Un grito de auxilio desde los escenarios

Las cotizaciones entre las compañías de teatro profesionales se han reducido casi a la mitad, síntoma directo de la bajada de funciones. • La subida del IVA y la transformación de la Red de Teatros de Castilla-La Mancha, principales factores de la crisis del sector. • La agrupación regional Escenocam alerta del “cierre de muchas empresas y de la hibernación de muchas otras”. • El presupuesto regional en este área ha descendido de 6,7 a 1,5 millones de euros desde 2008.


Aunque este año Ultramarinos de Lucas está celebrando su mayoría de edad, sus 18 años de actividad profesional, el público alcarreño no ha podido verlos en ningún teatro de la ciudad. Han tenido una actuación improvisada a las puertas del Teatro Moderno, cerrado, dentro del ciclo 'En la puñetera calle...' de la Asociación de Amigos del Moderno. Y han actuado también en el Teatro Arriaca de Marchamalo y en la Casa de la Cultura de Alovera, presentando un nuevo montaje, 'PeZes'... Y, por supuesto, han soplado las velas de la manera que mejor saben, interpretando su ‘Pinocho’, pero en la sala madrileña Cuarta Pared.

Algo falla, opina la Asociación de Compañías Profesionales de Artes Escénicas de Castilla-La Mancha, Escenocam, con sede en Guadalajara. Algo falla, dice su presidente Joseba García, cuando el que tal vez sea en estos momentos el grupo alcarreño profesional de teatro más prestigiado y en forma no celebra entre paisanos estos números tan redondos.

Escenocam ha dado la voz de alarma en su informe titulado ‘Presente y futuro de las compañías de artes escénicas de Castilla-La Mancha’, que señala como principales palancas de esta crisis del teatro la subida del IVA cultural al 21%, la eliminación de ayudas por parte de la Administración regional y la transformación de la antigua Red de Teatros de Castilla-La Mancha en un nuevo modelo de programación, el llamado Programa de Artes Escénicas de Castilla-La Mancha.

La asociación, que agrupa a diez compañías (siete de ellas de Guadalajara), tiene previsto convocar una rueda de prensa en la capital arriacense, como ya hiciera hace unos días a nivel regional en Albacete, para trasladar las preocupantes conclusiones de su informe y exigir diálogo y un cambio de políticas a las autoridades culturales.

El recorte en la Red de Teatros

La tranformación del modelo de gestión del circuito escénico que mantenía la Junta y el recorte en escenarios y obras (especialmente en la provincia de Guadalajara) es una de las principales causas de los problemas que atraviesan las compañías profesionales en la región: “Este programa ha sido el que ha incentivado la profesionalización de muchas de las compañías de Castilla – La Mancha y su adelgazamiento está amenazando esa profesionalización y provocando el cierre de algunas empresas y la hibernación de muchas más”.

Escenocam asegura que el número de funciones en la antigua Red de Teatros se ha reducido a un tercio entre 2008 y 2012, mientras que el caché de las compañías ha disminuído un 55%.

Estos datos se reflejan en el ahorro de gasto de la Consejería de Cultura en este circuito de representaciones escénicas en las cinco provincias. “El dinero destinado a contratación de espectáculos de producción castellano-manchega será en 2013 inferior al 20% del que se destinaba en 2008 y en esas cantidades se incluyen las aportaciones de la Junta y de los Ayuntamientos que participan en el programa”, de modo que, al descender también la parte de financiación de las arcas regionales, resulta que Toledo “apenas destina el 15% de lo que se destinaba en 2008”. La asociación se pregunta si todas las partidas del presupuesto regional “han tenido una reducción del 85%”, como ocurre en este caso.

“En Guadalajara, incluso peor”

“En Guadalajara el panorama es incluso peor”, señala Joseba García, porque se han quedado fuera del circuito ayuntamientos tan importantes como Azuqueca, Horche o Humanes, por diversas causas, a veces achacables a las propias administraciones locales. De hecho, es la provincia con menos escenarios en el circuito, con sólo 13, frente a los 27 de Albacete y los casi 50 de Toledo.

También las empresas alcarreñas salen peor paradas. Las compañías participantes, Ultramarinos de Lucas, A Priori Producciones, Tragaleguas y Universalmix apenas “podrían sumar diez funciones” esta temporada entre todas ellas, de las más de 400 programadas en el circuito regional.

La asociación también alerta de la gran proporción de espectáculos contratados con un caché 2.000 euros, IVA incluido. “La disminución sufrida por los cachés no solo está repercutiendo en la calidad de los espectáculos que giran si no que fomenta la economía sumergida ya que es muy poco probable que cobrando ciertas cantidades se cumplan con las obligaciones tributarias y de profesionalidad”.

Frente a los datos que denuncia el sector, el consejero Marcial Marín defendió durante la presentación del circuito primaveral que las actuaciones contratadas demostraban “el firme propósito del Gobierno regional por favorecer el tejido empresarial de Castilla-La Mancha”, a la vez que su reconversión ahondaba en una “gestión de los fondos públicos eficaz y transparente”.

