"La mujer que sufre violencia no es tonta, tiene miedo"

La Fundación Siglo Futuro abrió este jueves su curso cultural con el ciclo 'Conversaciones en...' con el tema de la violencia contra las mujeres como asunto central. • El público, que ocupó buena parte de las butacas de la sala Tragaluz, asistió a la doble conferencia de la catedrática de Derecho Civil Teresa Sansegundo y la psicóloga clínica, Natividad Hernández-Claveríe, ambas expertas en violencia de género. 


La Organización Mundial de la Salud ha calificado la violencia contra las mujeres de "grave problema de salud pública de proporciones epidémicas". El asunto no es baladí. Sólo un 10% de los casos se denuncian y existen muchos más de los que los medios de comunicación se hacen eco, coinciden dos expertas en el asunto, la Catedrática de Derecho Civil, Teresa Sansegundo y la psicóloga clínica, Natividad Hernández-Claverí. Ambas abrieron en la tarde del jueves el ciclo 'Conversaciones en Siglo Futuro' que la Fundación presidida por Juan Garrido quiso dedicar a la violencia de género. 

La sala Tragaluz registró una buena entrada, pese a la desapacible tarde de ayer y hubo mucho interés por parte de los espectadores no sólo por escuchar sino también por participar, ya que el coloquio que siguió a la conferencia se alargó rozando las nueve y media de la noche.

En el acto se reflexionó, en primer lugar, sobre el papel clave de los medios de comunicación. La catedrática Sansegundo señaló que han sido ellos los que "han contribuido a dar a conocer" este tipo de violencia pero que se da una "paradoja" y es que "muchos creen saber qué es pero el conocimiento real es superficial". Es palpable al leer algunos titulares que dan pie a pensar que los medios informan "centrándose en las muertes" e invisibilizando "el resto de violencia de género", como la psicológica, "más sutil, más dañina, menos visible y menos demostrable", apuntó Hernández-Claverí, que trabaja en terapia con víctimas de violencia de género.

La "suavidad" con la que informan los medios de comunicación sobre el asunto centró buena parte de la intervención y sobrevoló en todo momento durante la conferencia: "los medios han levantado la voz", reconoció la catedrática pero "¿se trata igual al terrorismo machista que al terrorismo político?"

Sansegundo: "Los hijos son los correos de la transmisión de la violencia"

Sansegundo también quiso poner el foco sobre los hijos, "correos de la transmisión de esa violencia". Los hijos, dijo, "jamás son testigos de la violencia. En su casa, son víctimas. Es doble violencia". Hay, por tanto, que redoblar esfuerzos para "proteger al menor, privando de la patria potestad al padre o no concediendo visitas", puso como ejemplo la experta, "porque les estamos enseñando a ser víctimas o agresores". En este punto, Sansegundo también quiso remarcar el tema de "abusos sexuales" y también de la implicación necesaria del personal sanitario, sobre todo, en "atención primaria y pediatría. Sé que existen protocolos, pero no quiero protocolos", dijo, priorizando la atención directa.

Al final de su intervención, la Catedrática en Derecho Civil puso el acento en la impunidad: "no es cierto que sean las sumisas las que mueran, sino las que no se están doblegando. Nuestra sociedad está enferma. Necesitamos que las leyes sean buenas pero necesitamos también que todos los profesionales que las aplican, tomen conciencia, y sean efectivas". Pese al panorama gris que pintó, Sansegundo reconoció que "ha habido avances en igualdad y en violencia de género. Hay muchas mujeres que han pasado de ser víctimas a ser supervivientes. Debemos buscar nuevos modelos que fomenten relaciones de convivencia basados en el respeto".

Esa es una de las claves para avanzar en esta materia, coincidió la psicóloga clínica Hernández-Claveríe, que ayuda a víctimas a través de terapia, individual pero "sobre todo grupal, que es más eficaz".

Claverí: "Los agresores controlan muy bien su cabeza"

Su experiencia permitió "romper mitos" como que las mujeres que sufren violencia de género "ni son tontas, ni débiles, sólo tienen miedo" y concluir que la violencia de género es "un problema que se da en todas las clases sociales, en todas las edades" y que "probablemente sea un tema cultural que se arrastra desde que el mundo es mundo".

Los agresores, añadió, "no son enfermos mentales, controlan muy bien su cabeza y la agresividad la tiene el agresor, no el alcohol que sólo es un desinhibidor". Como psicóloga, hizo hincapié en el "maltrato psicológico" y aseveró que "el miedo es una de las peores formas de vida". Hernández-Claveríe trabaja en sus terapias con mujeres de diferentes edades y en cada una de ellas, tiene que desterrar ciertos axiomas como: "el matrimonio es para toda la vida y tienes que aguantar", algo que se da más en personas mayores-. En los casos de mujeres de entre 30 y 45 años, "el vínculo no se acaba de romper, por la hipoteca, los hijos" y en los jóvenes, el enamoramiento absoluto oculta la verdadera imagen del maltratador, "que la intenta aislar de sus amigas" o la dice lo que tiene que vestir o lo que no y usa "la pena, el miedo y el proceso de reenamoramiento" como estrategias ante la posibilidad de un abandono.

Concluyeron que el problema de la violencia de género está "mucho más cerca de lo que pensamos" y que una de las soluciones para frenarlo pasa por "la educación" de los adultos del mañana, educación basada en "el respeto" y la "igualdad".

El coloquio, en el que las invitadas contestaron y atendieron numerosas reflexiones y preguntas, abordó entre otras cuestiones la necesidad de educar en los afectos, el papel de los medios a la hora de informar sobre todo el proceso (qué pasa con el agresor después), la existencia de terapias también para los agresores o los casos -una excepción todavía- de violencia de género entre homosexuales así como por qué la violencia de una mujer hacia un hombre no se considera violencia de género, cuestión que desencadenó más debate al final. "Es igualmente reprobable", zanjó Hernández-Claveríe, pero "no es violencia de género" y los porcentajes indican que son casos "excepcionales".


La próxima cita de Siglo Futuro será el martes 14 de octubre con el popular economista José María Gay de Liébana, doctor en Ciencias Económicas y en Derecho. Mantendrá un coloquio en el salón de actos del Campus Universitario donde resolverá dudas y preguntas sobre la crisis de España.

Artículos Relacionados