Siglo Futuro culmina su temporada con 68 actos

La Fundación acaba el curso con un acto oficial en el Buero y un fantástico espectáculo de danza. • El presidente Garrido hace un balance positivo de “continuidad incrementada a pesar de la crisis”. • Sigue vigente el conflicto con la Junta, que “mina” la labor de su entidad: “Vamos a seguir demostrando que no tienen razón”. • Román destaca a Siglo Futuro como ejemplo de programación cultural “plural, tolerante y respetuosa”.


La Fundación Siglo Futuro culminaba este viernes su temporada cultural con un acto oficial de clausura en un teatro Buero Vallejo con más de novecientas butacas ocupadas y con un fantástico espectáculo de danza. Era el acto número 57 de este curso que, sumados a las once convocatorias musicales –merced al convenio con el Conservatorio Sebastián Durón– dan como resultado un total de 68 citas en el curso que ahora toca su fin. Más incluso que el año pasado, según destaca la junta directiva.

El dato cobra aún más relieve en su contexto. Porque la que ahora cierra es una temporada que ha estado marcada por una cara y una cruz; en lo positivo, el vigor de la entidad, que eleva la programación, la lleva a más municipios y abre horizontes mediante la firma de nuevos convenios con otras entidades culturales; y en lo negativo, por la crisis que a todos afecta y, en particular, por su encontronazo en los despachos con la Consejería de Cultura.

“Espero que no nos tengamos que ver en la tesitura de tener que rifar un jamón de cerdo blanco ni un salchichón de Olot”, ironizaba el presidente de Siglo Futuro, Juan Garrido, el 3 de octubre del año pasado, en el que era el primer acto de la temporada. “Son tiempos de perseverar, de tener ilusión y esperanza”, admitía ya en tono más severo, detallando que afrontaban el curso con un presupuesto de 40.000 euros cuando la actividad habitual no hace tanto tiempo alcanzaba los 400.000.

El conflicto con la Consejería

Ese ímpetu ha quedado confirmado en el balance actual, sin haber tenido que echar mano de alternativas más heterodoxas. Y ha sido gracias al esfuerzo de la entidad y al apoyo de Ayuntamiento y Diputación, como ponen de manifiesto las palabras de Garrido tanto en declaraciones a Cultura EnGuada como en el acto público del viernes: “sin ellos sería imposible”; manifestaciones de agradecimiento que no hace extensibles a la Consejería de Cultura: “No sólo no ayudan, sino que minan, porque detraen y ponen todas las zancadillas que pueden; y así no se puede”.

Cabe recordar que en diciembre saltaba la polémica con la Consejería de Cultura que dirige el albaceteño Marcial Marín. La Junta había embargado las cuentas de Siglo Futuro por supuestas irregularidades en la justificación de una subvención de 12.500 euros del año 2010. La consecuencia radica en que cada mes desaparecen de la caja de la fundación alcarreña 760 euros con los que, recuerda Garrido, “se podrían estar organizando dos o tres actos todos los meses”. El asunto no ha quedado aún zanjado, porque la Fundación trabaja “para demostrar que la Junta no lleva razón”, que hay otros motivos detrás de la actitud de Toledo y que los gastos están correctamente justificados, de un modo idéntico al procedimiento llevado a cabo por otras asociaciones.

Acuerdos de colaboración

Polémica al margen, el que cierra ahora es un curso en el que el presidente de FSF destaca la firma de convenios de colaboración con el Conservatorio Sebastián Durón, que ha permitido celebrar nueve actos de la Escuela del Oyente y otros dos conciertos de la Joven Orquesta de Guadalajara, recién creada y que ha tenido en Siglo Futuro una plataforma de lanzamiento.

También considera “un gran acierto” la firma del convenio con la Diputación, que ha permitido sufragar con 16.000 euros una programación cultural que esta vez ha llegado a 23 pueblos mediante el ciclo ‘Cultura en ruta’, culminante este fin de semana con sendos conciertos del quinteto 'Oniria' en Sigüenza y Jadraque, estrenando la pieza 'Ministriles de Sigüenza (siglos XIV y XV)..

