El bello baile de Chaplin

Unos 200 espectadores asistieron al tercer espectáculo de ATAquilla, 'Charlie', de la compañía de danza Fernando Hurtado. • Una propuesta que conjugó teatro, música -hasta en directo- y danza -ballet, contemporánea...- para deleitar al público con un viaje escénico por la vida y obra de Charles Chaplin.  El montaje resulta un repaso por parte de su filmografía, la música de sus películas, su forma de andar, de vestir y de sentir la vida. Humor y ternura.


Charles Chaplin mezclaba humor, ternura y crítica en sus películas. Utilizaba la danza, el ridículo, la risa, la sencillez y dulcificaba esa mirada al mundo en blanco y negro, llena de gestos y andares abiertos. El espectáculo 'Charlie' de la compañía de danza Fernando Hurtado logró eso en apenas 11 metros de escenario, sobre las tablas del Teatro Buero Vallejo, donde unos 200 espectadores asistían en primerísima fila -todo un lujo estar tan cerca de los actores- a este viaje sonoro, teatral y lleno de movimiento por el universo de Charles Chaplin.

Chaplin es mucho más que sombreros y bastones, más que su característico andar, más que sus clásicas botas. Es un payaso, un bailarín, un soñador, un mimo, un actor que es capaz de convertir un combate de boxeo en una danza donde terminas arrancando carcajadas o de transformar un cortejo, una declaración de amor en algo terriblemente tierno, sin rastro de cursilerías. Toda una heroicidad llena de belleza.

La compañía de danza Fernando Hurtado, que consiguió con 'Charlie' el Premio al Mejor Espectáculo de Danza-Teatro en el Festival Europeo de Teatro para niñ@s FETEN 2012, plasma todas esas características con maestría y cariño, acertando con su puesta en escena en blanco y negro, mezclando prácticamente todas las disciplinas artísticas.

Sobre todo, hubo danza, claro, pero la han aderezado brillantemente  con la música -en la pieza final, hasta una bailarina cantó en directo mientras en off, dos bailarines tocaban la guitarra en riguroso directo- y una fuerte carga dramática que intensificaba la alegría y la tristeza, tan propias de las obras de Chaplin -hubo mucho mimo, bastante gesto-.

Realzó la propuesta las diferentes proyecciones de películas como 'Tiempos modernos', 'Luces de la ciudad', 'The champion' o 'Those love pangs y juegos escénicos como su encuentro con la policía -clásica en sus películas- donde resulta graciosamente patoso o la lucha por una chaqueta, que Fernando Hurtado transforma en danza sin más.

'Charlie' es también un homenaje al cine mudo, una mirada al pasado, una forma de recordar, como dice el propio Hurtado, que en "tiempos revueltos", incluso con unos pantalones rotos, incluso con nada en los bolsillos y poca suerte en la vida "pero con mucha voluntad de encontrar trabajo y nuestra integridad, nada está perdido. Siempre, siempre, estaremos marchando hacia algún lugar". Así terminaba Chaplin casi todas sus películas y "esa es, en verdad, nuestra esperanza".

Galería de fotos del espectáculo:

Fotos: E.C.