El yihadismo se vale del "cinismo de los líderes políticos"

El teólogo Juan José Tamayo, el periodista de COPE, Angel Expósito y la vicepresidenta de la Liga Islámica, Natalia Andújar reflexionaron sobre terrororismo islámico, con el atentado de Charlie Hebdó aún reciente. • Coincidieron en que se trata de "terrorismo global" de "fanáticos" con difícil solución y que hay que atajar desde el plano religioso, político, policial, social y militar.


Las reflexiones sobre por qué y sobre todo cómo parar el yihadismo se han expandido por todo el mundo tras el atentado contra la sede de la revista satírica Charlie Hebdo en París. El asunto es complejo, tiene matices y diferentes hilos que explican este tipo de terrorismo que estalló, como punto de inflexión, el día en que dos aviones se estrellaron contra las Torres Gemelas de Nueva York un 11 de septiembre , el día en que Bin Laden, espía criado y formado en Estados Unidos, se coló en las casas de todo el mundo como líder de Al Qaeda. Fue un "producto norteamericano" aunque en realidad terminó siendo "el hijo bastardo", de familia bien y con estudios, que fue a combatir el comunismo en el islam y terminó volviéndose en contra de la mano que le había dado de comer y "se les ha ido de las manos". Natalia Andújar, barcelonesa afincada en Córdoba, una de las diez mujeres musulmanas europeas más influyentes, Premio Cedar, vicepresidenta de la Junta Islámica, explicó así el origen del terrorismo islámico, tema central del debate que anoche organizó Siglo Futuro y que sentó en la misma mesa al teólogo Juan José Tamayo y el periodista Angel Expósito, director de La Mañana de la Cadena Cope. La sala estaba abarrotada de público.

Estos grupos terroristas, que se implantan ya en todo el mundo -ya sea el "mal llamado" Estado islámico o la secta radical Boko Haram, que están sembrando el terror en Nigeria, Camerún..., por citar dos ejemplos- no surgen de la nada. Es una suma de "intereses occidentales, fanáticos provenientes de Europa y un mal uso del islam como si fueran iluminados que van a salvar al mundo", sintetizó Andújar, quien también exigió diferenciar el término 'yihad' de terrorismo: "yihad es esfuerzo espiritual, un combate interno con el ego. En el islam no existe guerra santa. Tampoco hay que hacer un cuadro buenista. La agresión no justificada es un pecado. Luego, hay perversiones y geopolítica". La lingüista, que cuenta con doble nacionalidad española y francesa, abogó por romper las "visiones binarias" de Oriente y Occidente y apostar por "pacifistas y fanáticos".

Andújar también quiso reflexionar sobre cómo "estos bárbaros se unen a estas filas de fanáticos. La mayoría son franceses, también de Ceuta y Melilla". Cabe preguntarnos entonces: "¿qué parte de las políticas están fallando? Los jóvenes franceses están absolutamente perdidos. Los captan, los comen el coco porque Francia es laica y no reconoce a ninguna religión en el espacio público". Por lo tanto, "a los creyentes musulmanes se les corta y buscan expresarse en un espacio, en un país que les dice que no son franceses y les considera eternos extranjeros".

Expósito: "También hay desarraigo en La Cañada Real y no les da por atentar"

"No todo es desarraigo", defendió Expósito. Aunque admitió que "hay problemas de adaptación social en Francia, también los hay en la Cañada Real y no les da por matar en un supermercado".  El terrorismo "de esta panda es global, no local", añadió. El periodista, que actualmente dirige y presenta La Manaña de la COPE, señaló que "los principales perjudicados sois los que consideráis el islam como fundamento de vuestra religión y no los que usan la religión como estandarte del terror". Cree que "estamos ante un enfrentamiento de un grupo de terroristas con 1.000 franquicias en todo el mundo, que se aprovechan del Estado de Derecho" y que no existe en este asunto "un problema de nacionalismo sino de interpretación fanática".

También advirtió que "ahora no hace falta derribar las Torres Gemelas para sembrar el terror sino coger a un chico, grabarlo con el móvil, cortarle el cuello y colgarlo en Youtube. Estamos ante un nuevo modelo de terror sin estructura" donde además, "no existe el factor tiempo" cuando en realidad "esto es una cuestión de Defensa y sí lo requiere".

Las causas hay que buscarlas también "dentro de la religión", reflexionó Tamayo, defendiendo entonces la necesidad de hacer "pedagogía", desvinculando fe de violencia. "Esto no es ni choque de civilizaciones, ni guerra de religiones, ni una guerra del islam contra occidente. Creo que el interior de las religiones está fallando". El teólogo también defendió la idea del mal uso semántico que se realiza por parte de los medios de comunicación de la yihad y la urgencia de "superar lecturas literales de El Corán que justifiquen la discriminación y la violencia e interpretarlo desde los Derechos Humanos".

Combatir el yihadismo desde el Estado de Derecho es complicado, coincidieron todos. Pasa por una información responsable por parte de los medios de comunicación pero sobre todo, por políticas integradoras, pedagogía por parte de los líderes religiosos -imanes, zulemas... ("yo no percibo voces que denuncien", dijo Tamayo), también juristas-  "Estamos ante un nuevo modelo de inseguridad de dificilísima solución", sentenció Expósito, que cuenta, además, "con el cinismo de líderes políticos que financian a estas organizaciones terroristas y les venden armas", denunció uno de los espectadores en el turno de preguntas.

Y "sin seguridad no hay libertad", pregonaba el periodista seguntino Javier del Castillo al inicio del encuentro. "El miedo coarta, es verdad". Entonces: ¿Hasta qué punto el yihadismo es un cáncer, no sólo para los demás sino también para los propios musulmanes?"

 

Artículos Relacionados