“El presidente menos preparado fue Zapatero”

Inocencio Arias repasa en su libro la política exterior de los cinco presidentes del Gobierno y su personalidad en las relaciones internacionales • Señaló que todos tienen en común que ninguno sabía hablar inglés y su preocupación por defender los intereses españoles • Destacó el carácter imbatible de Suárez en las distancias cortas, el carisma de Felipe González o que Calvo Sotelo era el presidente más culto de los cinco


La Fundación Siglo Futuro nos propuso este jueves un viaje por la historia de la democracia a través de las anécdotas vividas por el diplomático Inocencio Arias –más conocido como ‘Chencho- durante los mandatos de cinco de los seis presidentes del Gobierno con los que ha contado España. El almeriense presentó en la sala Tragaluz de Guadalajara su libro, ‘Los presidentes y la diplomacia’ con los que busca retratar como fue la política en el ámbito exterior de cada uno de los máximos mandatarios del país narrada a través de sus vivencias y de curiosas anécdotas que él vivió en primera persona, proporcionando una visión más humana y más clara del perfil de cada uno de estos políticos.

El acto contó con un presentador de excepción y con el que guarda amistad el propio autor, el periodista afincado en Yunquera de Henares, Andrés Aberasturi. Éste no escatimó en elogios a la hora de hablar de Inocencio Arias del que llegó a decir que era “un lujo excesivo” su jubilación para la diplomacia española pero, en cambio, “hemos ganado un escritor”. Descubrió a los asistentes el amor que tenía el propio autor a su profesión así como su defensa de la labor que hacen estos y “las malas consecuencias que han traído cuando los gobernantes no les han hecho caso”.

Aberasturi le definió como un hombre que “sabe demasiado” del que ensalzó su virtud de que sepa “contar las cosas sin ira”; así como valoró la publicación como un “estudio intelectual, de un intelectual como Chencho”, que no sólo busca hablar de política exterior sino que, por cómo lo narra a través de sus páginas, “se ve toda la forma de ser de los presidentes desde un punto de vista humano y político”. Es más, enfatizó  en el hecho de que de los cinco presidentes que ha conocido, “Zapatero ha sido el que peor le ha tratado”.

No obstante, hablar de ‘Los presidentes y la diplomacia’ es hacerlo de la historia más reciente de España y sólo su autor podía relatar como fue el aperturismo de Suárez al mundo exterior; la tenacidad de Calvo Sotelo; el carisma de Felipe González; el carácter de duro negociador de Aznar o lo incómodo que le resultaba las relaciones internacionales a Zapatero. De todos ellos, no obstante, el propio Arias afirmó que tenían dos denominadores comunes. Uno no muy honroso para ninguno de ellos que era que ninguno dominaba la lengua inglesa, cuestión perdonable para aquellos que presidieron en los 70 y los 80; pero que tachó de “casi blasfemo” para los que lo hicieron a finales del siglo XX y principios del XXI. El segundo de estos elementos comunes fue su preocupación y su interés por defender los intereses de España más allá de nuestras fronteras. “Otra cosa es que lo hayan hecho con mayor o menor éxito”, destacó.

Durante su distendida exposición, repleta de simpáticas anécdotas que permitían al público conocer más detalles de estos personajes públicos, realizó un itinerario histórico mostrando como iban variando las diferentes vertientes políticas e intereses en las relaciones internacionales según el carácter de cada uno de los presidentes y según la realidad que presentaba el país. El primero en analizar fue a Adolfo Suárez al que bautizó como ‘El mago de la transición’ para el que canalizar todo este camino de la dictadura a la democracia, le ocupó la mayor parte de su tiempo, tuvo un hueco para tratar de ir abriendo España al mundo, a pesar de las chinas que ponía en el camino Francia como su escaso apoyo inicial a la cruzada contra ETA o su actitud renqueante ante la entrada del país en el mercado común.

No obstante y, según detalló Arias, fue Suárez quien normalizó las relaciones diplomáticas con muchos países como Rusia, Rumanía, México así como rompió el Concordato que se mantenía hasta el momento con El Vaticano. Fue uno de los primeros presidentes europeos en visitar Cuba donde tuvo que soportar las bromas de Fidel Castro que se ‘coló –según narra el autor- en una rueda de prensa del mandatario español, donde llegó a piropear a Franco por no haber sucumbido al imperialismo americano. También fue el primer presidente europeo en recibir a Arafat ya que siempre mostró sensibilidad ante el hecho de que Palestina no contase con su Estado. Arias define al presidente en esta faceta como “clarividente” así como una persona “imbatible en las distancias cortas”.

