Irregulares requetecortos

El buen sabor de boca que dejó el requetecorto '036' el pasado año se volvió ayer a sentir en una sección retrospectiva que aglutinó a un centenar de espectadores. • Destacó, además, 'I wish', la historia de un mendigo que con humor e imaginación se gana el aprecio y el dinero de los turistas. • El resto de la retrospectiva, con cintas irregulares en brillantez.


La jornada de ayer arrancó con una Retrospectiva de diez requetecortos, dos de ellos documentales: ‘Mosca’ y ‘Debajo de sus faldas’. El primero, más cercano a un anuncio de relojes, tiene una gran baza en la rapidez vocal del narrador. Por lo demás, es un trabalenguas construido a base de la comparación entre la vida del hombre y la de la mosca.

‘Debajo de sus faldas’, en cambio, es un aterrador documento que denuncia la ablación, el maltrato que muchas mujeres sufren –en algunos casos, desde que son unas bebés- y que les hace caminar con pequeños pasos, lo que hace ondear sus faldas. Bajo el exotismo de las ‘diosas de ébano’ se esconde una terrible realidad. El documento, sin embargo, no esconde nada, lo cuenta todo, cómo se practican las ablaciones y hasta las secuelas de un parto dolorosísimo a causa de la cicatriz que deja esa absurda práctica cultural.

Los otros ocho requetecortos de ficción fueron dispares. Desde los caseros ‘Resaca’ –una hija empeñada a grabar a su padre vomitando en el váter y a la familia gritando que pare de grabar y todo para plasmar las consecuencias del alcoholismo- o ‘Subir y bajar’ –con pésima calidad, buen guión y mediocre actriz, Irene Anula- hasta los estupendos ‘I wish’ o ‘036’, los mejores de esta selección.

En ‘I wish’, basado en hechos reales, un mendigo está harto de que los turistas sólo echen monedas en la fuente-monumento en recuerdo de Martin Luther King. Se inventa de todo –con bastante ingenio y humor- para rascar algo de dinero, hasta que da con la solución: construir una fuente idéntica, de pequeño tamaño, a base de papeles y latas recogidas de la papelera. Sólo así se ganará el favor de los turistas.

‘036’, protagonizado por unos estupendos Carolina Bang y Tomás del Estal, es una crítica burlesca hacia lo burocratizado. Para ello, se escenifica la llegada de una joven que quiere darse de alta como autónomo y se enfrenta, como en un western, a un funcionario que se cree muy listo. Pero ella gana la batalla y consigue llevarse su impreso sellado. Estupendo.

Al otro lado 

‘La valiente’ es una fábula interesante sobre lo que piensa una niña en los 10 segundos que tarda el practicante en ponerla una inyección –desde la primera vez que se tira a la piscina, hasta la osadía que tiene que tener para rescatar su zapatilla ante la mirada de un yonqui a punto de tomar su dosis diaria-.

Los más flojos de la sección fueron ‘Mi favorito’ –intenta ser gracioso y no lo consigue, con la típica escena en la que llamas a tu compañía telefónica para cambiar de número favorito y das tu DNI- , ‘Disculpen las molestias’ –grabado con tanta vertiginosidad, primeros planos y tomas borrosas que una termina verdaderamente mareado aunque la propuesta sea original: quien pide en el metro no es el mendigo sino un ejecutivo que tiene que pagar un alto tren de vida- y ‘Take off’ o la paranoia de un cortometrajista, cansado de viajar para mostrar sus cortos en festivales, mientras espera su avión. 

Artículos Relacionados