Verso y reverso de los cuentos

Comando Teatral representa a las puertas del teatro Moderno ‘Al otro lado del verso’, en su participación en el ciclo reivindicativo ‘En la puñetera calle’. • La función ha encadenado varios cuentos hasta derivar en una fiesta rica en rimas, adivinanzas, trabalenguas, palmas y canciones que han exigido al público su involucración. • Amigos del Moderno ironiza con las explicaciones del consejero Marín por el cierre del teatro y exige públicamente que la Junta ofrezca el informe en el que se basan ahora para decir que el edificio es peligroso.


Pura verborrea en verso. Comando Teatral ha desatado un festín de rimas, trabalenguas, canciones, palmas y coreografías sobre un fondo colorido del improvisado escenario para su participación este domingo en el ciclo reivindicativo ‘En la puñetera calle’ de Amigos del Moderno. Con objetos reciclados como atrezzo y mucha imaginación para cantar y contar historias inventadas y rediseñar personajes, las dos actrices de esta compañía alcarreña han llenado una hora de espectáculo en el que tampoco han faltado adivinanzas y canciones entre cuento y cuento en verso.

Porque lo peculiar de esta función, que es un paso más de su original ‘Ras-ras, lejía y aguarrás’, radica en que todos los cuentos son en verso. La musicalidad está garantizada, a veces añadiendo uno o dos puntos de gracia en una función con un apabullante ritmo de palmas y rimas, fundiendo cuentacuentos y teatro para chavales.

Aprovechando los escritos de la albaceteña Eva María Sánchez, las actrices de Comando Teatral han arrancado relatando las andanzas de la gallina Pipiripinta y del pez Andrés. Después se han puesto flamencas para montar una caseta de la Feria de Abril a las puertas del Moderno y contar el cuento de "una lenteja vieja que un bandolero echó a un puchero", así, con rima y a golpe de castañuela.

En la segunda parte han venido las adaptaciones de dos clásicos terroríficos. En primer lugar, la historia de un Dr. Frankenstein que crea un monstruo que acaba congeniando con una niña, un Frankie que, a decir verdad, acaba por resultar muy poco peligroso. Tampoco es tan fiero como lo pintan el Drácula de Comando Teatral, mucho menos después de quedarse sin colmillos tras su visita al dentista.

La traca final del espectáculo ha exigido palmas del público y la participación sobre las tablas (en este caso la simple acera) con un popurrí de algunas de las canciones entonadas anteriormente y una coreografía con la que resultaba imposible acabar manteniendo el equilibrio. Un espectáculo divertido para una tarde primaveral de domingo: "La próxima vez esperamos vernos dentro", se despidieron.


“¿Es el Moderno peligroso porque hay fantasmas?”

Antes del inicio del espectáculo, la presidenta de la Asociación de Amigos del Moderno, Susana Martínez, ha tomado la palabra para analizar públicamente las explicaciones ofrecidas esta semana por el consejero de Cultura, Marcial Marín, en su visita a Guadalajara para inaugurar el ciclo ‘El teatro viene de la escuela’, que siempre se había celebrado en el Teatro Moderno.

Ahora que el consejero albaceteño ha asegurado de viva voz que hay “deficiencias técnicas” en el edificio del teatro, la asociación exige que ofrezca el informe que así lo determinaría, a lo que la Junta se ha negado con el Cineclub Alcarreño, que ya lo había solicitado formalmente, así como que concrete de qué deficiencias se están hablando, cosa que el consejero dejó sin aclarar en su intervención ante los medios de comunicación.

“Queremos saber porqué es peligroso”, ha solicitado públicamente Martínez, después de recordar que desde junio del año pasado es la primera vez que el consejero ofrece “al fin” esta explicación, después de otras evasivas anteriores, como que iba a ser privatizado. Ante la falta de detalles, Martínez ha ironizado con que “igual es peligroso porque hay fantasmas” y ha recomendado a los ciudadanos “que tengan cuidado al pasar por delante del teatro porque es peligroso”.


Crónica del espectáculo en imagenes:

 

Fotos: R.M. 

Artículos Relacionados