El teatro en casa inunda de arte la Arquitectura Negra

Durante toda la semana se podrá disfrutar de esta iniciativa • Las próximas citas serán en hoy en Robleluengo y mañana Majaelrayo • La entrada cuesta  10 euros • Existe una mayor interacción con el público en estas propuesta.


Carmina Pérez Soriano y Laus Fullana Gomila son las dos responsables de una novedosa iniciativa que pocas veces se ha visto en la provincia de Guadalajara. Se trata de la realización de representaciones teatrales en casas particulares, lo que permite un ambiente mucho más cercano y una mayor interacción con el público que asiste a la iniciativa.

Pero, ¿cómo consiguen estas dos artistas que personas a las que no conocen les cedan espacios de sus viviendas para que realicen su obra? Primero contactan con alguien de la zona y, a partir de ahí, les van surgiendo más actuaciones gracias a la calidad que ofrecen en escena. Esta novedosa idea ha tenido una acogida “muy buena” en Guadalajara.  

Hasta el momento se ha desarrollado en Tamajón, Campillo de Ranas y Valverde de los Arroyos, y en todos estos lugares la respuesta de los vecinos ha sido magnífica. De hecho, en este último municipio se tuvieron que hacer dos pases, ya que el museo etnológico –emplazamiento donde tuvo lugar la representación– se quedaba pequeño ante la demanda de los habitantes del lugar.

En la tarde de hoy miércoles ofrecen un nuevo pase en Robleluengo; y ya cuentan con una nueva actuación prevista en Majaelrayo para el jueves 26.

Durante la representación, ambas actrices van trasladando a los asistentes por diferentes estancias de la casa, en las que se van sucediendo las escenas de la obra que ellas mismas han diseñado. Pérez y Fullana han preparado un espectáculo de creación propia, denominado «Cuerpos Negros». “Los textos son nuestros”, indican, manteniendo siempre el miedo como hilo conductor. Y, al finalizar, ambas intervinientes  –las únicas de toda la actuación– ofrecen un vino a los asistentes, fomentando un proceso de interacción con ellos, para que opinen sobre la propuesta.  Todo ello por tan sólo 10 euros por persona.

Sin duda, una iniciativa novedosa que tiene su origen hace dos años, cuando sus impulsoras se retiraron durante 40 días a una casa de Mallorca y acabaron estrenando su obra allí. Les gustó tanto esta fórmula de trabajo, al permitirles una mayor cercanía con el público y poder desarrollar su labor profesional “sin depender de terceras personas”, que han querido continuar con ella.


 

Artículos Relacionados