Calendario de eventos

La Botarga de Valdenuño Fernández

Domingo 07 Enero 2018, 08:30

La localidad de Valdenuño Fernández vuelve a celebrar La Botarga en el primer domingo después de Reyes, también conocida como Fiesta del Santo Niño Perdido, Fiesta de Interés Turístico Provincial . Esta celebración remonta sus orígenes al siglo XVIII, dato recogido en el libro de contabilidad que data del año 1721. Se cree que un niño abandonó su casa y el pueblo se volcó en su búsqueda yendo casa por casa para encontrarle. Finalmente fue encontrado en la iglesia, donde todo el mundo lo celebró con gran entusiasmo. Hoy, todo ello, se representa en la figura de una Botarga acompañada de 8 danzantes y un tamborilero. Juntos van por las casas del pueblo en busca del Santo Niño, pidiendo limosnas, dulces, licores, etc.  Además en muchas de ellas, se hará una pequeña representación de la danza del "paloteo".

Como marca la tradición, la búsqueda finaliza en la iglesia del pueblo, donde tras una misa, se llevará a cabo la danza del "paloteo" en el interior y en el exterior de la iglesia, siempre acompañados por la Botarga. Esta danza es símbolo de confrontación entre el bien y el mal. Los danzantes al son del tamborilero, chocan sus palos con gran fuerza, llegando incluso a romperse. Se trata de una danza de gran impacto visual y con la que el pueblo se siente muy involucrado. Los danzantes son jóvenes entre 16 y 26 años, que suelen ser danzantes entre 5 y 8 años, de ahí que el pueblo esté involucrado, pues todos los hombres del pueblo durante su juventud ha sido danzantes, y los niños ya desde los 14 años, aprenden la danza para dar relevo en un futuro.

Por la tarde, se celebra una procesión con la imagen del Santo Niño Perdido seguida una vez más, por la danza de Paloteo, tras la cuál se realizará la tradicional "guerra de las naranjas". Esta "guerra" consiste en el lanzamiento de naranjas entre la botarga y los danzantes, representando, otra vez, la confrontación entre el bien y el mal. Para concluir con la fiesta, se rifa una cordera, una anguila, un jamón y varios regalos sorpresas entre la gente del pueblo y todo aquel que haya asistido a la fiesta. 

Esta edición introduce algunas novedades, según explica Bernabé Rodríguez, desde la organización. En primer lugar, el ingreso de Raúl Martínez Díaz-Jorge por Álvaro Martínez Díaz-Jorge. En segundo lugar, el tambor cambia de manos, lo toma Sergio Rodríguez Díaz-Jorge, que entró el año pasado como danzante. En tercer lugar Héctor Ortega García pasa otra vez a ser danzante, sustituyendo a Adrián Antón Elvira, que este año no puede palotear por tener reciente una operación. Por último, entra Eduardo Bedoya como danzante en el puesto de Sergio Rodríguez Díaz-Jorge. 

 

Volver