Savater: "Las personas cultas necesitan menos dinero"

La educación debe ser "una preocupación pública", defendió el profesor de Filosofía Fernando Savater, este jueves, en una conferencia sobre el valor de educar ante un abarrotado salón de actos de la Junta, marco del ciclo 'Pensamiento y Sociedad', organizado por la Uned y Siglo Futuro.


Quizás sea la última vez que veamos a Fernando Savater en Guadalajara. O quizás no. El halo de tristeza que ha dejado en su vida la muerte de su esposa, Sara Torres, fallecida en marzo de 2015, le ha llevado a prometer que no escribirá más libros. Y en septiembre, se cortará la coleta y no dará más conferencias. "O al menos, haré como los toreros, alguna benéfica", dijo ante el público que acudió a escucharle anoche, en el ciclo 'Pensamiento y Sociedad', organizado por la Uned y Siglo Futuro.

Savater se va, vuelve a Donostia, a su San Sebastián querido, donde nació en 1947, hace 69 años. "Que seas feliz", le despidió Juan Garrido mientras Savater arqueaba sus cejas como en un 'ójala-quién sabe' mientras el abarrotado salón de actos de la delegación de la Junta le daba un abrazo de aplausos sinceros, llenos de agradecimiento y cariño por las palabras dichas sobre el valor de educar. Ya defendió su importancia en 1997, en un libro de idéntico título, y anoche volvió a recordarlo: "la educación es el folleto de instrucciones de la democracia, de la vida". 

Se refirió Savater en su discurso a la necesidad de la educación cívica y se permitió incluso el humor: "la primera misión es salvar a los hijos de los padres". Debemos preguntarnos, ya en serio: "¿qué hay que enseñar?, ¿qué queremos de la educación?, ¿qué queremos que haga con las personas?" y distinguió entonces entre personas cultas e incultas, "las que necesitan menos dinero para pasar el fin de semana; las que necesitan más para llenar el vacío interior", la falta de cultura. Porque "la cultura", añadió el profesor, "es riqueza interior. Y tiene una virtud: que no disminuye aunque la tengan otros. A nadie se le puede quitar la cultura y cualquiera la puede compartir. Si yo soy sabio, mejor para todos, la sabiduría hará que las conversaciones sean más luminosas".  

"Los políticos no se van a preocupar de la educación"

El escritor donostiarra describió la educación como "aprender a persuadir y ser persuadido (todos nacemos intransigentes)". Sirve, como sucedió con los griegos -con los que Savater empezó sus reflexiones-, para "formar gobernantes". La 'paideia' "estaba ligada a la democracia, había que educar a los ciudadanos", recordó. Aristóteles, por ejemplo, contempló que "antes de ser gobernante (maestro) había que ser gobernado". Los coros griegos también fueron una metáfora de la democracia. Con sus cánticos en los dramas helenos querían decir en realidad, "escucha", y "para escuchar, hay que educar... educar a decir no, educar para refutar argumentos... así se desarrolla un espíritu crítico", reflexionó Savater. 

Hoy la idea de formar gobernantes se ha subvertido por la de "formar empleados", dijo, y "eso no es toda la educación, sino formar ciudadanos capaces de gobernar y ser gobernados y que no vean en esto ni una carga ni una humillación". Afirmó entonces que los políticos actuales "no se van a preocupar por la educación porque el tiempo de ésta no es el tiempo de la política". Sus medidas son cortoplacistas y "es la sociedad la que tiene que insistirles", dijo en alusión al cambio de las leyes educativas que modifican los planes de estudio cada vez que hay cambio político. "Las leyes no arreglan las cosas salvo que tengan un rodaje y lo que es malo es que no lleguen a desarrollarse", señaló añadiendo: "tener un proyecto educativo no es decir que vas a quitar la ley de Educación del gobierno anterior". 

En este sentido, reconoció que "se ha fracasado". Ni siquiera se ha encontrado "un mínimo" para el consenso y "el problema de la educación es que ésta es cada vez más complicada", por factores como "la emigración". Ahora se ha de "educar para convivir y gestionar una clase es difícil". Por eso, "toda la educación tiene que ser una preocupación pública", insistió. Y hay que "dejar hablar a los que saben, los profesores". 

"La educación por excelencia, la primaria"

Savater describió la primera enseñanza como "la educación por excelencia" porque "a la Universidad llegan ya educados". En este punto, matizó, "el Plan Bolonia hizo una cierta jibarización de las carreras. A las de letras les afectó mucho".

En el tramo final, el profesor Jesús de Andrés, director del Centro Asociado de la Uned en Guadalajara, abordó la cuestión de la religión en la escuela, aspecto que el profesor Savater enmarcó fuera de la educación pública: "no debe asumir la formación religiosa porque no es una asignatura, es otra cosa. La religión es un derecho de cada cual pero no un deber de nadie". 

La educación está "para responder a los problemas de la sociedad actual", zanjó, y hay que evitar "la miseria y la ignorancia". Es verdad, admitió, que "la buena educación cuesta mucho dinero" pero "la mala educación sale más cara".

Artículos Relacionados