¡Cuidado con la cocinera!

'No te vistas para cenar' resulta una comedia blanca, proclive a la risa, donde la madeja se va enredando hasta asfixiarse y no hay cabida para más complicaciones. • La actriz Aurora Sánchez borda el papel de cocinera, provocando la carcajada en cada intervención. • La obra es una versión del montaje original estrenado en París en 1987 bajo el título 'Pijamas para seis'.


En 'No te vistas para cenar' nada es lo que parece y todo el mundo finge ser quien no es para no ser descubierto. Pero no se trata de un thriller o un misterio sobre las tablas. Es una comedia pura, con los ingredientes necesarios para contagiar la risa: mujer, marido, amante, amigo... y cocinera. En esta comedia donde cada vez que la puerta se abre, aparece una complicación, la pareja de actores Jesús Cisneros y Yolanda Arístegui -a su vez productores teatrales del montaje- son el marido y la mujer de donde todo parte. 

Son Fernando y Mercedes, un matrimonio de mediana edad. Él aprovechando que ella tiene que ir a visitar a su madre, invita a su amante, Susi, a pasar el fin de semana con él, y también a un amigo suyo -Carlos- para tener una coartada, en principio perfecta. Incluso ha contratado una cocinera, Susana, para que la velada sea inolvidable. Un argumento ligero que resulta un petardo a punto de estallar desde que suena el teléfono por primera vez. 

Unos 700 espectadores disfrutaron anoche de este montaje, el tercero que presentan Cisneros y Arístegui -propietarios de Descalzos Producciones-, en Guadalajara, tras las comedias 'Sé infiel y no mires con quién' y 'Rumores'. El público no paró de reir durante la hora y media larga que dura la propuesta, aunque la carcajada se desataba, sobre todo, cada vez que la cocinera -una estupenda Aurora Sánchez- abría la boca. 

El reparto se completa con el actor Antonio Vico, que se mete en la piel del amigo al que está a punto de dar un infarto a cada momento y la escultural Cuca Escribano, que llega embutida en un abrigo de Chanel y termina colocándose el delantal. 

El equilibrado conjunto de actores que dan vida a este montaje de bonita escenografía ha sido dirigido por el joven actor y director José Troncoso (actor en musicales como 'Hoy no me puedo levantar' o en anteriores montajes de Cisneros-Arístegui). Troncoso ha hilado un perfecto vodevil para pasar un rato divertido sin más: la futilidad del teatro, que también existe. 

La versión que se pudo ver anoche no es la original, firmada por el dramaturgo suizo Marc Camoletti y estrenada en París en 1987 bajo el título 'Pijamas para seis'. Se trata de una reescritura que se estrenó en Londres en 1991 y el año pasado pudo verse en los escenarios de Broadway. 

'No te vistas para cenar' resulta, en definitiva, una comedia blanca, ideada para la risa, donde la madeja argumental se va enredando previsiblemente hasta asfixiarse -rozando el hartazgo al final- y donde no hay cabida para más complicaciones. O tal vez sí. Sólo falta que la cocinera abra la puerta.

Fotos: E.C.