La elegancia hecha voz

Francisco ofreció un espectáculo que cumplió con lo esperado ante más de mil personas que se dieron cita en Santo Domingo. • Una voz imponente junto con ritmos algo más actualizados conquistaron a un público entregado desde el principio. • La manchega María Aguado fue la telonera del artista valenciano.


Ataviado con traje y camisa blanca, Francisco subió al escenario entre una gran expectación. Muchos eran los que le esperaban para saludarle en el trayecto desde el improvisado camerino hasta las tablas para desearle suerte. Se santiguó y se echó a la calle con su inseparable sonrisa y con ganas de ofrecer un bonito espectáculo al imponente gentío que se había arremolinado en la plaza de Santo Domingo.

Elegante y con una genial voz, encandiló a un público que estaba deseoso de escuchar sus canciones. Aunque tuvo que luchar contra la bajada de temperaturas inesperada y un incómodo viento, su voz no se resintió ni un ápice. Forzó sus tonos graves hasta que sus cuerdas vocales le decían basta y cierto es que, aunque no llegaba tan alto como su paisano Nino Bravo, logró conquistar a un público como el alcarreño que, ya desde el inicio, estaba entregado al cantante valenciano.

Francisco comenzó con los temas de su último disco, destacando un genial ‘Roberta’ con el que arrancó el concierto al que siguieron una serie de temas en los que, la destreza del guitarrista estuvo a punto de eclipsar su imponente voz; pero que con la frescura que ofrecía ese sonido junto a la delicadeza del saxofón que les acompañaba, hizo que el calor de la música de este artista, subiera unos grados la temperatura.

Al cantante le sobran tablas y talento. Supo capear el temporal cuando el viento les jugó alguna mala pasada o, con cierto humor, supo promocionar su disco para que la gente lo comprara y no decidiera descargarlo por internet. Y es que Francisco aún sigue gozando de un concierto muy potable para un público maduro al que proporciona un viaje al pasado, un recorrido hacia el tiempo en el que las canciones del valenciano le acompañaron cuando era más joven. Un concierto que, sin duda, se convirtió para más de uno en un viaje lleno de recuerdos.

María Aguado abrió fuego

A pesar de que ya sólo el cartel de Francisco contaba con sobrado tirón para abarrotar     -como al final se logró- la plaza de Santo Domingo; el Ayuntamiento de Guadalajara optó porque contara con un telonero que ambientara al público. La elegida fue María Aguado, una artista pop de la región que, además, ha logrado ser número 1 en el programa de Radio Castilla-La Mancha, La Cuenta Atrás.

Pese a que el sonido no fue el mejor, trató de ganarse con imaginación y creatividad a un público no tan adecuado para su música. Aguado es una artista pop que lo conjuga con ritmos dance con los que busca enganchar a un público más juvenil que con el que se citó ayer. Apostó por introducir nuevas variantes en el escenario más allá del grupo musical que la acompaña, puesto que si bien aparecía un dúo bailando con ella para acompañarla en una canción; posteriormente llegaba una bailarina que realizaba una genial demostración de danza.

La artista manchega, además, no sólo ofreció lo mejor de su repertorio sino que se atrevió con versiones tan desconocidas como ‘La Reina del Salón’ de Magenta;  como con otras tan populares como ‘Siete Vidas’ de Antonio Flores –sin duda, no fue la mejor interpretación de este bonito tema–.

Quizá no fue la telonera más acertada, pero permitió que el público alcarreño conociera a uno de los productos emergentes que, en un futuro, podrá contar con cierto éxito dado que busca crear un sonido que se adapta bien a las fórmulas más comerciales.


Galería de imágenes:

Fotos: A.Sanz    

Foto 1-3: Imágenes de la actuación de María Aguado.

Foto 4-9: Instantáneas del concierto de Francisco.