Calvo Sotelo, el presidente más culto

Arias quiso romper una lanza a favor del segundo presidente de la democracia, Leopoldo Calvo Sotelo de quien aseguró que de los cinco, era el “más culto” y “el más injustamente olvidado”. Sólo estuvo un año y 10 meses en el país, pero tuvo que afrontar la ardua tarea de clamar a un país en tensión tras el intento fallido del golpe de Estado del 23-F. Dentro de su política internacional,  Arias destacó que tomó una medida clave para el futuro del país como fue la entrada en la OTAN.  Sin duda estuvo bañada de polémica esta decisión debido al movimiento que inició el PSOE en su contra y que,  años más tarde, Felipe González tuvo que desdecirse del mismo, reconociendo su error. “Se estaba llamando a la puerta del mercado común y era lógico que se integrase en la OTAN”, reseñó el autor. Además, indicó que surgió un miedo entre todos los países europeos ante la voracidad del sistema soviético que iba sumando cada vez más países bajo el telón de acero, que propició esta alianza atlántica con EE.UU, al que denominó “el primo de Zumosol”, porque en Europa se le veía como la potencia que, en caso de guerra, podría ayudarles para combatir a los rusos.

Sotelo desbrozó el camino hacia el mercado común que se encargó de rematar Felipe González. “Es al que mejor trato en el libro pues estuvo 12 años y le dio tiempo a llevar a cabo más medidas”, indica el diplomático almeriense. De él destacó que a pesar de no haber sido un cargo público previamente, en él se le vislumbraba “su interés de Estado” y que fue el más carismático de los cinco, especialmente en Sudamérica. Una de sus primeras tareas en política internacional era frenar la campaña que el propio PSOE había movilizado en contra de la entrada en la OTAN, con un referéndum en el que la opinión pública debía manifestar si quería permanecer en esta alianza.  Recuerda Arias como los americanos, a los que no les agradaba esta cuestión, lo denominaban el “jodido referéndum” a los que González convenció de que, el Gobierno apostaría todo para que saliera adelante como al final fue.

No sin antes dar una tarde de intranquilidad al ministro de Asuntos Exteriores de la época, Fernández Ordóñez, a quien las malas noticias iniciales sobre el mismo le hacían vislumbrar un negro panorama, que posteriormente se aclaró con la llegada de los buenos resultados, recordó Arias. “Esta actuación acrecentó su categoría en el extranjero porque se había esforzado en enmendar un error que había cometido”, apunta el autor, señalando a países como Alemania o EE.UU como quienes encabezaron ese reconocimiento que permitió acrecentar el prestigio de España al final de la década de los 80. Tanto que nuestro país fue sede de la Conferencia de Paz de Oriente Medio en la que por primera vez se sentaban hablar judíos y palestinos para hablar del nacimiento del estado de Palestina. “España era el único país que se ofreció a celebrarla que no levantaba ampollas en buena medida por Felipe y Fernández Ordóñez”, señala Arias para quién, esta cita supuso un “éxito” para la imagen española en el exterior.

Aznar, el más demonizado

Si una cuestión definió la política exterior del primer presidente del PP de la democracia,  José María Aznar, según Arias, es su “demonización” donde señala como especialmente significativa la foto en la que aparece con George Bush en el rancho del máximo dirigente americano con los pies sobre la mesa. También, apunta como se trató de perjudicar su imagen a través de la boda de su hija en El Escorial, aunque, sin duda el caso “más flagrante” para el autor, fue el de la guerra de Irak. “No estoy de acuerdo que para condenar ese conflicto se utilicen argumentos y hechos que son mentira”, indicó Arias que, apuntó entre otras cuestiones que Aznar mandó las tropas al país árabe tras la guerra; que este conflicto no estaba prohibido por la ONU como se dijo o que este mismo organismo había afirmado que no existían las armas de destrucción masiva. Palabras muy duras de una persona que, en aquella época, fue embajador de España ante la ONU y miembro del Consejo de Seguridad de esta organización.

A pesar de las críticas, Aznar se supo granjear una reputación de “persona de palabra” así como de un “duro negociador” ante los entes europeos a la hora de traer más recursos para España.

Y si Aznar fue el más demonizado, su sucesor, Zapatero es “el menos preparado de todos” para Inocencio Arias. “Era el más voluntarista de todos y este voluntarismo lo perdió”, indica el escritor que, además subraya el poco agrado que le suponía el mundo internacional al último presidente socialista. “No estaba cómodo” y para muestra, contó una anécdota  sobre una cena, que se bautizó como la ‘Cena de la Hispanidad’ en la que España pretendía reunir a la comunidad hispanohablante. Tras estar todo organizado en uno de los hoteles más lujosos de New York –cerca de 100.000 euros costó-, al anfitrión, es decir, el presidente Zapatero,  no le apeteció ir y delegando en su ministro de Exteriores. “No he visto un caso en que un anfitrión no vaya a una cena porque no le apetece”, señaló sorprendido el propio Arias.

Reseñó que, a su juicio, no le concedió la importancia que debía a las relaciones internacionales y, aunque trato de estrechar lazos con EE.UU, ni Bush ni Obama acudieron a España durante el mandato de Zapatero. Eso sí, Arias le aplaudió el hecho de introducir al país en el G-20, aunque sea “con asiento plegable”.

 

Artículos Relacionados