Cierra el Teatro Moderno de la capital

Ha fracasado el plan alternativo de la Junta, la privatización • Se despedirá al personal del teatro, como a las técnicos del Museo Provincial y la Biblioteca Pública. • Cineclub Alcarreño estudia si se traslada al San José, donde las proyecciones serían "de peor calidad".


Tras casi 20 años de actividad, el Teatro Moderno cierra sus puertas por razones económicas. No abrirá a partir de octubre, según confirma a Cultura en Guada Alberto Sanz, presidente de Cineclub Alcarreño, una de las asociaciones afectadas por la decisión de la Junta de Comunidades. Cineclub, que proyecta en el Moderno cine en versión original, emitió este jueves un comunicado a sus socios a través de su página en facebook para difundir la noticia, que el Gobierno regional les comunicó a ellos el miércoles.

El cierre del Moderno no sólo paraliza una programación cultural que abarca todas las disciplinas artísticas y géneros e incluía campañas de teatro escolar y cine para adultos y pequeños, sino que implica el despido del personal, entre ellos, la técnico del Moderno, que llevaba más de 15 años como responsable de este espacio escénico.

El director general de Cultura, Javier Morales, sopesaba el pasado mes de marzo que fuera una compañía la que gestionara el teatro a partir de otoño e incluso afirmó que habían tenido alguna conversación con el Ayuntamiento de Guadalajara para ver si esta institución estaba interesada en su explotación.

Meses más tarde lo confirmó el delegado de la Junta en Guadalajara, José Luis Condado: “la gestión del teatro Moderno se privatizará”, dijo, para explicar después que la decisión se tomaba porque la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal “apuesta por la cultura y quiere que todas estas iniciativas sigan adelante. La idea es sacar a licitación la explotación del Teatro porque se reformó hace muy poco y está en inmejorables condiciones”.

El Cineclub Alcarreño, en el aire

El presidente de Cineclub Alcarreño, Alberto Sanz, reconoce a Cultura en Guada que el cierre del teatro Moderno y el despido de su personal les ha “afectado bastante”, y que su futuro pasa por dos alternativas: la negociación con la Junta de Comunidades para permanecer en el Moderno la próxima temporada –“la esperanza es lo último que se pierde”, dice Sanz- o, si esto no ocurriera finalmente, mudarse al espacio alternativo que Junta y Diputación les han ofrecido hasta el momento: el colegio San José.

“Si tenemos que marcharnos, nos iremos”, dice, pero admite que esto supondría “una pérdida de calidad” en las proyecciones porque “aparte de los multicines, que es de una empresa privada; el Moderno es la mejor y única sala cinematográfica de Guadalajara”, pese a admitir que el sonido es mejorable.

Además, Sanz rubrica la inmejorable situación del Moderno, un espacio cultural “céntrico”, algo que, en su opinión, los espectadores agradecen. Con el cierre del teatro, se cierra más el abanico de ofertas culturales en el centro de la capital.

El salón de actos del San José se ha reformado recientemente y consideran que “puede ser un espacio que cumpla las condiciones mínimas para una proyección de cine”. No obstante, hay que estudiar la viabilidad para proyectar en 35 mm con un sonido aceptable, para lo que se requerirá “el estudio de un técnico”. No es la primera vez que Cineclub podría mudarse al San José, espacio que se sopesó “en su momento”, cuando el Moderno iba a ser objeto de una amplia restauración junto al Ateneo Municipal –proyecto que, de momento, está en el cajón-. La Agrupación Fotográfica ya sabe lo que es mudarse al San José, donde lleva desde que cerró el Ateneo.

Historia del teatro

El primer proyecto de edificación del Ateneo y el Moderno se remonta a 1917. La licencia de obra sea concedió en 1920, pero hubo que esperar a 1943 para que comenzara la construcción del edificio. El Moderno se concibe de manera independiente al Ateneo, quedando separados por un jardín interior. 

En 1994, el hasta entonces Cine Moderno, es reformado para albergar el actual Teatro Moderno. Para ello, se reconstruye el escenario, se crean los camerinos y se sustituyen las butacas, con un aforo de 200 espectadores. Se inaugura en octubre de ese año, con la ópera Serva Padrona. 

En 2005 se emprenden nuevas reformas en las que se modifica el escenario para adecuarlo a las necesidades técnicas de los grupos de teatro. A su vez, se adapta el proyector de cine a la tecnología Cinemascope, y su sonido se independiza para conseguir mayor calidad.

Más despidos

Además del cierre del teatro, con despido de personal incluido, a partir del 1 de agosto la técnico cultural del Museo Provincial, Mª Luz Crespo y la técnico de actividades de la Biblioteca Pública, Concha Carlavilla, también serán despedidas. Son las consecuencias en Guadalajara del ERE abierto en la empresa pública Fundación Cultura y Deporte de Castilla-La Mancha, que recortará el 70% de su plantilla.

El miércoles, trabajadores de la Biblioteca se concentraban frente a la sede de la Delegación de la Junta en Guadalajara contra los recortes que además del despido de Concha Carlavilla, su técnico de actividades, podrían suponer el “probable despido de 7 de los 10 funcionarios interinos” (la Junta baraja recortar el 80% de este tipo de puestos) que trabajan en la Biblioteca.

 

 

Artículos Relacionados