La última retrospectiva

José Javier Rodríguez Melcón firma ‘Nana’, el corto que abrió la  última Retrospectiva y Primer Premio en 2005. • Destacó el drama ‘Miente’, sobre el tráfico de mujeres y Turismo’, con dos magníficas interpretaciones que ahondaron en el tráfico de órganos. • ‘Pim Pam Pum’ se acerca a la violencia callejera y ‘10 minutos’, recrea la situación desesperada de un chico por encontrar a su novia, que acaba de dejarle.


La clausura del Fescigu incluyó anoche un menú de lo más variopinto, donde no faltó un día más una mirada a cortometrajes que fueron premiados en diferentes ediciones o que, por su temática, merecía recordar. La selección de ayer fue brillante con cinco cintas, muy distintas entre sí, que abordan interesantes temas para la reflexión, salvo ‘10 minutos’, que no es sino una historia entretenida donde chico busca a novia a través de una teleoperadora, que le debe dar un número de teléfono para poder encontrarla.

Eva Marciel, que vino a Guadalajara a recoger el primer premio de este corto, en su edición de 2005, da vida a la teleoperadora, en principio fría y distante, monocorde por su repetitivo “no le puedo dar esa información, es confidencial”. Muy buena interpretación, al alimón con Gustavo Salmerón, que encarna al novio desesperado.

Pero abrió boca ‘Nana’, un cortometraje de José Javier Rodriguez Melcón, que en un solo plano –que va abriendo poco a poco hasta hacerlo panorámico- refleja el tema de la emigración, de los que arriesgan su vida montados en patera para dar una vida mejor a sus hijos o a su familia. La nana que una mujer canta a su bebé en brazos, a bordo de una de esas embarcaciones, es la única banda sonora de esta triste postal.

Mafias: tráfico de mujeres y de órganos

Acostumbrados a ver a Mercedes Sampietro en su papel de actriz, anoche el Fescigu mostró su faceta como directora. Lo hizo con ‘Turismo’, con unas estupendas Mónica López y Francesca Piñón, que quedan en un salón de té en China. La primera encarna a una mujer que recibe un riñón de la segunda, acostumbrada, por otra parte, a donar partes del tiempo. Han quedado para conocerse. El diálogo entre ambas desembocará en una conversación sobre prejuicios, sobre racismo. La cinta aborda un hecho real: el tráfico de órganos. Estupenda.

‘Miente’ también lo es. Y añadimos: desgarradora. Describe a las mafias que trafican con chicas, a las que engañan y que finalmente, se dedican a la prostitución. La historia está muy bien contada, con sutileza, con belleza incluso, pero también con drama.

Cerró esta retrospectiva ‘Pim, pam, pum’, una estupenda cinta filmada en formato digital, ambientada en la plaza de la Constitución de San Sebastián y su casco viejo. Narra la historia de Mikel, que tendrá que encontrar a su hermano durante una manifestación. En realidad, no se ha perdido. Sólo trata de atrapar las pelotas de goma que usan los ertxaintas para repeler a los manifestantes.

 

Artículos Relacionados