"España es la mano de obra barata de Europa"

El profesor y economista barcelonés Gay de Liébana, que admitió estar desencantado con la clase política y no votar desde hace años, realizó una radiografía económica de España y Europa con datos macroeconómicos básicos. • Apostó por la "regeneración" y sintetizó: "hemos llegado a la obscenidad del gasto". Estudiantes, profesores, políticos, banqueros, periodistas y ciudadanos anónimos asistieron a este acto, segundo del ciclo 'Conversaciones en Siglo Futuro'


Había ganas por escuchar al economista catalán Gay de Liébana, segundo invitado del ciclo 'Conversaciones con Siglo Futuro'. Lo demostró un salón de actos abarrotado en el Campus Universitario de la calle Cifuentes, lleno de estudiantes jóvenes sentados hasta en los pasillos del auditorio, directores territoriales de cajas de ahorro, políticos, algunos periodistas, artistas, profesores, intelectuales... ciudadanos todos que hacían una radiografía más o menos equitativa de España deseando saber y entender la crisis -¿de dónde venimos?¿a dónde vamos?-

Frente a ellos, una especie de 'gurú' de curriculum imponente -4 carreras universitarias, entre otros muchos méritos académicos, citó su presentador, el vicerrector Carmelo García- que durante hora y media y con ritmo desenfrenado desveló una radiografía de España y Europa ciertamente desesperanzadora: "le felicito por su brillante exposición pero ha conseguido usted que me vaya más cabreado a casa esta noche", espetaba el pintor Jesús Campoamor a un Gay de Liébana que quitaba hierro a tanto nubarrón descrito: "Está duro pero saldremos", espetó entre risas.

A tenor de las cifras y los datos que el profesor y catedrático de Economía mostró, no hay resquicio para tenerla. Ni hay brotes verdes, ni luces al final del túnel, ni raíces vigorosas, ni curvas ascendentes en materia de paro."España es un país crispado", con "cuentas públicas desfasadas" y "unas mentes que no tienen ninguna referencia económica. Gastan más de lo que ingresan y nosotros pagamos la deuda", el llamado "déficit".

Pero hay más dudas: ¿bajará el paro?¿se reactiva el consumo?¿sube el poder adquisitivo y los salarios?¿están aseguradas las pensiones? Nubes negras descargan lluvia sobre esas preguntas: "Existe una crisis social", diagnosticó el profesor. "No está asegurado el sistema de pensiones, aunque aguantará".

Pese a todo, España "crece". Pero poco. Apenas al 0,6% (datos del segundo trimestre de 2014). No es la economía europea "más apagadita, estamos cerca de Alemania o Francia", dijo Guy de Liébana. Y la gran sorpresa en esta postal es "Malta, motor actual del crecimiento económico de la Unión Europea". Comparó Europa con economías pujantes como Japón, China e India y concluyó: "Europa se muere. Está en un estancamiento secular y creo que ha de reinventarse".

"Nos están mintiendo si dicen que las cosas están funcionando"

Regeneración también en España, donde "las cosas no están funcionando y si nos dicen que sí, nos están mintiendo". El mal español se reduce a algo sencillo: "se han gastado más de lo que se ha ingresado". El profesor catalán dijo estar "preocupado" por el déficit y el gasto público y por las cifras del paro: "hay que ponerse las pilas". El 24,5% de desempleo equipara a España a la maltrecha Grecia. "Las políticas que se están aplicando no son las adecuadas. La recuperación llegará cuando la gente esté ocupada", señaló.

"Las cosas se han hecho y se siguen haciendo mal pero es algo crónico en nuestra economía" -un ejemplo: "la tasa de paro ha ido creciendo desde 2006", citó-. No ayuda tampoco "el modelo productivo" de España, un "error" para este catedrático de Economía. "Vuelven a hablarnos de turismo y coches como lanzaderas de recuperación y eso me suena a los años 60 y a Franco. Seguimos en Torremolinos y con las exportaciones de coches Seat, que no Lamborginis", apostilló irónicamente. Recetó entonces Gay de Liébana "una rebaja en la carga impositiva" para la industria con el fin de que "se queden en España" ("tenemos la luz más cara, el doble que la media europea" y existe "poca, mala y carísima financiación", destacó).

Alertó también este licenciado en Derecho sobre la alta tasa de morosidad, sobre el descolgamiento en salarios mínimos -al nivel de los de "Croacia y Portugal" actualmente- y sobre la reforma fiscal, "un engaño como una catedral. Suprimirán deducciones y el que piense en vender ese terrenito o ese piso... el 1 de enero de 2015 lo van a desplomar". Con mucha ironía abordó después el asunto de la formación de los jóvenes -"la FP es crucial. La hemos proscrito y eso es una cagada"- y el paro juvenil: "No tenemos la generación mejor preparada, no es verdad. La mejor generación es la nuestra", señaló, porque la actual es la generación autocomplaciente".

En materia educacional aseguró que el problema es que "la Universidad no ha ajustado los planes de estudio al mercado" y entiende que haya jóvenes que se vayan de España -sin ir más lejos, su propio hijo de 19 años estudia cine en Barcelona y un día le dijo que veía el futuro fuera-. "Les hemos defraudado, con la imagen que estamos dando...", pero alerta: "sin jóvenes no hay futuro y estamos envejeciendo como país".

Cataluña y Podemos

También abordó, ya en el turno de preguntas, el tema de la independencia catalana. Económicamente, dijo: "hay que repartir mejor la tarta. Habrá que buscar acuerdos. Creo que es bueno que Cataluña esté en España. Teóricamente Cataluña sería viable pero en la práctica, no. Quedaríamos escorados". Preguntado también por Podemos, afirmó que "no es una alternativa de gobierno pero es un movimiento contestatario y su votante es gente de talla ¿eh?"

En la recta final de su conferencia citó también la corrupción y la situación política como claves en la situación actual de España: "la partitocracia ha robado la democracia", sentenció. Existe una "inflación legislativa llevada al delirio extremo", que lo único que pone son "barreras legales", convirtiendo España en "un reino de taifas".

En general, "tenemos mucha grasa política y esos no se rebajan el sueldo. Hemos engordado la maquinaria política y hemos llegado a la obscenidad del gasto. Creo que hace falta un Estado más pequeño, con gente experimentada", que no se instale en el poder más de dos años, "y menos parlamentarios". También "que Hacienda mire donde tiene que mirar". Y concluyó: "Los que gobiernan son los que están hundiendo la economía española. No tienen los pies en el suelo. No me imagino a Luis de Guindos pisando un taller, una empresa. Este Estado es una república bananera, lo digo con todo el cariño". Pero en cualquier caso, "siempre creeré en que España saldrá y que hay futuro. Los milagros existen si hay fe". Que se lo digan a este periquito de corazón, que auguró que su Espanyol ganaría al Barça en febrero de 2009, tras 27 años sin hacerlo en el Camp Nou, y acertó.


Artículos Relacionados