Cien botas de siete leguas

Un centenar de políticos y personalidades de la cultura alcarreña participan en la lectura popular del ‘Viaje a la Alcarria’ en el Salón de Plenos de la Diputación, que ha inaugurado el presidente provincial Latre.


El viajero ha sido esta vez cien viajeros, otros tantos pares de botas de siete leguas para echarse a andar –paso a paso, palabra sobre palabra– los caminos de la Alcarria que anduviera Camilo José Cela hace ya setenta años. La Lectura popular del ‘Viaje a la Alcarria’ ha reunido este sábado a personalidades de la cultura y de la política –mucho alcalde y mucho concejal, sobre todo– para rendir un homenaje al Nobel gallego en su centenario, coincidiendo con el Día del Libro.

Mientras media España andaba leyendo El Quijote en actos similares, Guadalajara se ha desmarcado con otras lecturas colectivas e ininterrumpidas. La de Diputación en el Salón de Plenos de la casa palacio se ha iniciado pasadas las diez y media de la mañana en la voz de su presidente, José Manuel Latre, y se ha prolongado a lo largo de la mañana con un centenar de participantes que se han repartido el itinerario en un formato reducido del texto original.

Es una versión pensada para el oyente, porque estos actos no tienen que ser para regocijo del que lee, sino del que escucha”, asegura Abigail Tomey, la actriz y activa mujer de la cultura alcarreña que se ha encargado de coordinar este acto y de explicar, antes de empezar, la mecánica de la lectura, que en algunos pasajes con diálogos ha permitido interactuar a varios lectores.

Hasta bien entrados en la Alcarria las voces han sido exclusivamente políticas: al presidente Latre le ha tomado el relevo el vicealcalde de Guadalajara, Jaime Carnicero, y a éste, la concejala de Turismo de la capital alcarreña, Isabel Nogueroles. Y así, tras ellos, el concejal de Cultura arriacense, Armengol Engonga, el diputado provincial socialista Julio García, el alcalde capitalino Antonio Román, el diputado de Cultura, Jesús Herranz, y la vicepresidenta provincial Ana Guarinos.

Fotos: R.M.

Junto al atril de lectura se han dispuesto dos paneles, uno con la fotografía del joven Camilo que se echó a los caminos de la Alcarria y el lema de este centenario de Diputación, “siempre en la Alcarria”, con su rúbrica. Y en el otro, una reproducción manuscrita de uno de los poemas que incluyó en su cuaderno de viajes, la “cancioncilla de los cuatro años”.

La presencia de autoridades públicas ha continuado con la lectura de, entre otros, el subdelegado del Gobierno, Juan Pablo Sánchez Sánchez-Seco. En la amplísima nómina de políticos lectores han estado presentes diputados provinciales de PP, PSOE y Ciudadanos –no así de Ahora Guadalajara– y alcaldes y concejales de todos los municipios de la ruta celiana. Además de Guarinos, han participado los expresidentes Francisco Tomey y José Carlos Moratilla y parlamentarios nacionales como Silva Valmaña y Riansares Serrano.

Pero el camino, que ha sido largo, ha contado también con los pasos de personalidades de la cultura alcarreña. Por Pareja ha andado el poeta y biógrafo del Nobel, Francisco García Marquina. En diferentes pasajes ha habido voces habituales del ‘Tenorio Mendocino’ de Gentes de Guadalajara que en los últimos años dirige la propia Abigail Tomey y entre los asistentes no ha faltado uno de los amigos de Cela, el pintor Jesús Campoamor. El expolítico y periodista Jesús Orea ha participado tanto en la lectura como en el desarrollo del evento, por ejemplo dando validez a los diplomas que cada participante se ha llevado tras su lectura, junto a un ejemplar del 'Viaje'.

El director del Archivo Histórico, Rafael de Lucas; el director del centro asociado de la Uned en Guadalajara, Jesús de Andrés; el presidente de la Fundación Siglo Futuro, Juan Garrido; los escritores Carmen Niño, Josepe Suárez de Puga y María Antonia Velasco, los fotógrafos Fernando Toquero y Jesús de los Reyes; el director de Nueva Alcarria, Alfredo Palafox; los etnógrafos José Ramón López de los Mozos y Pedro Vacas; y la diseñadora y artista Laura Domínguez, entre otros, han puesto personalidad cultural a esta lectura popular, que ha cerrado, llegados ya a Pastrana, el jefe de Cultura de Diputación e historiador, Plácido Ballesteros. La suya ha sido la última de las cien botas de siete leguas.