Señor Correcto

Rosendo presentó su 'Vergüenza torera' en un concierto de hora y media, primero de Ferias y gratuito, al que asistieron unas 5.000 personas. • Además de temas nuevos, regaló un puñado de hits como 'Pan de higo', 'Agradecido' y 'Maneras de vivir'. • Antes del de Carabanchel, se subieron al escenario los dos grupos del Guadarock, Chema Sales y los molineses Sexmas.


La gira de 'Vergüenza torera' llevó a Rosendo este martes hasta Guadalajara, donde inauguró los conciertos de Ferias 2014, coronando el Guadarock, que defendieron como teloneros Chema Sales y los molineses rockeros de Sexmas, encantados y potentes en su directo. Hora y media -no concedió más- a los 5.000 espectadores que acudieron a ver a este rockero de larga y fina melena blanca, correcto en su puesta en escena y contento de estar en Guadalajara: "se os quiere...", dijo en un par de ocasiones.

En la pistas de atletismo de la Fuente La Niña se reunieron en torno al rock estatal del de Carabanchel, jóvenes, adolescentes, treintañeros y maduros, pasados los 50. Algunos, mostrando camisetas de Leño, del propio guitarrista de Carabanchel en su anterior gira, 'Mentira me parece', de AC/DC, Iron Maiden y de las Leyendas del Rock. Es lo que tiene estar en la brecha desde 1972 y tener cumplidos los 60 ya.

Rosendo salió al escenario pasadas las 23.30 horas, cuando la gente ya empezaba a impacientarse. Abrió con 'Donde va el finado' y 'Listos para la reconversión' para después 'regañar' irónicamente a la prima Elena en 'Cosita' y acto seguido, regalar 'Hasta de perfil'. De su nuevo trabajo desgranó 'Ni fu ni fa', 'Al lodo brillo', 'Vergüenza torera' y 'Muela la muela', ante un público que realmente lo quería escuchar era sus antiguas canciones. Lo demostró el hecho de que durante la primera hora de concierto, todo transcurrió correcto, regalando -eso sí- solos en cada tema pero sin apenas sobresaltos por parte del personal.

Pareciese que el rock de este pregonero que masca su poesía y la transmite con una pizca de osadía y otra de chulería gamberra, se sentía más por dentro. Su propuesta sincera era degustada con tranquilidad, entre conversaciones y minis de cerveza. Así, llegaba 'Sorprendente', dedicada a Tony Urbano, exbajista de Leño, fallecido hace quince días a los 58 años.

Pero con Rosendo parece que siempre va a salir el sol. Y eso ocurrió en la última media hora con 'En agua caliente' y 'Masculino singular', donde empezó a oirse al respetable. El de Carabanchel metió el acelerador con 'Pan de higo' -"que lo paséis de puta madre... esto se nos ha pasado volao"- y fusiló con 'Agradecido' antes de marcharse: "ha sido un placer y se os quiere. Buena noche..." Algunos espectadores optaron por marcharse entonces y la mayoría, por quedarse y pedir otra entre silbidos. Y Rosendo salió: "gracias, seguimos un poquito..." ¡Y Dale! "...no hay sitio para la reconciliación en el mejor de los casos...", una "rumbita" (Majete) y después 'Navegando' (a muerte) para despedirse de nuevo. Lo bueno había sabido a poco y la gente se repartía silbidos, peticiones y 'amenazas': "Rosendo al pilón, Rosendo al pilón"... El público guadalajareño demostraba su cariño al líder de Leño aplaudiendo, de nuevo, su salida: "esta es la buena" , apuntó y así sonó 'Maneras de vivir', el epílogo a hora y media justita de rock correcto. Rosendo, anoche, no estuvo loco por incordiar.

Galería fotográfica:

Fotos: E.C.


Artículos relacionados: