Espíritu de rock and roll

Más de 2.o00 personas acudieron al concierto, aunque el número de espectadores fue menguando paulatinamente.• La banda de los hermanos De Castro ofreció dos horas y media de actuación.• Entre los temas que tocaron no faltaron ‘Hijos del blues’, ‘Ultimasmentes’ o ‘Te espero en el infierno’.


No fue una comunión total pero sí una velada más o menos agradable para escuchar rock duro. Barón Rojo tocó anoche durante dos horas y media de concierto ante más de 2.000 personas, aunque el público –que fue más tímido al principio, con los finalistas del Guadarock, e iba descendiendo en número a medida que el mítico grupo se acercaba a las dos horas de directo– aplaudió bastante las canciones. Las más conocidas no llegaron hasta el final –el concierto fue de menos a más–, cuando algunos ya habían decidido marcharse (quizás, por el intenso frío que hacía). 

Los hermanos De Castro –Carlos y Armando– hilaron prácticamente sin descanso todos los temas del repertorio. Lo hicieron con su formación actual, que completan Rafa Martín (batería) y Gorka Alegre (bajo). ‘Los rockeros van al infierno’, ‘Hermano del rock and roll’, ‘Resistiré’, ‘Tierra de nadie’, ‘Larga vida al rock and roll’, ‘Ultimasmentes’, ‘Siempre estás allí’ o ‘Las flores del mal’ fueron algunas de las canciones que sonaron en un contundente directo lleno de giros musicales y solos incombustibles. Son 30 años en la carretera y eso se nota.

Fotos: Alba González

Dedicaron una canción a las chicas del rock -“¿dónde están?, preguntó Armando de Castro- y acto seguido, sonó ‘Chica de la ciudad’. Recordaron que son ‘Hijos del blues (generación perdida)’ y rescataron ‘Ali Babá y los cuarenta’ y ‘Te espero en el infierno’ (las tres últimas, del álbum ‘Desafío’). Además, hubo momentos para la reivindicación: ‘Vampiros y banqueros’, donde critican despiadadamente a estos últimos -“usureros, marchaos al infierno”-.

Hubo mucho público madurito -fueron los que, mayormente, aguantaron hasta el final-, también amigos -entre ellos, Burning-, mucha camiseta rock -con el lema “larga vida al rock and roll” o de grupos como Motörhead, Megadeth, Iron Maiden y Ramones, entre otros-, mucha melena al viento, litros de cerveza y varias generaciones juntas. Los De Castro llevan más de tres décadas haciendo rock and roll y no podía ser de otra forma. Después de verlos sobre el escenario está claro que queda la música, el rock, aunque la voz ya no sea la misma -la edad no perdona-. Queda el buen rollo, la simpatía, el buen hacer, el oficio. Y sobre todo, innegable, el espíritu.

Los tres finalistas

Las pistas de atletismo de la Fuente La Niña se quedaron grandes para el prólogo de la noche del Guadarock. Tocaban, para abrir boca a las diez de la noche, los tres grupos finalistas del concurso de maquetas organizado por la Concejalía de Juventud. Para romper el hielo, el pop del tercer clasificado, Vidas Paralelas, dos jóvenes guadalajareños que ya cuentan con un disco propio, ‘Frases de libertad’. El segundo, Dreamslaves, mostró su metal melódico y antes del Barón, sonó el metal de Hyperboria, ganadores del DOG 2012, que cerraron su concierto con la explosiva ‘Venus’.

Fotos: Alba González

Fotos 1 y 2: Vidas paralelas.

Fotos 3 y 4: Dreamslaves.

Fotos 5 y 6: Hyperboria.