“Me he sentido observada en la intimidad al ver la serie”

La periodista y escritora Teresa Viejo siguió el estreno en televisión de la miniserie que adapta su novela 'La memoria del agua'. • La autora vivió una experiencia “inquietante” al ver en pantalla a los personajes a los que dio vida. • La miniserie fue seguida por más de 2,2 millones de espectadores, aunque no fue lo más visto en 'prime time' en la noche del lunes.


Ver a sus personajes y su historia en la pequeña pantalla ha supuesto para Teresa Viejo una experiencia interesante, incluso “inquietante”, que describe de forma muy gráfica: “Cuando el texto toma vida ya no es tuyo y lo observas con distancia, aunque de vez en cuando te reconoces en él y eso es un tanto inquietante”.

TVE estrenó en la noche del lunes 'La memoria del agua', con un único pase para los dos capítulos (disponibles para todo el público en su web) de la miniserie que adapta la primera y exitosa novela de la periodista Teresa Viejo, con una historia de intriga de los años veinte que ambienta en el balneario de La Isabela, desaparecido bajo las aguas en 1955 a raíz de la construcción del pantano de Buendía, en la provincia de Guadalajara.

La miniserie emitida el lunes, sustituyendo a la exitosa serie 'Isabel' sobre la reina católica de la Edad Media, fue seguida por 2.271.000 espectadores, lo que supuso una cuota de pantalla del 13,5%, por detrás, pese a todo, del programa de Antena3 'Tu cara me suena', que estaba viendo uno de cada cuatro espectadores (más de 3,7 millones); y de la película de animación que emitía Telecinco, 'Ice Age 3: El origen de los dinosaurios', un estreno en televisión que siguieron 3.235.000 (casi el 16% de cuota de pantalla).

Una experiencia curiosa

Para la creadora de la historia y de los personajes, la experiencia vivida ante el televisor ha sido casi la de haber sido objeto de una invasión de su intimidad, según confiesa con cierto humor a Cultura EnGuada: “Como si te observaran en tu casa, en zapatillas y con el pelo revuelto, es decir te transparentas mucho siendo autora”.

Viejo, como habrán comprobado también los lectores de su novela, recuerda que la versión televisiva sólo ha adaptado la primera parte de su narración, aunque lo ha hecho de forma “bastante fiel a la novela”. Pese a todo, considera que el formato escogido de dar en un único pase los dos episodios no ha resultado quizá la mejor opción: “Tengo dudas al respecto de la emisión doble, pero son decisiones ajenas al equipo de la miniserie y más aún a mí”.

¿Llegó a tener sensación de que estaba ante un guión extraño? “La clave reside en reconocer tus diálogos; si se mantienen (en este caso hay bastantes) entonces sigue siendo tu 'hijo'”, explica. En su caso, vio la serie junto a unos amigos y “como curiosidad”, ella misma iba “anticipando algunas frases y eso significaba que me costaba romper el cordón con mi propia historia. Pero debo dejarla volar”.

Viejo conocía el proyecto desde sus inicios y en su desarrollo como proyecto para la miniserie. Ella misma recuerda que “una adaptación es un proceso larguísimo que empieza cuando alguien (un productor o un director) lee tu novela y considera que ahí existe una buena historia”, como ocurrió con este relato imaginado que, sin embargo, recupera la memoria del balneario de La Isabela, anegado bajo las aguas del pantano de Buendía, en Sacedón.

El proyecto

“Claudio Biern [el productor] contactó con mi agente y se interesó en promover una adaptación que presentó en TVE”, aunque la escritora y periodista asegura que también hubo alguna otra televisión interesada en promover un proyecto similar. “La suerte es que la cadena también conocía la novela y le pareció una idea estupenda; a partir de aquí, conversaciones y más conversaciones a las que el autor es ajeno, hasta que se refrenda el compromiso y empiezan a trabajar un guión cuyas versiones, en mi caso, consultaron siempre”, según confiesa Viejo. “El productor y Manuel Estudillo, el director, fueron muy generosos”.

También estuvo presente Viejo en las grabaciones. “Hoy mismo Lola Marceli me recordaba qué emocionaba estaba como la vi a ella caracterizada de Adelita La Parisina”, uno de los personajes. De hecho, Viejo confiesa que sintió “algo mágico” cuando visitó la finca que sirve de escenario para el Real Sitio de La Isabela, cuya localización es para Viejo “un gran acierto”, al contribuir a “que por fin se conozca la historia de un lugar cuyo olvido histórico aún no entiendo”.

El libro

Cabe recordar que 'La memoria del agua', primera novela de la conocida periodista Teresa Viejo (habitual del panorama televisivo español y exdirectora de la revista Interviú, donde sigue escribiendo un artículo de opinión), obtuvo un gran éxito de crítica y de lectores al ser publicada hace ya tres años. “Todo lo que ha sucedido con este libro es un regalo, se ha traducido al italiano, al alemán... Se ha publicado en bolsillo y ahí sigue ganando adeptos en un goteo permanente”, explica.

Respecto a la historia del balneario alcarreño para la alta sociedad de la época, la escritora, que tiene fuertes vinculaciones con la villa alcarreña de Horche, considera que se vio colmada con esta novela. “La historia de La Isabela termina en esta novela”, aunque matiza: “en principio”.

Lo que no se ha detenido es la carrera literaria de Viejo, que está en estos momentos ultimando su segunda novela, según confiesa. “Me tiene seducida completamente”. Por eso de abrir boca, ya adelanta algunos detalles: “Es una historia formidable cuya trama me lleva a México en los años 40. Espero seguir sumando lectores con ella”.