Herrera Casado retrata la huella de dos gigantes de la cultura en la provincia

El cronista provincial, Antonio Herrera Casado, imparte dos conferencias esta semana que arrojan luz sobre la obra de El Greco en Guadalajara y la figura de Iñigo López de Mendoza. • La primera cita será esta tarde en el nuevo Archivo Histórico Provincial y la segunda, bajo el título ‘El Marqués de Santillana: marco, ruta y significados vitales”, este miércoles en la Biblioteca Pública.


¿Qué cuadros hubo, qué obras quedan de El Greco en Guadalajara? El cronista provincial, Antonio Herrera Casado, responde a estos interrogantes en una conferencia que ofrece esta tarde (19 horas) en el salón de actos del Archivo Histórico Provincial, donde adelanta que desvelará “historias rocambolescas” y algunas “sorpresas” que se esconden tras los cuadros que el pintor cretense pintó y en algún momento de la historia ‘emigraron’ fuera de la provincia y cayeron en manos ajenas. 

Más que hablar de la vida y de la obra del pintor, del que Castilla-La Mancha está conmemorando el IV Centenario de su muerte, Herrera Casado se centrará “en la obra que queda y la que hubo en la provincia. De esa manera, saldrán algunas curiosidades que sorprenderán, como los orígenes y la historia de ‘La Anunciación’ de la Catedral de Sigüenza, que es el único cuadro que queda” de este artista en tierras guadalajareñas. 

Sobre la mano de El Greco en sus cuadros hay mucho qué hablar: “Pero en este de La Anunciación y en todos los demás. Y en los Apostolados mucho más. El Greco debía de ir y dar el bosquejo y luego, la gente de su taller, incluido su hijo, Jorge Manuel, eran los que remataban los cuadros. No sólo ocurre con uno sino con la mayoría. El Greco pintaba o dibujaba las líneas maestras y los colores los ponían los ayudantes. Hay que comprender que El Greco era más que Doménikos Theotokópoulos; era El Greco, S.L. Ocurría también con Tiziano. Si él se hubiera sentado a pintar todos los cuadros que tienen su firma, no habría tenido tiempo en su vida”, reflexiona. 

Herrera Casado también hablará en su conferencia de “la historia rocambolesca” de dos cuadros más que hubo en Sigüenza y ahora se exhiben en el Museo de Bellas Artes de Budapest y cuya procedencia se atribuye a la Catedral de la Ciudad del Doncel: ‘San Andrés’ y ‘La oración en el huerto’. 

Lo fundamental de la conferencia será, sin embargo, la historia de ‘El Apostolado de Almadrones’: “estuvo durante dos siglos y pico en la iglesia del pueblo y con la guerra, quedó totalmente repartido por diversos lugares, sobre todo el Prado, además de museos y colecciones particulares de Estados Unidos”, relata Herrera Casado.

¿Por qué sucede siempre que las obras no se quedan en Guadalajara y pasan a manos extranjeras? “En esta circunstancia concreta, España acababa de salir de una guerra civil, no había nada de dinero y el obispo de Sigüenza dijo que esos cuadros no los volvía a poner en la iglesia de Almadrones sino que los ponía a la venta. Lógicamente, el Museo del Prado no tenía nada más que 200.000 pesetas para comprar cuadros y por ese dinero, le dieron cuatro cuadros; el resto, se los dio a un americano y este los revendió en Estados Unidos a quien tenía más dinero. En definitiva, ¿por qué no se quedan las obras en Guadalajara? Porque no hay dinero y lo hay en otras partes y el arte se ha vendido y se ha comprado siempre”. 

‘Deconstruyendo’ al Marqués de Santillana 

La segunda conferencia que ofrece el Cronista Provincial esta semana permitirá conocer mejor a una figura que ha interesado mucho y sobre la que mucha gente ha escrito. Se trata del primer Marqués de Santillana, don Íñigo López de Mendoza, “un hombre muy singular realmente, un hombre del Renacimiento inserto todavía en la Edad Media”, es decir, que vivía en una época donde poseer “un pensamiento humanista” era ser un adelantado. Es quizás, “una ambivalencia curiosa que lo hace singular”, afirma.

Este miércoles (18:45 horas) en el salón de actos de la Biblioteca Pública de Guadalajara, Herrera Casado, trazará un perfil de este personaje pero no será al uso sino “desde un punto de vista heterodoxo”, es decir, “no será una visión biografía secuencial desde que nace hasta que muere, sino una visión estructuralista del personaje. Es una forma de ver la biografías que se hace mucho en Estados Unidos y que trata de desmenuzar en sus múltiples partes la vida de una persona y luego, unificarlas dando sentido a todo”. Ambas charlas, subraya el historiador, se apoyarán con diapositivas.

Artículos Relacionados