Supresión de las ayudas regionales

Otro aspecto también está mellando la capacidad competitiva de las compañías fuera de las fronteras regionales. La desaparición de las ayudas directas a las agrupaciones en 2011 las ha llevado a una “situación de inferioridad con las compañías del resto de las comunidades autónomas”. Esto lleva a “un círculo vicioso difícil de romper”: para amortizar los montajes, las compañías cobran más en taquilla; y, por tanto, compiten peor con aquellas otras de fuera de la región que sí cuentan con ayudas, porque en el resto del país ha habido ajustes pero no supresiones.

El resultado, según Escenocam, es de absoluto riesgo para muchas compañías: “Esta disminución de los ingresos, sumada al esfuerzo realizado al producir sin ayudas públicas, nos ha descapitalizado por completo, encontrándonos en la actualidad sin recursos para afrontar nuevas producciones y poder mantener la actividad”.

Escenocam también critica los recortes que se han producido en la Feria de Artes Escénicas de Castilla-La Mancha, que desde su reimpulso en 2006 venía reuniendo entre 200 y 300 profesionales al año. El descenso del presupuesto está también aquí en consonancia con lo que ocurre con la Junta, en general, para este sector, que ha pasado de invertir 6,7 millones de euros en 2008 a poco más de 1,5 en la proyección de gasto de este año.

La subida del IVA

Y para colmo, como se podría decir, la subida del IVA. Como en el cine y en el resto de industrias culturales, también el incremento de este impuesto al consumo ha llevado a las artes escénicas “a una situación de emergencia sectorial”, como ya denunciaba en marzo la federación de asociaciones, Faeteda. El daño producido en todo el país ha sido tal que ha volteado unas circunstancias que no eran del todo negativas en relación con el panorama generalizado: “Antes del aumento del IVA mantenían una capacidad de resistencia a la crisis superior a otros sectores. Este aumento es la causa principal del grave deterioro sufrido en los últimos meses”, denuncia el informe de la asociación, que recuerda que el resto de países mantiene un IVA reducido para la cultura, como piden para España, con su demanda de situarlo en el 10%; y recuerdan que “países como Holanda, Portugal o Francia, han rectificado la medida” después de tomarla, como ha ocurrido en España.

Lejos de hacerlo, el Gobierno central la mantiene, incluso con la oposición del ministerio del ramo, aunque el secretario general de Cultura, José María Lasalle, ha declarado recientemente que espera “revertir lo antes posible” la subida del IVA en el mundo de la cultura.  El propio dirigente reconocía que la medida ha distorsionado “el conjunto del escenario cultural”.

“El IVA ha repercutido sobre todo en las taquillas tanto en los ingresos como en espectadores”, que han caído más del 30%”, la mitad de lo cual es achacable al IVA, explica García, que es también responsable de A Priori Gestión Teatral.

Las consecuencias

La “ilegalidad” de muchos montajes y “la desprofesionalización” del sector, cuando no los cierres de estas empresas, son dos de las consecuencias inmediatas si se mantiene la situación, según alerta la asociación regional, que asegura que sus compañías han reducido de media un 43% sus cotizaciones a la Seguridad Social y las aportaciones al IRPF un 64%. Esto significa, puntualiza García, que las compañías profesionales hicieron aproximadamente la mitad de funciones el año pasado.

La crisis de las compañías también se traslada al tipo de propuesta que se plantea al espectador, con un incremento del monólogo (como también ocurre con otros géneros periféricos, como la narración oral). “Pero las compañías profesionales compiten en un entorno nacional y para eso necesitamos espectáculos con ciertos estándares de calidad. Para contratar un espectáculo menor, ya tienen el de al lado, no te llaman”.

Escenocam espera abrir una vía de diálogo con la Consejería de Cultura, pero “la única reacción” a la rueda de prensa en Albacete pasó por el desmentido por parte del director general Francisco Javier Morales de un dato sobre el cobro del director artístico de la Feria de Artes Escénicas, a pesar de que la asociación aportó documentos con los datos concretos.

En Guadalajara, la crisis de las compañías se suma a la eliminación de escenarios y funciones: desaparició la antigua muestra de teatro urbano (FUT) y el año pasado cayó el Certamen Nacional Arcipreste de Hita, aunque ahora la Agrupación Teatral Alcarreña ha recuperado un ciclo llamado ‘ATAquilla’; Titiriguada, el festival de títeres y teatro total, acaba de perder la organización de Gozartes y se ha involucrado en una nueva aventura con gestión privada. Mientras, el Moderno, buque insignia del teatro de pequeño y mediano formato, ha bajado el telón sin fecha para volver a elevarlo.

Imaginen las tablas del teatro resquebrajadas, a punto de venirse abajo y de hundir a los actores que interpretan sobre el escenario. Es lo que está a punto de suceder, según Escenocam, que alerta de la desaparición de compañías y la situación de “hibernación” de otras. Dentro de dos años, Ultramarinos de Lucas celebrará dos décadas de actividad profesional. Veremos cómo y dónde.