Los porqués de 'Villa Miseria'

Siglo Futuro invitó este lunes al actor José Sacristán y al periodista Andrés Aberasturi, para analizar y reflexionar sobre la visión actual de España, desde el punto de vista social, cultural y político. • Sacristán advirtió que "esto es la guerra" y criticó abiertamente "la pérdida del depósito moral de la izquierda". • Por su parte, Aberasturi echó la culpa "al sistema, al capitalismo especulador" y defendió la regeneración de los partidos políticos.


"Esto es la guerra. Y ha habido muertos: los desahuciados, los parados..." Son las "víctimas" no de una crisis sino de "una revolución al revés, a la inversa", donde "el muerto es el de siempre". El actor José Sacristán es directo y tira de comparaciones para explicar cómo ve España desde el punto de vista social, cultural y político. A su lado, el periodista Andrés Aberasturi no es menos pesimista: "el error ha sido creerse que una vez derrumbado el socialismo (sin libertad) el capitalismo era bueno".

Sacristán y Aberasturi protagonizaron el ciclo 'Conversaciones en Siglo Futuro', ante un salón de actos del Campus Universitario que participó activamente en el turno de preguntas, deseoso de compartir reflexiones. Durante hora y media reinó la crítica y la autocrítica, tanto a opciones de izquierda como de derecha y donde se reflexionó, aunque más brevemente, sobre los medios de comunicación y las artes escénicas.

El presidente de la Fundación Siglo Futuro, Juan Garrido, fue el moderador de esta conversación que quiso terminar con un final feliz, más bien esperanzador, sobre la posibilidad de que exista "una tercera vía" y de que "algo tiene que pasar".

"Los partidos ya no son ilusionantes"

"¿Dónde estaba el vigía de la izquierda que no avisó de que se estaba perdiendo el depósito moral?", se preguntó Sacristán, que realizó una fuerte crítica a la izquierda actual "que está perdiendo el discurso" y al sindicalismo. El problema, dijo, es que "no existe mecanismo que haga vehicular una equiparación de fuerzas". Porque de eso se trata. "Esto es la fuerza bruta de un territorio sobre otro que no puede defenderse".

"El tren se ha descarrilado y ya no sirve colocarlo en el mismo carril", señaló el actor. Pérdida de confianza y regeneración. La pidió Sacristán pero también Aberasturi: "los partidos ya no son ilusionantes. Pierden la credibilidad porque no pueden controlarlo todo. Pero mientras los partidos sigan siendo piramidales... tienen todo el poder ¿y qué actitud tener? Lo del 15M es bonito de ver ¿pero cómo coordinas eso? El movimiento ciudadano funciona para lo que funciona. No se vuelca todos los días. La revolución ha de hacerse dentro de los partidos ¿qué van a hacer los indignados, los que no llegan a fin de mes?".

Aunque "no hay solución" Aberasturi compartió su 'receta' positiva: "reformar el sistema fiscal, un verdadero poder judicial independiente y regeneración de los partidos, eliminando donaciones, fundaciones..."

Los medios y la cultura

Críticos fueron también con los medios de comunicación. "La prensa escrita me parece la más sana", dijo Aberasturi. "La información debe ser objetiva y el espectáculo de las radios y las televisiones es catastrófico. Ahora no quieren información, sino espectáculo. Los periodistas son más del PSOE que los del PSOE y lo terrible es que el espectador busca reafirmarse en lo que oye, no informarse. Todo es slogan, titular, publicidad y así no se va a ninguna parte". Respecto a la profesión señaló que "es mucho más fácil adaptarse al mercado pero es inmoral y luego, los periodistas que no se sabe de quién son, son sospechosos".

El debate sobre la situación de la cultura, terreno que le afecta personalmente a Sacristán por su profesión, cerró la noche. El actor, que actualmente compagina proyectos teatrales y la serie televisiva 'Velvet', admitió que "los gobiernos y la cultura nunca se han llevado demasiado bien" y que "el clientelismo de épocas anteriores no ha socializado el hecho teatral" ni "ha creado afición".

Respecto al cine dijo que "la producción de películas nunca han sido un hecho feliz, pero si de algo puede servir lo que está pasando es para armar una manera de pensar que incida" en el futuro. La cultura también es cuestión "de educación. Se solucionarían muchos problemas", continuó Aberasturi. "No me gusta la cultura subvencionada pero para eso tiene que haber estímulos y público".

La educación, la corrupción o los cargos eternos en política fueron algunos de los temas aportados por el público durante el turno de preguntas. Pero no hay reflexión sin conclusión. Ante tanta crítica y escepticismo, la salvación ¿dónde está? ¿en quién confiar?, se preguntaron: "Aunque la percepción no es buena, esto no se termina aquí, pero nos va a costar mucho. Después de toda esta agonía quiero pensar que mis hijos sí van a ver, no ya una España, sino un mundo mejor", dijo Aberasturi. "La confianza tiene que empezar por uno mismo. ¿Con IVA o sin IVA? Con IVA hombre. Esa es la base", concluyó Sacristán.

Artículos Relacionados