Un Shakespeare cubano y fados, en el Buero Vallejo

El Ballet Nacional de Cuba que dirige Alicia Alonso y la cantante de fados Mísia protagonizan el doble menú del fin de semana en el Teatro Buero Vallejo, que además acoge la exposición de trajes del Tenorio. • Este viernes la compañía cubana pondrá en escena la versión de 'Romeo y Julieta' en el montaje 'Shakespeare y sus máscaras' mientras que el sábado, la fadista presentará su último álbum 'Delikatessen Café Concierto'.


La historia entre Romeo y Julieta podría ser un fado. Lo podría cantar la misma Mísia, la cantante portuguesa para la que José Saramago escribió canciones, la misma trovadora que levanta pasiones al actor y director John Turturro, la cantante que despierta más culto sobre unos sentimientos sin idioma. Lo demostrará este sábado con su último disco 'Delikatessen Café Concierto', un álbum donde ha querido reunir sus canciones favoritas huyendo de prejuicios culturales. Fados, tangos, boleros, copla, canción de autor, chanson francesa, suenan mientras al piano desgranará notas el maestro italiano Fabrizio Romano.

Mísia llegó al fado en 1990 y se ha convertido sino en la más importante, en una de las voces cruciales de este género en la actualidad. Dicen de ella que es sofisticada, dramática, intelectual y que no entiende el fado como algo triste sino como algo que es puro sentimiento. Siempre ha dado una vuelta de tuerca en la canción. Cuando no ha versionado a los Nine Inch Nails, lo ha hecho adaptando a los Joy Division, Camarón o colabora con Iggy Pop, como ha hecho en este último álbum de estudio. Es considerada en su país "la anarquista del fado" porque a ella le tocó modernizar el género, recientemente declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Esta pionera, este espíritu libre se ha convertido desde 1993 en la segunda artista, tras la conocidísima Amália Rodrigues, que canta fados en los escenarios más importantes del mundo.

Shakespeare y sus máscaras

Transgresora también es Alicia Alonso, bailarina cubana que fundó el Ballet Nacional de Cuba en 1948, convirtiéndose hoy en una de las más prestigiosas del mundo y una de las más importantes dentro de la cultura hispanoamericana contemporánea. En sus inicios, la línea del Ballet respetaba la tradición romántica y clásica pero al mismo tiempo, estimulaba el trabajo creativo de coreógrafos que buscaban también una línea contemporánea. Versiones como 'El Lago de los Cisnes' o 'Giselle' se acompañaron con otras más renovadoras como 'Petruschka' o 'La siesta de un fauno', d ela escuela rusa de Diàguilev.

Desde la revolución de 1959, el ballet tomó su nombre actual y si bien continúan manteniendo un repertorio tradicional, se han incluido obras que miran de frente a la coreografía más moderna, desarrollando además nuevos géneros relacionados con la danza como la música o las artes plásticas. Lo que llega este viernes al Teatro Buero Vallejo es una versión de 'Romeo y Julieta', renombrado 'Shakespeare y sus máscaras', que firma José Ramón Neyra. Con coreografía de Alicia Alonso y música de Charles Gounod, el espectáculo está protagonizado por Leandro Pérez, en el papel de Shakespeare, el vendedor de máscaras; Víctor Estévez, que da vida a Romeo Montesco y Viengsay Valdés, que será Julieta Capuleto.

Ambos espectáculos comienzan a las 20 horas. Las entradas para el concierto de Mísia cuestan 12 euros y para la actuación del Ballet Nacional de Cuba, 15 y 18 euros.

 

Artículos Relacionados