lo que hace, ya sea con las cartas, con una pizarra o con la magia de cerca: el arte de lo evanescente.

La vistosidad, el sábado

La Gala Internacional del sábado cumplió con uno de los objetivos que persigue: la vistosidad. Si el año pasado, estuvo llena de preciosismo; en esta ocasión, contó con maestros de récord guiness como los alemanes Sos&Victoria, fugaces y sorprendentes en el cambio de vestuario; la española Elena Vives, acróbata, actriz y mimo, que firmó los números más poéticos y plásticos de la noche, junto al acróbata y actor Diego García; el propio Jorge Blass, haciendo protagonistas a los más pequeños; el francés Jerome Murat, con su número de la estatua de dos cabezas, donde realiza un ejercicio de mimo y magia, un diálogo entre dos conciencias con un enigma constante: ¿cuál es su rostro verdadero?.

El Gran Fetuccini, maestro de la magia cómica, mezcló clown con magia en un espectáculo donde todo parece un desastre, arma con el que arranca sonrisas. Por su parte, el Campeón Nacional de Manipulación, Nuel Galán, demostró por qué ostenta el título desde el año pasado.

La apertura del Festival, el viernes, se hizo con magia de cerca, en la pequeña sala Tragaluz, en sendos pases. El primero, con cerca de 80 espectadores; el segundo, más concurrido.

Abrió Jorge Blass, presentador de esta gala que coronó Dani Aortiz, considerado uno de los mejores cartomagos del mundo. Abrieron boca dos talentos locales: Adrián Vega, Campeón Nacional de Cartomagia en el Congreso de 2013, celebrado en Guadalajara y Jaime Fermín, Subcampeón Nacional de Mentalismo. Vega, todo humor, es un verdadero artista con las cartas, que sorprende y deja con la boca abierta. Su destreza, micromagia, se pudo seguir de cerca gracias a una cámara instalada cerca de la mesa de juego y una pantalla que engrandecía el espectáculo; Fermín, más misterioso, trazó el pensamiento en una pizarra, consiguiendo el mismo efecto en el espectador: el pasmo. Al fin y al cabo, en eso también consiste la magia.


Nogueroles: "Ya trabajamos para la edición de 2015" 

La concejala de Cultura, Isabel Nogueroles, se ha mostrado "absolutamente satisfecha" por la séptima edición del festival 'Por Arte de Magia'.  Se han celebrado 32 sesiones de magia, entre las celebradas dentro del recinto teatral y las realizadas en centros escolares, Hospital General, Las Encinas y el CAMF. En total, han disfrutado de los diferentes espectáculos unas 5.000 personas. 

“Hemos puesto el listón muy alto”, ha señalado Isabel Nogueroles, concejal de Cultura, y por eso “la respuesta del público es, año tras año, mejor”. Así lo ha manifestado durante la presentación de la programación del Buero Vallejo en la Sala Tragaluz del Teatro Auditorio.

La edil ha resaltado la colaboración de los profesionales que han participado este año y también, de la Fundación Abracadabra y la "elegancia y plasticidad" de la gran gala internacional del sábado, que fue "variada y completa". Llenó el aforo igual que ocurrió con el espectáculo del "maestro de la magia Juan Tamariz". Nogueroles ha admitido que ha sido "el más demandado en estos siete años" y que cree que "se sintió muy a gusto, fue una gala sorprendente y demostró que es el mejor mago".

 Nogueroles ha finalizado admitiendo que "ya se está trabajando en la preparación de edición de 'Por Arte de Magia' 2015”.