“No hay objetividad en el periodismo taurino”

La Peña Taurina de Trillo invitó a un debate a los periodistas especializados Juan Carlos Antón, Carlos Ilián y Alejandro Martínez. • El estado de su oficio y asuntos del panorama taurino protagonizaron la charla.  Ilián: “Estamos viviendo los últimos coletazos de la crítica taurina de siempre, dura pero veraz”.  Alejandro Martínez: “Hay muchas plazas de toros que están en un estado lamentable”.


¿Están libres de sospecha las informaciones en el periodismo taurino? ¿Es la crítica taurina como antes? ¿Cómo está el panorama de la Fiesta? La Peña Taurina de Trillo propició un interesante debate sobre la crítica taurina en la Casa de la Cultura municipal que reunió a primeros espadas del periodismo especializado, en una charla conducida con verbo fluido por Juan Carlos Antón.

En una breve introducción,  el joven periodista Antón ubicó los albores de la crítica taurina en el siglo XVIII. Asimismo, recordó a toreros que han engrandecido la tauromaquia, como Juan Belmonte o Manolete, comparando su labor, en este sentido, con la de escritores que han favorecido con su dedicación y amor por el toro la fijación de conceptos y evolución del arte taurino, entre los que citó a Ortega y Gasset, Mariano José de Larra, Hemingway, José María de Cossío o al periodista Antonio Díaz Cañabate.

Antón opinó en la Casa de la Cultura de Trillo que la crítica taurina actual “carece de independencia”, situación motivada por la crisis económica que sacude también al mundo del toro y a la información taurina. “Son pocos los grupos de comunicación que apuestan con los medios suficientes por este segmento informativo. Los toreros, ganaderos y empresarios taurinos financian los medios de comunicación taurinos especializados, e incluso las secciones taurinas de los generalistas, lo que se traduce en una pérdida de objetividad”, reflexionó.  

La visión de Ilián

Antón presentó después a los ponentes.  Carlos Ilián, que escribe de toros desde 1969 para el diario Marca, “sin que jamás, debo decirlo muy alto, me hayan cambiado una coma”, se refirió a la evolución que ha experimentado la crítica  a lo largo de sus años de ejercicio profesional. Recordó el que, a su juicio, fue el profundo cambio que sufrió la crítica bonancible y con compromisos publicitarios de los primeros años sesenta, con excepciones como las de Díaz Cañabate, con la llegada de Vicente Zabala Portoles, crítico taurino  del periódico El Alcázar primero y después de ABC, y de Alfonso Navalón, del diario Informaciones.

“Hoy día vivimos los últimos coletazos de aquella crítica independiente, dura, durísima a veces, hay que reconocerlo, pero siempre fiel a la verdad y a los valores de la fiesta”, dijo en Trillo. 

Ilián opinó que vivimos una transformación, “no sé si buena o mala”, de la forma en la que se llega al público, caracterizada por una “superpoblación de críticas, un terrible guirigay”.

El veterano periodista  habló de los portales taurinos, calificándolos de necesarios, si bien, contrapuso, “más lo es aún que sean independientes”. Rafael Cabrera Bonet, presidente de la Unión de Bibliófilos Taurinos y director del Aula de Tauromaquia de la Universidad San Pablo CEU, afirmó que “hay críticos honestos, como los que me acompañan aquí en esta mesa, que escriben sólo conforme a su parecer”. Sin embargo, expuso que “hay mucha presión del mundo taurino que mantiene económicamente la crítica taurina,  y eso conduce a que no sea libre y a que la formación que se ejerce sobre los aficionados sea la adecuada, con lo que, a medio plazo, la fiesta peligra”, opinó.

Punto de vista de Alejandro Martínez

Alejandro Martínez, crítico taurino, que fuera copresentador del programa Clarín, de Radio Nacional de España, añadió algunas reflexiones sobre el público. “El aficionado tiene que exigir un espectáculo de la calidad que pasa por un toro íntegro y por la defensa de los tres tercios, el de varas, el de banderillas, y el de muleta y suerte suprema”.

Incidió también en que el público del siglo XXI debe contar con plazas del siglo XXI, “muchas están en un estado lamentable, con una incomodidad absoluta para los aficionados y no son propias de estos tiempos”, y subrayó la tendencia de la crítica taurina actual “hacia el eufemismo”. Por último,  Julián López, periodista de Radio Turismo oriundo de la vecina localidad de Cereceda, apuntó la idea del egocentrismo del mundo del toro que “siempre ha mirado muy hacia dentro y es, todavía hoy, poco permeable a nuevas formas de marketing y publicidad, como las redes sociales”.

Al terminar el debate, en el que intervinieron también varios aficionados, miembros de la Peña Taurina Vacas por el Tajo de Trillo, Jorge Batanero y Javier Muñoz, les hicieron entrega a los ponentes de un detalle conmemorativo de su presencia en la localidad ribereña. El alcalde de Trillo, Francisco Moreno, estuvo presente en la jornada.