En esta política de alianzas, Siglo Futuro también ha rubricado dos convenios más con el Instituto Universitario Barraquer para la difusión de la medicina y con la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales –con un periodo de ejecución de cinco años–, que ha cristalizado en diversos actos de divulgación científica.

“Estamos dispuestos a seguir adelante mientras haya ilusión”, confirma Garrido, que en su balance del curso destaca por su emotividad el acto de entrega de premios en enero a dos figuras que ligan cristianismo y compromiso social, Braulio Carlés y Juan José Tamayo, en un acto que abarrotó el Salón de Actos del San José fundiendo también un homenaje al presidente honorífico de la Fundación, el profesor Barraquer, y en el que tuvo su estreno la Joven Orquesta de Guadalajara (JOGU).

El homenaje a Antonio Machado es otro de los actos que más destaca el presidente de Siglo Futuro de una temporada que, también en el capítulo de notas positivas, ha contado con la atracción de “distinto público, más joven” en los actos del ciclo sobre ciencia. Es este aspecto, el de la asistencia de público a pesar de la alta competencia que hay en estos tiempos en programación de conferencias, otro de los que resalta Garrido: “Generalmente, siempre nos respalda el público”.

Román: “Siglo Futuro es tolerancia y respeto”

Esta “continuidad incrementada” en pleno periodo de crisis es, para el presidente de la Fundación, el mejor balance de una temporada que tocaba a su fin en un acto en el que el alcalde de Guadalajara, Antonio Román, y el presidente de FSF prologaron el acto recordando los 22 años de trayectoria de la Fundación. “Ha sido capaz de organizar conferencias plurales”, dijo Román, destacando el carácter “tolerante y de respeto a quienes opinan diferente” a la hora de programar.

El regidor defendió que “el Ayuntamiento ha apoyado la cultura a las duras y las maduras, con el mismo criterio siempre, que se mantuvieran actividades culturales. Hemos conseguido que en la ciudad haya oferta y que se pueda elegir”.



FANTÁSTICO CIERRE ARTÍSTICO

La Fundación Siglo Futuro cerró el curso cultural con un fantástico espectáculo a cargo del ballet del Real Conservatorio de Danza Mariemma de Madrid, que ofreció un recorrido desde la danza clásica al flamenco con una cuidada puesta en escena basada en una espléndida luz y una acertadísima y, en ocasiones, atrevida selección musical.

El espectáculo incluyó piezas del compositor austriaco de música para ballet Ludwig Minkus, responsable de la música de ballets del afamado coreógrafo Marius Petipa, de Manuel de Falla, versos de Joaquin Sabina y Vinicius de Moraes, figura capital en la música popular brasileña contemporánea, autor de 'Garota de Ipanema' y 'Omega', el disco que unió a Enrique Morente con el grupo rock Lagartija Nick y que se acerca al lado más surrealista de Federico García Lorca. Cantaor, grupo y poeta -los tres granadinos- se unieron en esta banda sonora, transgresora en lo musical.

Los jóvenes bailarines deleitaron al público del Teatro Buero Vallejo con una sucesión de números que intercalaron la danza clásica -en grupo y en dueto- con la danza española -preciosos números flamencos donde los pasos se conjugaban a la perfección con el diseño de luces y la música en un fantástico ejercicio de escenografía- y la danza contemporánea, con un número titulado 'Alrededor no hay nada', con los versos de Sabina y Moraes resonando como única música. Un magnífico ejercicio de expresión corporal, diferente y atrevido que gustó mucho al público.

El cierre, con 'Omega' fue eléctrico y oscuro, un aire metalizado y flamenco impregnó el escenario en la despedida, en un cuadro que se mecía con la voz omnipresente del maestro Morente y las guitarras de Lagartija Nick, demostrando que el mestizaje de culturas bien elaborado es enriquecedor.

Fotos: E.Clemente

 

Artículos Relacionados